cristoraul.org
 

CRISTO RAÚL Y&S  

LA CREACIÓN DEL UNIVERSO SEGÚN EL GÉNESIS.

UNA INTRODUCCIÓN A LA COSMOLOGIA DEL SIGO XXI

 

(EBOOK) (LIBRO papel)

 

Al Principio creó Dios los Cielos y la Tierra.

La Tierra estaba confusa y vacía, y las Tinieblas cubrían el haz del Abismo,

Pero el espíritu de Dios se cernía sobre la superficie de las aguas.

Dijo Dios: “Haya Luz”, y hubo Luz.

 

PRIMERA PARTE

CREACION DE LA LUZ DEL GÉNESIS

 

CAPÍTULO 2.-AL PRINCIPIO CREÓ DIOS…

CAPÍTULO 3.-CREACIÓN DE LA TIERRA

CAPÍTULO 4.-CREACIÓN DE LA BIOSFERA

CAPÍTULO 5.-FUSIÓN DE LA CORTEZA

CAPÍTULO 6.-CREACIÓN DE LA ATMÓSFERA PRIMIGENIA

CAPÍTULO 7.-CREACIÓN DE LA LUZ

 

SEGUNDA PARTE

CREACIÓN DEL FIRMAMENTO DE LOS CIELOS

 

CAPÍTULO 8.-RECAPITULACIÓN GEOHISTÓRICA

CAPÍTULO 9.-PRIMERA LEY DEL COMPORTAMIENTO DEL UNIVERSO

CAPÍTULO 10.-Y EL VERBO ES DIOS

CAPÍTULO 11.-CREACIÓN DEL FIRMAMENTO

 

TERCERA PARTE

CREACION DE LA ESCALERA DE LOS ELEMENTOS NATURALES

 

CAPÍTULO 12.-SOBRE LAS TINIEBLAS

CAPÍTULO 13.-CREACIÓN DE LA ESCALERA DE LOS ELEMENTOS NATURALES

CAPÍTULO 14.-SEGUNDA LEY DEL COMPORTAMIENTO DEL UNIVERSO

 

 

CUARTA PARTE

CREACION DE LA BIOSFERA

 

CAPÍTULO 15.-CREACIÓN DE LOS CONTINENTES Y OCÉANOS

 

QUINTA PARTE

CREACIÓN DE LA ECOSFERA

 

CAPÍTULO 16.-SUBLIMACIÓN DEL MANTO DE HIELO

CAPÍTULO 17.-CREACIÓN DEL PLANO DE INTERRELACIÓN BIOSFÉRICO

CAPÍTULO 18.-EL SUSTRATO ECOSFERICO AUTÓNOMO

CAPÍTULO 19.-TEORÍA DE LOS ANILLOS GEOFÍSICOS

CAPÍTULO 20.-TEORÍA DEL SISTEMA SISMOLÓGICO DE FLOTACIÓN

 

 

SEXTA PARTE

CREACION DEL SISTEMA SOLAR

 

CAPÍTULO 21.-SISTEMOLOGÍA FINÍSTICA APLICADA (ESTRUCTURA DINÁMICA DEL SISTEMA SOLAR

 

SEPTIMA PARTE

CREACION DE LOS CIELOS

 

CAPÍTULO 22.-EL PRINCIPIO COSMOLÓGICO GENERAL

CAPÍTULO 23.-EL ESPACIO COSMOLÓGICO GENERAL

CAPÍTULO 24.-INGENIERÍA ASTROFÍSICA DE CREACIÓN

 

OCTAVA PARTE

LOS NUEVOS CIELOS Y LA NUEVA TIERRA.

DISTRIBUCIÓN DE MATERIA ASTROFÍSICA EN LA VÍA LÁCTEA

 

CAPÍTULO 25.-ORIGEN Y CONSTITUCIÓN DE LOS CIELOS.

 

NOVENA PARTE:

EL ÁRBOL DE LAVIDA. CONTINUACIÓN DE LA HISTORIA DE LA CREACIÓN DEL UNIVERSO SEGÚN EL GÉNESIS

 

PRÓLOGO A LA INTRODUCCIÓN DE LA CREACIÓN DEL UNIVERSO SEGÚN EL GÉNESIS

 

He aquí el secreto mejor guardado del mundo. Durante los 3.500 años que han pasado desde Moisés a Cristo Raúl a ningún ser humano se le permitió abrir el Sello con el que YAVÉ Dios dispuso que la Historia de la Creación de los Cielos y de la Tierra permaneciese fuera del alcance de la inteligencia de los milenios; hasta el Día en su Presciencia fijado, se entiende

Abierto este Sello, expuesto el Jeroglífico escrito por Moisés a la lectura delante de todas las naciones, la Inteligencia de YAVÉ Dios Creador, su Forjador, queda magnificada hasta el infinito, tanto más cuanto que los sabios y genios de todos los siglos intentaron abrir este Sello, leer su Contenido, y no pudieron. La Inteligencia de YAVÉ Dios Creador queda tanto más alta e inaccesible cuando se ve que el hombre a quien se le ha dado la gloria de abrir este Sello y leer su Contenido a todas las naciones no es sino un varón sin más estudios que los elementales naturales a su época y pueblo.

Obviamente la fuerza a vencer por esta Introducción se multiplica por ese número de hombres que, frustrados por su incapacidad para abrir el Sello del Génesis, convinieron consigo mismos en proceder dicha imposibilidad del hecho de no ser otra cosa el Relato bíblico del Génesis más que “una metáfora sin ningún contenido científico”.

Creada la inteligencia humana para elevarse a la imagen de la inteligencia divina, según se lee, “hagamos al hombre a nuestra imagen y a nuestra semejanza”, esa frustración no podía sino traer a luz una visión sobre el origen del Universo nacida para ahogar la ignorancia humana y mantener a flote “el todopoder de la Razón científica”. El fruto de esta dualidad emocional trajo al mundo una cosmología sin Dios, defensiva en primera instancia, y ofensiva, es decir, anti-creacionista, más tarde, con el objeto de salvar la grandeza humana sobre “la muerte de Dios”.

Ahora bien, Dios no miente; no en vano dijo de Sí mismo: “Yo soy la Verdad”. Así que habiendo Él escrito en forma de Jeroglífico la Memoria de la Creación de nuestro Universo, en la misma razón de Imposibilidad de penetrar en su Texto, sin contar con la Mano de su Autor, y porque la Imposibilidad se manifiesta en la Caída de la Ciencia del Siglo XX en los abismos del Nazismo y del Estalinismo, esta Imposibilidad vino a convertirse en Promesa de Apertura, a cumplirse, gracias a Cristo, en fecha conocida exclusivamente por Él.

En suma, que el Sello había de abrirse y el Misterio de su Contenido venir a luz.

Ahora bien, habiendo el Ateísmo Científico del Siglo XIX evolucionado hacia la Cosmología del Siglo XX, y habiéndole construido el Siglo XX una estructura artificial al edificio irreal de su imagen ficticia del Universo en el Tiempo y en el Espacio, por lógica el choque entre tal versión artificial y ficticia y la verdadera imagen del Universo, aquí abierta, ha de hacer saltar chispas.

Digamos que la necesidad de fundar sobre principios seudocientíficos una imagen cosmológica sin ningún apoyo en la estructura de la Realidad levantó, alrededor de ese castillo en el aire que fue la CSXX, toda una religión neopagana, las universidades por templos y la Academia de las Ciencias por Vaticano, con esto demostrando, aun en su ateísmo, que cualquier estructura humana que aspire a ser invencible debe seguir el modelo que Cristo puso en vida: La Iglesia Católica.

En sus aspiraciones a la inmortalidad tanto el Tercer Reich cuanto el Partido Marxista-Leninista-Estalinista no dudaron en adaptar la estructura católica a sus partidos. El ateísmo anti-creacionista de la CSXX no iba a ser menos, ni dejar de llevar a su perfección esa copia, tanto más cuanto que entre sus albañiles se contaron los genios que parieron la Edad Atómica.

La tarea de Dios en este siglo no es pequeña, ni poca.

Pero es en la imposibilidad donde la Omnisciencia y la Omnipotencia Divinas se manifiestan en su verdadera naturaleza infinita y eterna.

En cuanto al aspecto literario, a mí se debe achacar todos los defectos que tuviere este librito. Siendo una Introducción no implica infalibilidad ni dogma. Sin embargo habiendo sido sus fundamentos puestos por el propio Creador de los Cielos y de la Tierra cualquier ruptura con estos fundamentos es volver a abrir la puerta de las Guerras Mundiales.

Con el paso de los años mi pensamiento ha ido creciendo. El sustrato original permanece.

La lectura de estea Introducción no es fácil, ni tampoco compleja; ni yo pretendo acomodar mi estilo a las leyes del comercio. Tanto menos fácil lo tengo, cuanto patológica ha sido la estructura artificial en la que la Cosmología del Siglo XX blindó la Patología Intelectual del Ateísmo de la Clase Científica.

Fueron muchos los genios que usaron las espaldas de Newton como palanca hacia la Demencia Cosmológica de Einstein.

Pasando por alto las revoluciones tecnológicas y científicas vividas por los dos siglos pasados, los herederos de aquel Sistema Cosmológico, fundado en una Hipótesis cuya grandeza consistió en haber inventado un Universo existente únicamente en sus cabezas, los Astrónomos de nuestros días prefieren seguir trabajando con los ojos cerrados a la Data Tecnológica de la Radioastronomía Contemporánea a comprometer el futuro de aquel Maravilloso Edificio Cosmológico creado por el genio en su demencia. El resultado fue una decisión suicida : mejor vivir bajo los escombros que, bajo el peso de las evidencias, tener que firmar la Demolición de la Religión del Ateísmo del Siglo XX.

Sin embargo la Verdad Divina es Invencible. No a este nivel solamente, sino a todos los niveles, lección que los genios del XIX y del XX hubieran podido aprender con tan solo abrir las páginas de los libros de la Historia del Cristianismo. No obstante las evidencias sobre la Indestructibilidad de la Verdad Bíblica, en su patología del Intelecto las comunidades cientìficas del Siglo XX prefirieron la libertad que procede de la demencia a la Libertad que viene de la verdad Divina. Contra los fundamentos mismos de la Lógica del Pensamiento elevaron la Imposibilidad de demostración de una falsedad como la Evidencia Todopoderosa de su Veracidad. Y en esta Consagración de la estupidez cientìfica mundial al Altar de las universidades bendijeron las GGuerras Mundiales, se hicieron esclavos del Poder. Los sucesores de aquellos que se levantaron contra el yugo de una Iglesia, en su amor por la verdad Divina, demasiado protectora, no dudaron en entregar su cuello al collar de los Estados, a quienes como canes fieles sirvieron hasta conducirlos a los camps de guerra del Siglo XX, haciendo del Hombre creado por Dios a su Imagen y Semejanza la presa de sus amables y benditos Amoss. Aborrecida la carne y la sangre de Cristo como Banquete que alimenta el espíritu humano las clases cientìficas, en servicio de esclavizaje devoto a sus amos políticos, eligieron la carne y la sangre de los cientos de millones de seres huanos que fueron sacrificados a la verdad patológica del Siglo XX.

Buenos Amos, engordaron a sus Canes y afilaron sus colmillos para prepararse a devorar cientos de millones de cabezas humanas en el Siglo XXI. De donde se ve que si la demencia no es detenida en sus orígenes, y es alimentada en su infancia, el Can se transforma en Dragón, y de la boca que se esperaba sabiduría sale fuego infernal.

Tratadas las naciones como ganados, la Bestia Política amenzaza de nuevo al Género Humano con el Can de la Comunidad Científica Mundial a su lado; hambriento y sediento de sangre y carne humana el Poder ha comenzado a extender su Sombra de Muerte sobre la Plenitud de las Naciones. Incapaz de ver el Futuro de la Vida sobre la Tierra sobre Fundamentos Nuevos, el Amo y su Perro Infernal han invocado a la Muerte como puerta al Siglo XXII. La Nube de la Extinción de cientos de millones de seres humanos como medida de reequilibrio de la masa poblacional ha comenzado.

Pero no es nada nuevo ni nada de lo que debamos asustarnos. Han sido mundos sin número los que cayeron en el Polvo cuando en su demencia creyeron poder contener a la Muerte aliándose con su Fuerza como instrumento de supervivencia en el cosmos. Este el Horizonte que en el escenario de los Milenios nos trajo la Caída del Mundo del Primer Hombre. Creado libre, aquella Primera Generación Humana quiso hacer de su libertad un hacha de guerra contra Dios en la creencia de ser la Libertad Divina unas tijeras de represión de su libertad. Odiando al que le dio la Vida, obtuvo para todos el Abandono del Mundo por su Creador, quien viendo el fin al que conduce semmejante demencia, le dio a conocer ese fin : "Polvo eres, y al polvo regresarás".

Tal ha sido la Hoja de Ruta que ha seguido el crecimiento de la Vida Humana en la Tierra desde aquel día hasta el nuestro. Las guerras han sido sin número, los genocidios han superado toda cuenta, las masacres superan nuestra imaginación. La demencia de la Guerra Civil Mundial Fratricida ha sido el pan nuestro de cada día desde que una Generación crteyó que la Libertad del Creador es un Poder Represor que coharta, cohíbe y anula la Libertad de su Creación. Según esta demencia, Dios Padre crea a sus hijos para devorarlos y alimentarse de su carne y de su sangre.

La Patología Maligna en el Ateísmo del Siglo XX no fue más que la transformación de las religiones demoníacas antiguas en su versión científica. Esclava la Ciencia del Siglo XX del Poder Político sus doctrinas e ideologías arrojaron a las naciones en los hornos de las Guerras Mundiales. Alienado el Hombre de su Origen Divino quedó un animal sujeto a la ley de una Selva Infernal que ni en el mundo de las bestias tiene lugar.

Esta fue la Gloria del Ateísmo Científico del Siglo XX: El Instrumento de Genocidio y Geocidio más poderoso que jamás fue puesto en pie contra las naciones. En este Siglo XXI el fin lógico y natura a que el Ateísmo Cienntìfico Mundial conduce es la Extinción de toda vida sobre la Tierra; es este Acto Final el Can y su Amo elevarán su naturaleza a la Divina, pues que no pueden en el Acto Creador sí en el Acto de Destrucciòn de su Obra.

La demencia en libertad genera el suicidio de la persona humana, que en el genio se traduce en la creación de un hombre a la imagen y semejanza de Satán.

En esta Introducción se verá el Origen Verdadero de nuestro Universo y la Naturaleza Astrofísica de su Edificio Policonstelacional. Nadie crea que habiendo Dios levantado la Redención Cristiana en su Hijo el fin hacia el que conduce la Religión del Ateísmo Científico vaya a ser alcanzado.

Esta Introducciòn es el Principio de la Extinción Todopoderosa del Ateísmo Científico del Siglo XX. La Generación de los hijos de Dios del Siglo XXI tenemos por Abominación y en consecuencia aborrecemos la herencia del SigloXX en todos sus aspectos y formas, tanto a nivel de Ciencias Cosmológicas cuanto al nivel de Ciencias Políticas e Históricas. En el terreno de las primeras, la Data almacenada en la Memoria Astronómica del Siglo XXI se levanta para darle un manotazo y echar abajo ese castillo en el aire que fue la CSXX.

La Verdad es esta: La Estructura Dinámica de nuestros Cielos, este Firmamento de los Cielos que todas las noches nos abre los ojos a las inmensidades de su Creación, por razones de Barbarismo Social Histórico los hombres alienados de la libre contemplación, esclavos como son de un Sistema Social Animal fundado precisamente sobre aquel Sistema Cosmológico  de cuyo seno nacieran todos los Males del Siglo XX; cuando estudiada esa Data Física que la Astronomía Natural nos sirve, se nos descubre un Edificio de Belleza infinita cuyos Fundamentos nos abren los ojos del Pensamiento a la Existencia de una Sabiduría Creadora establecida sobre la Inteligencia sin límites de un Ser Todopoderoso cuya Fuerza ha sido puesta al Servicio del Árbol de las Ciencias de la Creación de Universos, en cuya Actividad su Ser adquiere las Propiedades Naturales que le son propias al Creador del Cosmos: Omnisciencia y Omnipotencia.

Es lógico, pues, que delante del ser o no ser de la CSXX como Religión de la Ciencia, los astrónomos de nuestros días sigan con los ojos cerrados a la evidencia que la Data Astrofísica Universal pone sobre la mesa. En este contexto mi trabajo consiste en hacer sencillo lo difícil y hacer ver que la Luz que ciega los ojos es la Luz que abre la Inteligencia de la criatura humana a la Imagen de la Inteligencia Divina de su Creador.

La verdad es que, arrastrada la comunidad científica por la inercia de las ideologías de los siglos pasados al abismo de la deshumanización de la realidad humana, se sigue prefiriendo trabajar bajo condición animal en razón del miedo que provoca  vivir la Libertad a Imagen y Semejanza de la Divina; una Libertad que lo vence todo y se enfrenta a los problemas del Espacio y del Tiempo con la consciencia victoriosa del que ha aprendido que  Vivir es una Aventura, una Epopeya en avance constante y continua hacia un Horizonte que descubre su naturaleza según uno se acerca a la Meta. En palabras de nuestro Creador, Dios Hijo Unigénito, nuestro Rey y Señor, nuestra Padre y Maestro: “Cada día trae su afán”.

Comprendo que habiendo trabajado en este Terreno de la Creación de nuestro Universo con la constancia de quien le ha dedicado su vida a recrear la Verdadera Imagen de nuestros Cielos y su Relación en el Espacio y el Tiempo con el Cosmos en el que ha sido creado, formada mi inteligencia para trabajar con imágenes sencillas sustentadas por la Data Astronómica Natural, comprendo que sea necesario partir de un Principio Universal claro que no deje lugar a dudas y sirva de Puente entre la CSXX y esta Introducción a la CSXXI.

Para satisfacer esta necesidad diré desde ahora mismo que esta Introducción es lo que su título indica “Una Introducción”.

Quien abre la Puerta cumple su trabajo; le corresponde a quienes entran seguir trabajando e ir actualizando el Pensamiento Cosmológico y Astrofísico para que las Nuevas Generaciones se muevan en los próximos siglos por un terreno alimentado por un Árbol de Ciencias Creadoras cuyo Fruto viva bajo la Ley de la Vida y no bajo la Ley de la Muerte.

En lo tocante al Origen del Cosmos, estableciendo aquí el Principio de Nuestro Universo como una Obra posterior a la Creación del Cosmos, y un Cosmos que fue creado para ser el Campo de Materia Prima del que su Creador se sirve para la Creación de Nuevos Universos, este Origen Cosmológico tuvo lugar en una Transformación Masiva de materia astrofísica en energía cósmica; energía global que, siendo redirigida hacia campos de energía espacio-tiempo, comenzó su Viaje de regreso a la materia astrofísica.

Básicamente este Big-Bang Original sigue produciéndose en las Fronteras del Cosmos, donde la energía cósmica creada por las Galaxias es recogida por campos de energía espacio-tiempo transformadores de energía en materia. Así hasta el infinito y por la eternidad; de aquí la Expansión ad eternum et ad infinitum natural al Cosmos.

La Creación de Galaxias es un continuum sin fin que el Creador del Big-Bang Original alimenta extendiendo el Espacio de las Fronteras de su Creación a medida que el Tiempo recorre la Eternidad.

No es, pues, casualidad que la Revolución Radioastronómica que estamos viviendo sume y sume nuevas galaxias a las ya detectadas, y expanda las fronteras del Cosmos a medida que esta nueva suma nos abre los ojos a una Expansión ajena a toda Contracción Cosmológica Final.

Al igual que la Eternidad, el Infinito y Dios no tienen Principio ni Fin : así la Creación ha venido a Luz para permanecer para siempre.

Lo contrario, negar la Expansión hasta el Infinito del Cosmos en la afirmación de una Contracción a comenzar en algún punto de la línea de la Eternidad, es entregarse a la ciencia-ficción, es decir, es regresar a la Edad de la Falacia de la CSXX, cuando una Hipótesis fue Ley mientras no se demostrase su Falsedad. Habiendo la Falsedad de la CSXX regado los campos de la Tierra durante dos guerras mundiales la persistencia en semejante Falacia es declararse en Guerra Abierta contra el Género Humano, contra la Vida y contra Dios.

Y concluyendo este Prólogo, la observación en vivo de la evolución que las ciencias astronómicas, y físicas en general han experimentado en estos últimos 40 años, es una fuente de estudio de recursos intelectuales favorables a la edificación de un Pensamiento nítido y sin fisuras sobre la Imagen Natural que le corresponden a nuestros Cielos y a nuestra Tierra. No se puede dudar a estas alturas de nuestraa Historia que la imagen que las ciencias geológicas y astronómicas proyecten al Género Humano le afectan a su posición frente a su Civilización y su actitud ante el Universo.

Querer arrojar balones fuera y culpar de los males propios a una fuerza exterior al propio sistema es un recurso patológico que, según se desprende de la realidad histórica en que nos encontramos actualmente, no conduce a ningún sitio, o mejor dicho, sí que conduce a un sitio muy preciso: la Destrucción del Género Humano.

La parte que las ciencias naturales tuvieron en la eclosión de la 2ª Guerra Mundial es un mea culpa que pesa en el aire como losa sobre tumba.

La relación entre Conocimiento y Comportamiento una ley perfectamente asumida por las ciencias desde los días más preclaros de la Etología, por no extendernos demasiado en el tiempo, preguntarse ahora cuál fue la parte que el Ateísmo Científico tuvo en los Conflictos Mundiales del Siglo XX, no es un argumento clave que nos sirva para la construcción de ese nuevo modelo social que pide paso y diálogo.

La parte del Ateísmo científico en la estructura mental del Siglo XX, determinante de las grandes guerras mundiales, está fuera de toda duda. A no ser, claro está, que ahora además de ciegos nos quieran a todos descerebrados.

Personalmente no creo que la Maldad haya sido consciente. Mas una vez la Consciencia adquirida, las consecuencias de la Libertad no pueden ser adjudicadas a la Imposibilidad de abrir un Sello que Dios mantuvo cerrado con su Puño y Letra. No hay, pues, Condena; ni mi trabajo consiste en juzgar a los Pensadores de los últimos siglos.

La Verdad está más allá del juicio sobre los otros; en su Naturaleza está hacer libres a quienes se vieron encerrados en las tinieblas de un Silencio con Origen en una Necesidad Cosmológica hoy superada.

Así pues, abro la Puerta que durante 3.500 años ha permanecido cerrada para Gloria de nuestro Creador Divino y Liberación de la Plenitud de las Naciones del Género Humano de las fuerzas que la Ignorancia nacida de la Caída del Primer Hombre desató sobre todos los pueblos de la Tierra.

Pero antes importaré a este Prólogo algunas imágenes con las que sostener el argumento arriba expuesto sobre la Expansión constante del Cosmos; Expansión que a su vez pone de relieve el pensamiento de la Astronomía del Siglo XXI sobre un Cosmos ajeno a cualquier medida humana, y esclavo de ecuaciones matemáticas nacidas para matar el tiempo de sus autores.

El hecho que nos descubre la Revolución Radioastronómica de este primer cuarto de siglo es que la multiplicación de la Materia Cosmológica es una realidad constante que no presenta Fin, realidad que con cada década que pasa nos afirma en la Creación de Materia que tiene lugar en las fronteras del Nuevos Cosmos, un Nuevo Cosmos cuyo Origen es Dios, Padre de Jesucristo, la irrupción de cuyo Brazo Creador en el Movimiento Cosmológico determinó la actual estructura de Expansión por la Eternidad de los Cúmulos Galácticos, de esta manera sembrando con ellas el Espacio Infinito ocupado por el Viejo Cosmos contra el que, según se cuenta en la Historia Divina de Jesucristo, ese Dios Increado se alzó para darle Fin y reducir toda su Materia a Polvo.

 

Con objeto de basar las palabras en imágenes os dejo aquí el Link al Catálogo Abell de Cúmulos de Galaxias, del paseo visual por el cual se deduce que la estructuración del Cosmos en cajones geométricos planificados cerrados, aunque sujetos los cúmulos al Movimiento Browniano, es únicamente una conveniencia mental, necesaria para una cartografía de bolsillo, pero en ningún caso sujeta a leyes nacidas en el seno de la medida humana. El Hombre no es la Medida del Universo, la Medida de la Creación es Dios, su Creador, a cuya Naturaleza Increada se ajusta el Origen del Nuevo Cosmos. Pero ya volveremos sobre este Tema en un Capítulo más adelante.

 

A Catalog of Rich Clusters of Galaxies (Abell, George O.; Corwin, Harold G., Jr.; Olowin, Ronald P.) 5249 objects found in NED. / Simbad objects: 5256

Importo a este Prólogo (inmediatamente abajo) algunas imágenes de entre los miles de cúmulos de galaxias existentes más allá de la región Local.

En La Sección dedicada a la Astronomía Visual, teneis cientos de fotos clasificadas en Catálogos Astronómicos; y en el ASTROMUSEO DE YAVÉ , Galeria Y&S "Las Maravillas del Universo", según su Belleza.

El Hubble ha colocado en Internet imágenes que valen cada una mil palabras; inágene sque nos ofrecen una espectacular descripción de la Expansión hasta el Infinito que está viviendo la Creación. Cualquier argumentación sobre el Origen de esta Expansión que aliene a su Creador Divino como su Fuente conduce nuestro pensamiento al abismo de una locura que, tarde o temprano, como ya lo hizo antes, volverá a conducirnos a la Guerra Mundial.

Lo repetiré una vez más: El Hombre no es la medida del Cosmos. Tenemos que abrir los ojos a la Realidad de un Cosmos creado a la Medida de su Creador. Este fenómeno patológico según el cual el Hombre cree que puede reconfigurar el Universo para que responda a la medida de su naturaleza animal está en el origen de su interrelación negativa con la Naturaleza. Los Casquetes Polares pierden Masa desde el Principio de los Tiempos Geológicos; su actual estado se debe a su consumo por la Ecosfera.

La línea del Tiempo Geológico no miente ni quiere ocultar ninguna verdad. Ningún Mundo puede mantener Vida sobre su superficie indefinidamente. El Sistema Cosmológico está fundado sobre este Hecho Capital. La Relación de la Materia con el Espacio y el Tiempo está sujeta a un proceso de nacimiento, crecimiento y agotamiento.

Todo Planeta que es transformado por la creación del Árbol de las especies en un Mundo se abre a un espacio de tiempo durante el cual todo su sistema físico es puesto al servivio de la Vida. Pero este servivio consume sus fuerzas, sus recursos, y lenta pero gradualmente todo el edificio levantado para albergar la Vida comienza a agotarse, su edificio se debilita y finalmente se colapsa. Es durante este tiempo entre Principio y Fin que la Vida tiene que elevarse sobre su Origen, mirar a los Cielos y lanzarse a la Gran Aventura Final, buscar un Nuevo Hogar en el Universo.

Política e históricamente hablando esto significa que si la Vida es atrapada en las leyes de su propia autodestrucción mediante la División de sus Fuerzas bajo intereses de bestias salvajes que se niegan a formar una Unidad Universal Ontológica Única, ese Mundo verá reducida a polvo el Árbol de sus Naciones y caído al suelo el Fruto que debiera darle a los Cielos el Fin Metafísico buscado, un Mundo para la Eternidad, se pierde y se desvanece como fruta podrida. El Epitafio no puede ser otro que : Aquí yace lo que pudo ser pero no quiso serlo porque creyó que no podía hacerlo.

La Politica, en consecuencia, no puede alienarse de la Historia, ni de la Religión ni de la Ciencia. Por desgracia el Siglo XX trajo un modelo de Política alienadora y alienante en cuyo desarrollo la Historia no cuenta, la Religión debe ser eliminada y la Ciencia sometida al interés del Poder de la Bestia Política. Y fue sobre esta base de un Poder Político omnímodo, depredador y bestializante que el Siglo XX fue conducido al Matadero de las Guerras Mundiales.

Como lo dijo el padre de la Etología: del comportamiento en acción se deduce las raíces del pensamiento. Si alguien cree aún que las Guerras Mundiales fueron un ejercicio civilizador saludable entonces la puerta a la tercera guerra mundial está abierta. El Hecho es que el comportamiento Fratricida Suicido-extincionista del Siglo XX descubrió una raíz patológica intensamente activa en el Género Humano, que afectándole a su aparato intelectual lo condujo al Genocidio de las Guerras Mundiales. En términos etológicos se traduce esta afirmación en la negación de la naturaleza positiva de la Información que las ciencias le estaban suministrando al Género Humano. Falsa la información teleonómica suministrada a las naciones sobre la estructura del Universo el comportamiento de las naciones tenía por lógica que poner rumbo a la depredación fratricida masiva que le fue natural al Siglo XX.

Volviendo al ejemplo del conductor en ruta, si manipulamos el GPS que debe conducirle a un punto y desviamos su ruta hacia un precipicio, el conductor, basando su confianza en la veracidad de la información sumministrada, irá directo al abismo.

Desde el momento que la Ciencia alienó del Futuro del Siglo XIX la Información sobre la que la Civilización cristiana edificó el Mundo Moderno, impedir la Caída de las naciones en el abismo de las guerras mundiales era imposible. La Fuerza fratricida que la Reforma Protestante desencadenó fue alimentada por la Guerra de la Razón contra la Fe. Una vez que el Ateísmo Científico conquistó las Universidades, la Política de los reyes del Siglo XX metió el pie en el acelerador. La inercia hizo el resto. Y esas fuerzas siguen en activo. La Política Mundial de este Siglo XXI debe corregir este Mal mediante la Creación de un Consejo de la Plenitud de las Naciones cuya función Histórica Universal será la de impedir la Manipulación de la Información Teleonómica de la que depende el Comportamiento del Ser Humano. Pero esto no puede hacerse sin causar y poner en activo un Movimiento Revolucionario Intelectual que dé por cesado aquel Modelo de Política Alienante que condujo al Siglo XX al Abismo de las Guerras Mundiales y Hoy, bajo presupuestos distintos, está imponiendo la Dictadura del sálvese el que pueda como Factor de Supervivencia.

Señoras y señores, la Biosfera no ha sido creada para subsistir eternamente. Están ustedes viviendo en un mundo que existe únicamente en sus cabezas. El proceso de Agotamiento de las Fuerzas de la Naturaleza ha entrado en su línea recta final. Este es el fenómeno al que estamos asistiendo en la actualidad. Hemos perdido miles de años devorándonos. Que el Hombre ha intervenido durante la Edad Atómica en el proceso de Agotamiento de la Biosfera, por supuesto. Que este Proceso es Irreversible, igualmente se da por supuesto. El Hecho vital es que el Reloj Geológico está agotando su Tiempo. Ante el Ser Humano, fruto del Árbol de la vida en la Tierrra, se abren dos puertas:

El Género Humano Puede levantarse y recuperar el sentido de su existencia, dar el último Gran Salto en la Evolución de su Historia, y plantarse en la Eternidad como hijo de Dios, con acceso a Inteligencia sin límites a imagen y semejanza de la de su Creador...

... o puede preferir hundirse en la condición de las bestias y ser tragada por la Biosfera en su colapso.

La elección está delante de nosotros. Cada cual debe abrir su boca y pronunciarse. La Creación del Hombre no ha concluído. La Formación del Hombre a la imagen y semejanza de los hijos de Dios sigue su curso y el hombre-bestia será dejado atrás como cualquier otra bestia del Pasado.

Señoras y señores, dejen de llorar y pasen a la acción. La Cosmología del Siglo XIX fue la Raíz de la que surgieron todos los núcleos de información que enloquecieron a las naciones del siglo XX. Basta ya de Izquierdas y de Derechas, de Ateísmos y de Materialismos. El Género Humano es el Hombre, de quien la Cabeza Espiritual Intelectual es su Creador. Hemos sido creados para elevarnos a la Naturaleza de los hijos de Dios y abandonar nuestra Cuna, la Tierra, y participar por la eternidad en la Vida del Universo. El comportamiento que la Historia de nuestro Género ha desplegado nos descubre a las claras que nuestros padres padecieron una patología intelectual maligna que les impedía ser hombres y los mantuvo en condiciones de bestias depredadoras homicidas. Esa patología maligna sigue activa. La inercia de su actividad permanece. La etiologia psicopatológica determinante de las Guerras Mundiales pone a las claras que las Fuentes del Conocimiento Civilizador son : La Religión y la Ciencia, y que en el momento que estas dos Fuerzas teleonómicas, la Fe y la Razón, se lanzaron la una contra la otra la deriva del Comportamiento de las naciones hacia el Suicidio Masivo que la Reforma Protestante puso en activo se hizo inevitable. Romper esta deriva será el trabajo de este Siglo XXI. Desprenderse de la Bestia que lleva el Hombre dentro será la Victoria del Género Humano a legar al Siglo XXII. Más allá, Dios decidirá nuestros movimientos. Hemos perdido un tiempo de milenios durante los cuales a estas alturas de la Historia del Género Humano de haber estado en nuestros sentidos ya deberíamos estar viajando por los Cielos. Todos sabemos qué pasó y por qué no hemos podido recoger el hilo de nuestra Creación. Perder el tiempo en acusaciones contra reyes, emperadores y dioses que edificaron sus imperios sobre el cadáver de millones de seres humanos, no viene a cuento. Ahi están los libros de Historia para cerrar toda boca. Lo que más allá de toda cuestión y disputa es cierto es que el Hombre no puede recuperar el tiempo perdido sin darle la Mano a su Creador. En nuestro Creador tenemos Inteligencia sin límites para revolucionar todos nuestros conceptos sobre el Espacio, la Materia y la Energía. La Puerta está abierta, sólo hay que cruzarla, dejarse revolucionar por quien es por esencia Revolución Universal, yu sin Miedo al Futuro levantar la cabeza, desprenderse de las taras animales y los tics de bestia que nuestro mundo ha heredado y poner manos a la obra.

La Muerte es una fuerza ciega que cumple su destino, no podemos vencerla sin Dios. Pero con Dios, su Invencibilidad es nuestra.

En esta Introducción a la Cosmología del Siglo XXI siento las bases del Fin de la Cosmología del Siglo XX y pongo al servicio de los edificadores de la Nueva Cosmología los presupuestos que han de revolucionar la Relación del Hombre con los Cielos y la Tierra. En la lectura descubrireis la Verdadera Arquitectura de la Biosfera y de la Relación de la Ecosfera con el Sistema Astrofísico del que ha dependido la Vida sobre la Tierra. El impasse en el que nos encontramos tras la Edad Atómica, por la que hemos pasado en la ignorancia del 90% de la pooblación mundial, no se arregla con parches y posturas publicitarias ecologistas. La Necesidad del Género Humano de unirse en un Árbol de Naciones, entroncadas a una Geopolítica en la que Ciencia, Historia y Religión sostengan la Civilización durante los próximos siglos está más allá de intereses económicos y principios ideológicos.

La Muerte viene buscando su presa. Es su destino. Le abrimos la puerta a nuestro Mundo hace Milenios. Todo Mundo que surge del polvo debe regresar al polvo. Es la ley del Cosmos. Y es la Ley de Dios que todo Mundo que se acoge a su Espíritu supere el Destino de la Materia y permanezca en el Universo. Esta es la Alianza que fue firmada por Jesucristo con su sangre, y en este Siglo debe traducirse en la Creación del Árbol de la Plenitud de las Naciones, Vida con el espíritu puesto en los Cielos. Hemos sido creados para ser eternos.

Los Cielos nos aguardan, pero no con las Tecnologías antinaturales cuyo principio y fin es la destrucción natural a la Guerra, ni con la Moral de Guerra Fratricida que ha estado devorando al ser humano durante seis milenios y sigue devastando vidas en nombre de ideologías, intereses económicos y religiones incapaces de alzar sus ojos del suelo. Dios y el Hombre, Creador y Criatura se han unido para darle Futuro a este Fin creando un Nuevo Principio. Y asi será.

 

(Si sigues las flechas pasarás de un capítulo al otro de esta Introducción a la Cosmología del Siglo XXI, Creación del Universo según el Génesis) .