cristoraul.org//El Vencedor Ediciones//info@cristoraul.org

VICTORIA O MUERTE

SELECT YOUR LANGUAGE


ASTROMUSEO "DE YAVE" / ASTRONOMIA GENERAL DE LA CREACION DE LOS NUEVOS CIELOS DE LA NUEVA TIERRA

Bienvenidos a las Puertas del Universo



 

 

AMAZON

LA CREACIÓN DEL UNIVERSO SEGÚN EL GÉNESIS

UNA INTRODUCCION A LA COSMOLOGIA DEL SIGLO XXI (CSXXI).

 

LOS NUEVOS CIELOS Y LA NUEVA TIERRA.

DISTRIBUCIÓN DE MATERIA ASTROFÍSICA EN LA VÍA LÁCTEA

 

Y creó Dios las estrellas para separar la Luz de las Tinieblas,

Y las puso en el Firmamento de los Cielos para separar la Luz de las Tinieblas ... 

 

La cuestión sobre la que va a girar esta Sección Introductoria tiene por sujeto la distribución de masa astrofísica en nuestros Cielos. Por una sencilla razón. Que explico.

Parece ser, según la CSXX (Cosmología del Siglo XX), que nuestros Cielos son una galaxia típica en el seno de un Grupo Local formado por una serie de galaxias atípicas, exceptuando el Centro Cosmográfico Local, Andrómeda, y otros cuerpos con propiedades específicamente galácticas, si bien habría que definir lo que es típico y atípico en el orden de las Galaxias antes de meterle mano al tema. (VER UNIVERSUM. REGIÓN LOCAL, CREACION DE DIOS). De cualquier forma, sin necesidad de irse más allá del Grupo Local, y centrando el pensamiento exclusivamente en nuestro Sistema Celeste, la Contradicción existe. Y es el origen de esta Introducción. Defino su naturaleza.

Según dicen los Astrónomos de nuestros días, siguiendo en esto la moda de la CSXX, los Cielos se mueven alrededor de un Centro Gravitatorio común. Así de simple, así de sencillo. ¿Para qué partirse más de lo necesario la cabeza? ¿Quién dijo que la cabeza se ha hecho para pensar? Y sin embargo las Constelaciones permanecen en el Firmamento de los cielos sin ofrecer o sujetarse sus Iconos a variación de ninguna clase a lo largo de los cientos de milenios que han pasado desde su creación a nuestros días. ¿Por qué será?

Curiosamente los creadores de las teorías embrionarias que vendrían a esclavizar la Astronomía a sus dogmas cosmológicos no fueron astrónomos, sino profanos en la ciencia de la Astronomía. El caso más extraño fue el de Einstein, un ignorante absoluto en el terreno de la Astronomía, dogmatizando sobre el Origen y estructura del Cosmos.

La demencia precursora de las grandes catástrofes bélicas, se hizo. El fenómeno Einstein puede comparase a la demencia de alguien que jamás pisó las Américas, o cualquier otro continente, y viniese a imponer una imagen made en su cabeza al resto de mundo, una geografía basada en su fantasía. Esto fue la Cosmología del Siglo XX a la que la Ciencia le dio el visto bueno. La Ciencia ficción se hizo.

En este Siglo, en consecuencia, se van a demostrar varios puntos específicos.

El Primero y el más importante es este : del procesamiento de la Data sobre las constantes físicas de las estrellas que componen cada Constelación se descubre la imposibilidad de la existencia de las Constelaciones desde el Modelo de los Cielos impuesto al mundo por la CSXX.

Se va a demostrar que las velocidades a que se mueven los astros individuales y las distancias de cada uno al mismo centro común, en este caso el Sol, derrumba, sin concesiones, cualquier posibilidad de desarrollo constelacional tal cual el mundo entero ha conocido desde el Principio de la Astronomía.

Para que los Iconos Constelacionales existiesen en el seno de unos Cielos según la patente del Modelo CSXX, la relación dinámica entre sus estrellas componentes y un punto fijo, en este caso el Sol, sus velocidades individuales de vuelo alrededor de un centro galáctico común ( VER EL ARBOL DE LAS CONSTELACIONES ) tendrían que multiplicarse por la diferencia entre las distancias de ellas al Sol.

Esto es Física Natural. A mayor distancia del Sol, dentro de la misma región constelacional, las velocidades de movimiento de cada astro, respecto al centro de la galaxia, tendrían que aumentar acorde a las relaciones de cada astro con el Sol, de esta forma manteniendo la misma posición en el Tiempo y en el Espacio de los Cielos. Este no es el caso, de aquí la Demencia de la Astronomía del Siglo XX.

El Cosmólogo del Siglo XX exorcizó de los Cielos las leyes de la Física Natural, y levantándose como un dios, nativo de la eternidad y del infinito, vino a esclavizar la Astronomía a las leyes de una Cosmología que Ayer pisó las Leyes de la Atronomía y Hoy tiene su bota académica sobre el cuello del Universo según la Data procedente de la Revolución Radio-Astrofísica que hemos vivido en la Epoca del Hubble y sus hermanos. Esta Familia de Radio-Telescopios ha pulverizado el Universo del Cosmólogo SXX.

Internet nos ha puesto a todos la Data sobre la mesa, delante de los ojos. Aquel Cosmos limitado en el Espacio y el Tiempo, una readaptación del Cosmos Newtoniano a la Edad Atómica, fue un castillo en el aire que el Spitzer, el Hubble, el Chandra y su Familia derribaron de un manotazo.

Y sin embargo los Astrónomos no se dieron por enterado. Instalados en aquel mundo fantástico de un cosmos supersimple, nacido de la barriga de una vaca védica, abiertos en canal a la imaginación de los títulos académicos, enajenados de las leyes naturales y entregados a la ciencia ficción en alma y cuerpo, prefirieron vivir en las ruinas de su Castillo einsteiniano a intentar edificar un Nuevo Edificio Universal fundado sobre la Plancha de Datos que la RadioAstronomía les puso en las manos.

No estudiaron para hacer Astronomía. Compraron un título para ser esclavos al servicio de las Compañías Militares y Civiles de las Telecomunicaciones por satélites. Al profano se le ciega con fotos pasadas por talleres de photoshop, y noticias sobre planetas que nadie ve y mundos que nadie toca, y que siga el negocio. Porque al profano hay que mantenerlo en la idotez del que adora a un burro volando.

Y contando con la mediocridad de espíritu de la Astronomía del Siglo XX, los cosmólogos se prepararon para reedificar su Castillo en el Aire usando esta vez la nuevas herramienta que la Fisica Atómica puso a su servicio, de entre ellas la que regula las relaciones entre los cuerpos atomicos: la Mecánica Cuántica.

El resultado no podía ser otro, no ha sido otro que la Excomunión del Templo de la Astronomía de todo movimiento interno tendente a la Reivindicación de la Estructura Celeste acorde al procesado de la Data acumulada durante la Revolucion RadioAstronómica de las dos últimas décadas del Siglo XX y primera del XXI. Esta Data niega el Modelo de Universo de los Cielos que la CSXX implantó en las Universidades e hizo del Astrónomo el Merlín Loco de la Edad Atómica.

Hasta una idiota ve que los Cielos de la CSXX fue un fraude colosal, una monstruosidad fundamentalista nacida en la Yihad que el Ateísmo Científico le declaró al Cristianismo en el Siglo XIX. La demostración de la naturaleza de semejante Locura, la Vía Láctea como una Galaxia tipo CSXX, emerge del seguimiento de la Data que el viaje de una Constelación a otra, constelación por constelación, viene a poner sobre la mesa.

Sumadas las Listas de la Masa Cumular Globular y de la Masa Cumular Abierta  que forman las Constelaciones el producto final dibuja en el Espacio y el Tiempo unos Cielos cuya descripción puede traducirse en la existencia de una Perla Astrofísica abierta por un hemisferio al Universo Local, y por el otro hemisferio abierta al Campo de las Galaxias; perla enzarzada en sus extremos a esos dos brazos Cumulares Abiertos a los que la Masa Globular viene a darle su Solidez de Escudo, comportándose este Escudo como un Horno de desintegración de la Masa nebular que desde el Mundo de las Galaxias se abalanza sobre nuestros Cielos.

Es obvio que sólo saltando de constelación en constelación y estudiando su masa desde la data astronómica clásica puede comprenderse el gigantesco fraude en que la Astronomía del Siglo XX se hundió y pretende ahora legarle al Siglo XXI, sin pararse a pensar, bajo ningún concepto, que la supervivencia y el éxito de la existencia de la vida depende de la naturaleza de la información que se le administre al individuo y a la especie. Una Información Falsa sobre la realidad implica un movimiento hacia la autodestrucción, individual o de especie, que en el caso de la vida inteligente conduce a la Guerra como carretera hacia ese suicidio universal.

Desmontar todo el edificio de locos suicidas que la CSXX y la Astronomía de la Edad Atómica implantó en el cerebro de nuestra especie exige todo derroche de esfuerzo a disposición de todos nosotros, y como alguien tiene que ser el primero que lance la primera piedra, he aquí la mía.

La segunda cosa a demostrar procede de esta primera, es decir, el Ateísmo Científico es una neurosis del intelecto. El Ateo es un neurótico compulsivo, el peor de todos, ese suicida que convence al bombero de seguirle en su aventura de muerte, del enfermo que convence al médico de la necesidad de pasarle la enfermedad antes de proceder a su curación.

¿Quién no recuerda a aquellos locos archipeligrosos de principios del Siglo XX elevando la Guerra, la manifestación diabólica más grotesca e infernal a imaginar y vivir, a la condición de Instrumento Sagrado de la Evolución de las especies? Dos Guerras Mundiales fueron necesarias para cerrarles la boca.

Pero el Loco no hizo sino desviar su locura hacia un nuevo fin, más diabólico y perverso, la carrera Atómica, la Transgenia y la Clonación.

Desgracia sobre desgracia no es que los cosmólogos hiciesen de la CSXX el Templo del Ateísmo Anticristiano más feroz, el mal estuvo en que los astrónomos se plegasen a la fama de los muertos y se dedicasen a cultivar flores en el cementerio de los dioses de la Edad Atómica.

Bueno es que los Astrónomos sirvan a la Tecnología de Telecomunicaciones como medio de vida, pero mejor sería que sin privarse de este salario no traicionasen el espíritu de la Astronomía.

Siendo la CSXX el templo de un Ateísmo Científico que desde su Visión Falsa sobre el Universo cultiva en el ser humano su ruina, la necesidad de desmontar sus bases hasta provocar el derrumbe completo del edificio de los Viejos Cielos, caiga su techo sobre quien caiga, no es necesario recalcarla.

Los principios de la Victoria de la Vida en el Universo y la Información que el Individuo y la Especie adquieren sobre el Universo en el que viven es el Camino a su Crecimiento en el Espacio y el Tiempo. Cual ya el padre de la Etología demostró, y hasta un ignorante es capaz de relacionar mentira con destrucción, una imagen fasa del habitat en el que se mueve un individuo destruye su capacidad de adaptación a los cambos dinámicos de su universo acorde a la duración de esta información en su especie.

La Cosmologia del CSXX está muerta, pero por conveniencia académica y política gobal se la mantiene viva en su ataúd mediante la adoración de las universidades a los dioses de su religion de números. ¡Einsten es un cadáver que apesta!

El trabajo que este Siglo tiene por delante es asombroso. La montaña de Falsedades imponiendo su Ideario a todo el sistema pedagógico internacional es un monstruo cuya hambre de carne humana no cesa y cuya sed de sangre no se sacia jamas. Dos Guerras Mundiales, un sacrifico de cientos de millones de seres humanos a lo largo de la segunda parte del Siglo CXX, calmaron por un tiempo ese apetito infernal.

Pero el Monstruo del Ateismo Científico ha despertado. Pide un Nuevo Sacrificio. Tiene Hambre y Sed. ¿Como será alimentado en este Siglo en el que la Guerra Mundial es inoperable por sus consecuencias de destrucción absoluta de toda Vida sobre la Tierra?¿Cómo conducir al Matadero los icentos de millones de vida que exige ese Monstruo Infernal sin causar la Aniquilación del mismo Templo Global y sus adoradores?

La experiencia en la Ciencia del Bien y del Mal es amplia en los círculos de los Poderes nacidos en la Ambición de Caín de elevarse como rey del Mundo. El Monstruo nacido de su ambición se ha alimentado de carne y de sangre humana durante milenios. Siempre encuentra la forma de sobrevivir. Es hora pues de que se devore a sí mismo y deje al Mundo libre para ver con los ojos de la Inteligencia la verdadera Imagen del Universo en el que la Vida ha sido creada y pueda el Género Humano, por fin, mirar cara a cara a su Creador.

Queda pues reconfigurar la Estructura de los Cielos en el seno de la Región Local y frente al Campo de las Galaxias externas mediante una imagen con origen en la Data Universal. Una vez procesada esta Data, que cualquiera puede procesar abriendo los portales de las Diferentes Agencias Espaciales, la Imagen de la Distribución de Materia Astrofísica que le da cuerpo a nuestro Universo, la Vía Láctea, es esta:

 

 

La Data nos dice que el Firmamento de las Constelaciones forma una Perla Macromolecular Astrofísica con dos Hemisferios muy definidos, uno abierto a la Región Local, y el otro abierto al Campo Cósmico desde el que se lanzan sobre los Cielos las Nubes de Materia Flotante entre las Galaxias. Observamos que la Masa de los Cúmulos Estelares Abiertos y Globulares se sitúa en este hemisferio Cósmico. Es en este Hemisferio igualmente donde se levanta la Muralla de Estrellas en campo cerrado contra la que se estrellan esas Nubes. Se llama Nebulosa al producto de este encuentro entre los Grandes Hornos Estelógicos y los Ciclones de Materia Flotante que soplan entre las Galaxias del Cosmos. Independientemente de la belleza a nuestros ojos producida por este juego de fuerzas el producto que vemos es el resultado final de la Combustión de esos Ciclones en los Fuegos de los Cúmulos Globulares y Estelares Abiertos, producto de los cuales son también las Nubes Moleculares o espacios oscuros entre las estrellas.

La Imagen de arriba nos dice lo que existe:

la Perla de las Constelaciones tiene un diámetro de entre 2.000 y 5.000 mil años luz. (Con independencia del desplazamiento de algunos grandes sistemas estelógicos múltiples, no cumulares, hasta los diez mil y de la integración de algunos cúmulos estelares abiertos actuando como fuerzas de cohesion entre el Edificio Constelacional y la Primera Muralla Estelar). Esta primera Muralla Estelar Externa se extiende desde los 3.000 hasta los 10.000. (Idem, sin menoscabo de la cohesión entre esta Primera Muralla Externa y la Gran Muralla de los Cúmulos Globulares que extienden su Area hasta los 10o.000 años luz. Es lo que se observa en la Imagen de mi mano; y paso otra, en apoyo, configurada por los astrónomos, hela aqui:

Acorde a lo visto se entiende que la Gran Masa de nuestro Universo está concentrada en el Hemisferio Cósmico. El otro Hemisferio da al Corazón de la Creación Local, o Región Local o Grupo Local, cuyo Centro Absoluto Cósmico es Andrómeda, o Messier 31.

En las tres secciones dde que consta esta página (para mayor Información : CATÁLOGOS, NEBULOSAS, CONSTELACIONES, GALAXIAS, LISTAS DE CUMULOS GLOBulARES Y ABIERTOS abrir mi ASTROMUSEO ) en la primera: he reunido la Data de la Masa Astrofisica según sus Constelaciones, de donde se ve esta Distribución de Masa en el Gran Hemisferio Cósmico.

En la segunda se abren los ojos a la Belleza del Mundo de las Nebulosas, producto del juego de fuerzas por nuestro Creador levantadas.

Y en la tercera: una mirada a lo que se ve desde el Hemisferio Andrómeda, por llamarlo de una forma más directa, subiendo el cuello hacia el cual se ve a simple vista las dos Hermanas Magallanes, a 200.000 años luz de nosotros, y la propia Andrómeda, M31, el Corazón de la Creación, a 3 millones de años luz, de donde se ve la diferencia entre ambos Hemisferios, diferencia que echa por tierra la imagen ficticia de nuestro Universo como galaxia tipo cósmico, imagen ficticia que nació en la cabeza de pensadores ignorantes en la Astronomía, tipo Einsten, cuyos ojos jamás se asomaron a un telescopio y en cuya mesa jamás se instaló la Data que tenemos en la nuestra.

Este fenómeno, un grupo de ignorantes imponiendole a Astrónomos de verdad su concepción falsa del Universo es un asunto que será tratado en otra página. Por ahora pasemos a los hechos.

 

SECCION PRIMERA Esta es la distribución de la masa astrofísica cumular: abierta y globular: ( Se verá que el número de las Constelaciones, unas 80, y el número en el que están alojados en sus regiones los cúmulos abiertos son dos mundos distintos. Esa imagen de un disco en el que la masa estelar se distribuye en la Bóveda de los Cielos más o menos uniformemente a fin de darle placer a l ídolo de la CSXX, es una entelequia. Hay muchas cuestiones a tocar, siempre desde la Física Natutral del Universo, el fenémenos de las Estrellas Fantasmas una de ellas, pero estas las dejo para ser tratadas en mi ASTROMUSEO DE YAVE)

CG= Cúmulo Globular; CA= Cúmulo Abierto

SCULPTOR: (CG), NGC 288 (CA) Blanco 1
HOROLOGIUM : (CG) NGC 1261, AM 1
COLUMBA : (CG) NGC1851
LEPUS : (CG) M79
MUSCA AUSTRALIS : (CG) NGC 4372, NGC 4833
MUSCA : (CA) NGC 4463, Collinder 261, NGC 4815, Cr 268, Ru 107, Cr 269, Cr 277
HYDRA : (CG) M68, NGC5694 (CA) NGC 2548/M48
COMA BERENICE : (CG) M53/NGC5024, NGC5053 (CA) Cr 256, NGC 5053
CANIS VENATICI : (CG) M 3/NGC5272 (CA) Upgren 1
BOOTES : (CG) NGC 5466
CORONA AUSTRALIS : (CG) NGC6541
TELESCOPIUM : (CG) NGC6584
PAVO : (CG) NGC 6752
VIRGO : (CG) NGC 5634
LIBRA : (CG) NGC 5897
OCTANS : (CA) Cr 411
APUS : (CG) NGC 6101, IC 4499
LUPUS : (CG) NGC 5824, NGC 5927, NGC 5986 (CA) NGC 5593, NGC 5749, Hogg 18, NGC 5764, NGC 5822
CIRCINUS : (CA) Lynga 3, NGC 5823, Pismis 20, NGC 5288, Ru 110, Ru 112, NGC 5715, Pismis 21
LACERTA : (CA) NGC 7209, NGC 7243, Cr 445, IC 1442, NGC 7245, King 9, NGC 7296, Berk 96, Berk 98
SERPENS: (CG) M 5, NGC 6539, Palomar 5, NGC 6535, Palomar 7 (CA) NGC 6611/M16, Cr 372/Tr32, NGC 6604/Cr373, Sh2-54, Cr 386/Mel 210, Czernik 38
HERCULES : (CG) M13/NGC6205, NGC6229, M 92/NGC6341 (CA) Do-Dz 7, Do-Dz 8, Do-Dz 9, Do-Dz 5, Do-Dz 6
LIRA: (CG) M56 (CA) Iskurzdajan 1, Stephenson 1, NGC 6791
SAGITTAE: (CG) M71/NGC6838 (CA) Berk 47, Berk 44, Roslund 1, Cr 408/Harvard20, Roslund 3
DELPHINUS: (CG) NGC 6934, NGC 7006
TUCANA : (CG) NGC104, NGC 362
TAURUS : (CA) M 45/ PLEYADES, NGC 1807 /Cr 61, Do 14, NGC 1817/Cr60, Czernik 18, NGC 1746, NGC 1758, NGC 1750, Hyades /Cr50/Mel25, NGC 1647, Dolidze-Dzim 3
ORION : (CA) NGC 1663, Dolidze 19, Berkeley 20, Berkeley 72, NGC 2169, NGC 2186, Cr 70, Do 17, Berk 21, NGC 1662, Do 21, NGC 2112, Cz 24, NGC 2194, NGC 1981, Trapezium, NGC 1980, Cr 74, NGC 2175, Do.Dz2, Berkeley 22, Czernik 25, Collinder 69
GEMINI : (CA) Collinder 80, Collinder 82, Collinder 77, Collinder 81, NGC 2266, Collinder 89, NGC 2331, Berkeley 23, NGC 2304, Berkeley 29, NGC 2420, NGC 2355, NGC 2395 , IC443 Supernova Remnant

CRUX: (CA) Ruprecht 97, NGC 4184, Ruprecht 105, Ruprecht 98, NGC 4337, Collinder 262, NGC 4609, Ru 104, Stock 15, NGC 4052, Collinder 257, Hogg 15, NGC 4755, NGC 4349, Ru 99, Ru 100, Hogg 14, Ru 101, NGC 4439, Ru 103, Hogg 23,

AURIGAE : (CG) Palomar 2, (CA) NGC 1724, Collinder 62, Czernik 19, NGC 2099, Czernik 22/Basel 4, Berkeley 69, Dolidze 16, King 17, NGC 1798, NGC 1664, Czernik 20, Stock 8, M 36, Czernik 23, Do-Dz 4, NGC 2281, NGC 2192, NGC 1857, Berk 15, Berk 14, NGC 1778, IC 410, IC405, NGC 1893, NGC 1907, IC 417/LBN 804/SH 2-234, NGC1931, Messier 38/NGC 1912 , Berk 17, King 8, NGC 1893, Do 15, NGC 1883, Berk 18, Cz 21, NGC 1931, Berk 19, M 37, Do 20, M 38, Berk 70, IC 410 and NGC 1893; IC405 Flaming Star Nebula, vdB34; Auriga 

CEPHEUS : (CG) Palomar 1, (CA) NGC 6939, NGC 7261, NGC 7281, NGC 7243, Berk 100, King 18, Berk 92, Collinder 439, Berk 93, King 10, Berk 99, NGC 7226(Cr446), NGC 7129 & NGC 7142, NGC 7429, King 11, NGC 7762, NGC 7419, Sh2-154, NGC 7235, Berk 94, Berk 95, King 19, Berk 59, NGC 188, Collinder 471, Berk 97, Collinder 427, NGC 7023, NGC 7380, NGC 7510, NGC 7160, Biurakan 3, NGC 7822 & Sh 2-171, Sh2-135, Sh2-134, LBN552 , NGC7023 (vdB139) Iris Nebula,

MONOCEROS :(CA) Collinder 95, Collinder 97, Cr 107, Berk 37, NGC 2335, Cr 465, NGC 2311, NGC 2324-Mel 59, NGC 2301, Ngc 2282, Dolidze 25, Sh2-284, Cr 91, NGC 2262, Sh2-282, Collinder 110, Dolidze 24, Sh2-280, NGC 2244, NGC 2239, Dolidze 22, NGC 2259, Cr 105, Cr 106, Berk 28, Berk 26, Berk 34, NGC 2302, NGC 2343, Cr 466, Berk 77, Cz 26, Berk 27, Do 24, Berk 37, NGC 2264, Sh2-273 Fox Fur Nebula, NGC 2251, NGC 2237, Berk 30, Berk 32, NGC 2232, Harvard 3, NGC 2353, NGC 2368, NGC 2309, Berk 73, Cr 96, Cr 115, Berk 31, NGC 2254, NGC 2236, NGC 2252, Do 25, NGC 2269, NGC 2250, NGC 2323, Cz 30, Cr 467, Berk 74, NGC 2286, Cz 27, Do 33, Cr 92, Cr 111, Cr 104, Berk 24, VdB 1, NGC 2215, Czernik 28/King23 , Berk 39, Cr 156, IC 2177 - The Seagull Nebula,

PUPPIS :

Ngc 2396 , NGC 2425/ Haffner 12 , NGC 2438, M46/ NGC2437 , M 47/ NGC 2422 , NGC 2401 / CR149 , NGC 2479 , NGC 2455 , Ruprecht 27 , Haffner 18 , Haffner 19 , SH 2-311 , Ruprecht 53 , Haffner 20 , NGC 2571 / CR181 , MESSIER 93/NGC 2447 , NGC 2467 , NGC 2451 , Ruprecht 54 , NGC 2579 , Collinder 185, Ruprecht 31, Ruprecht 48, Ruprecht 153, NGC2489 , Ruprecht 43, Berkeley 41=Ruprecht 42, Haffner 16, Ruprecht 46, Czernik 31, NGC 2421 , Ruprecht 24, Collinder 155/Melotte 71, Ruprecht 26, Ruprecht 33, Haffner 25, NGC 2453, NGC 2527/Cr174 , Haffner 17, Ruprecht 155, Ruprecht 58, NGC 2546 / Cr 178 , Ruprecht 55 , Collinder 187, NGC 2533 / Collinder 175 , Ruprecht 57 , Ruprecht 41, Haffner 11 , Ruprecht 25 , Ruprecht 34 / Berkeley 38 , Ruprecht 51 , NGC 2401 , NGC 2423 / Melotte 70 / Cr 153 , Haffner 24 , Ruprecht 38 , Ruprecht 39 , Ruprecht 36 , Ruprecht 21 , Ruprecht 30 , Haffner 15 , Ruprecht 52 , NGC 2588 / CR 186 , Ruprecht 56 , Pismis 2 , NGC 2587 / Collinder 184 , NGC 2439 / Collinder 158 , Ruprecht 49 , NGC 2447 / M 93 / Collinder 160 , NGC 2509 / Melotte 81 / CR 171 , NGC 2539 / MEL 83 / CR 176 , Haffner 10, Haffner 11, Czernik 29 ,Ruprecht 37 , Ruprecht 23 , Ruprecht 29 , Trumpler 9 / Collinder 168 , NGC 2483 , Ruprecht 35 , Ruprecht 50 , Haffner 26 , Ruprecht 59 , Ruprecht 141 , Collinder 147 / Melotte 66 , Ruprecht 61 , NGC 2567 , Ruprecht 47 , NGC 2489 , Ruprecht 28 , Ruprecht 22 , Ruprecht 32 , Ruprecht 40 , Ruprecht 45 , NGC 2414 , NGC 2432 / Collinder 157 / Melotte 73, Collinder 146 / Trumpler 7 , NGC 2482 , Haffner 7, Ruprecht 44 , Haffner 22 , Collinder 135 , NGC 2580 , NGC 2477 / Melotte 78

CARINA : (CG) NGC2808 (CA) NGC 2516 , NGC 3255 , Collinder 232 , Sher 1 , Collinder 240 , Ruprecht 163 , Hogg 11 , Collinder 229 IC 2602 Melotte 102, Collinder 228, Collinder 223 , NGC 3247 , Ruprecht 150, NGC 3228 , Ruprecht 161 , NGC 3324 , Collinder 234, NGC 3532 , Collinder 241 / Trumpler 18, Hogg 12 , Ruprecht 162, Collinder 235 / Trumpler 17, Hogg 7, Collinder 222 / IC2581 , Ruprecht 86, NGC 3114, Ruprecht 89, Hogg 8, Hogg 9, Collinder 227 Melotte 101, NGC 3590 , Hogg 13 , Collinder 243 Trumpler 19 , NGC 3503 , Ruprecht 88 , Ruprecht 90, Collinder 217 Trumpler 12 , Hogg 5, Ruprecht 84, Ruprecht 91, Ruprecht 92, Stock 13, NGC 3603, Collinder 245 IC 2714, NGC 3572 , NGC 3372 CARINA NEBULA, Collinder 236, Collinder 231 / Trumpler 15 , Collinder 219 Trumpler 13 , Hogg 6 , Westerlund 2, NGC 3293 Collinder 224 Melotte 100 , Collinder 230 Trumpler 14 , NGC 3496 Collinder 237, Hogg 10, Collinder 246 Melotte 105

VELA : (CG) NGC3201 (CA) Pismis 3, Ruprecht 156, NGC 2645, Cr 192, Pismis 11, Cr 209, Pismis 16, NGC 3330, Ruprecht 87, Ruprecht 78, Pismis 15, NGC 2670, Pismis 8, NGC 2671, Ruprecht 66, Pismis 7, Pismis 4, NGC 2849, Pismis 12, NGC 2866, NGC 2925, Hogg 4, Hogg3, Ruprecht 77, Ruprecht 76, Cr 205, Pismis 10, Cr 203, Pismis 5, Ruprecht 158, Ruprecht 67, Ruprecht 63, Cr 191, Ruprecht 160, Cr 123, NGC 3033, Hogg 2, Ruprecht 75, NGC 2972, NGC 2669, NGC 2660, Ruprecht 65, Ruprecht 72, Ruprecht 64, Ruprecht 60, Ruprecht 70, Ruprecht 73, Hogg 1, Ru 79, NGC 3105, Ruprecht 85, Ruprecht 82, Pismis 14, NGC 2982, Ruprecht 71, NGC 2569, Cr 173, Cr 197, NGC 2547, Ruprecht 69, Ruprecht 81, NGC 2910, Cr 208, NGC 3228,

CENTAURUS : (CG) NGC5139, NGC5286, Ruprecht 106 (CA) NGC 3680, Ruprecht 96, Cr 274, NGC 5381, NGC 5460, Ru 164, NGC 4230, Cr 272, Lynga 2, NGC 5662, Ruprecht 167, NGC 5168, Ruprecht 106, Ruprecht 94,, NGC 3766, NGC 4852, Pismis 18, NGC 5617, Cr 283, Ruprecht 108, Stock 16, NGC 3960, Cr 249, NGC 5120, Cr 275, Pismis 19, Ru 95, Cr 271, NGC 5281, NGC 5606, IC 2948, Basel 19, NGC 5316, Hogg 17, Ruprecht 111, Lynga 1, NGC 5138, Stock 14

NORMA : (CG) NGC 5946, Lynga 7 , (CA) NGC 5925, Ruprecht 114, Ruprecht 116, Hogg 19, MGC 6167, Ruprecht 117, NGC 6087, Ruprecht 113, Lynga 4, Lynga 7, NGC 6115, NGC 6169, Lynga 5, Cr 295, NGC 6152, Cr 292, NGC 6031, Lynga 8, Harvard 9, Cr 299/Harvard 10 , Ruprecht 119, NGC 6005, NGC 6067, Lynga 9, NGC 5999, Lynga 6, Pismis 23, Ruprecht 115, Pismis 22, Ngc 6134

SCORPIUS : (CG) M 80, M 4, NGC 6144, NGC 6496, NGC 6139, NGC 6388, NGC 6441, Pismis 26, Grindlay 1, Djorg 1, NGC 6453, NGC 6256, Terzan 2, NGC 6380, Terzan 3, Terzan 4, Liller 1, Terzan 1, NGC 6496, Terzan 6, E452-11,
(CA) NGC 6178, Cr 316, Cr 329, Pismis 24, Cr 335, NGC 6451, NGC 6192, Cr 318, Ru 123, Cr 333, NGC 6383, Cr 345, NGC 6396, Cr 343, NGC 6322, NGC 6216, NGC 6124, NGC 6242, Cr 332, Ru 126, M 7, Lynga 14, NGC 6268, Cr 302, Ruprecht 128, Cr 337, M 6, Cr 336, Harvard 16, NGC 6281, NGC 6349, Lynga 13, NGC 6318, Cr 338, NGC 6374, NGC 6416, NGC 6425, NGC 6444, NGC 6400, Ruprecht 124, NGC 6259, NGC 6231, Ruprecht 125, Ruprecht 127, NGC 6404, Ruprecht 130,

OPHIUCUS: (CG) M 107, NGC 6284, NGC 6304, NGC 6401, HP 1, M 12, M 19, NGC 6316, NGC 6235, Palomar 6, M 10, NGC 6356, M 9, NGC 6325, NGC 6426, M 62, NGC 6355, NGC 6342, IC 1257, NGC6293, NGC6287, M 14, Palomar 15, NGC6366,
(CA) Dolidze 27, Cr350, NGC 6426, NGC 6355, Cr 359, Cr 349, NGC 6633, Cr331,

ARA : (CG) NGC6352, NGC6362, NGC6397, ESO280-SC6
(CA) NGC 6208, Lynga 11, Cr 307, Hogg 22, NGC 6253, NGC 6204, Lynga 12, Ruprecht 121, Ruprecht 120, Westerlund 1, NGC 6193, Harvard 13, Hogg 20, Cr 327, Hogg 21, NGC 6250, NGC 600, NGC 6352

SAGITARIUS:

(CG) NGC 6440, NGC 6553, NGC 6624, M 54, Djorg 2, Palomar 8, M 70, NGC 6522, NGC 6652, Messier 28, NGC 6717, Terzan 10, Terzan 7, NGC 6569, NGC 6528, Terzan 5, NGC 6638, NGC 6723, 2MASSGC1, Palomar 10, 2MASS-GC02, UKS 1, Messier 22, Terzan 8, Messier 55, Messier 69, NGC 6544, Terzan 9, NGC 6642, Messier 75, Terzan 12, NGC 6558, NGC 6540, NGC 6558 , NGC6544/Cr366-Mel192

(CA) NGC 6520, Ru 140, Ru 139, NGC 6642, Collinder 382, NGC 6645, Ru 135, Ru 146, NGC 6494 /M23, Cr 468, Ru 131, Ru 137, CR 367, IC 1283/ Sh2-37, NGC 6595 /Cr 371, NGC 6589 - NGC 6590, NGC 6613/M 18, Ru 171, NGC 6604, Ru 134, Ru 169, , NGC 6507, NGC 6596, IC 4701, Ru 145, Cr 386, Cr 351, Ru 136, NGC 6546/Cr 365 , Biurakan 5, Cr 394, NGC 6774/Ru 147, Czernik 38, Ru 133, NGC 6506, Messier 8/SHh 2-25/NGC 6523, NGC 6514/M20, NGC 6531/ Messier 21, M 20/ M21, Cr 378, NGC 6618/Messier 17, Ru 129, Ru 168, , V-Hagen 113, Cr 469, NGC 6647, Cr 437, Cr 357, NGC 6603/ M 24, NGC 6716/Collinder 393, NGC 6530, NGC 6568, NGC 6605

SCUTUM: (CG) NGC6712,
(CA) Dolidze 28, NGC 6649, NGC 6705/Cr391 , NGC 6639, NGC 6694/M26/Collinder 389 , Basel 1, NGC 6625, NGC 6664, Do 34, NGC 6631, Cr 387, Do 33, Ruprecht 141, Do 29, Do 32, Ruprecht 142, Do 31, NGC 6704, Ruprecht 143, NGC 6712, Cr 388, Ruprecht 144, Do 30, Ruprecht 170, NGC 6683

AQUILA: (CG) NGC 6760, GLIMPSAY 1, NGC 6749, Palomar 11
(CA) Berk 79, NGC 6756, Berl 80, NGC 6709, Berk 81, NGC 6738, NGC 6944, Berk 43, Berk 82, NGC 6760, NGC 6755, King 25, Czernik 39. Berk 45, Cr 401

VULPECULA: (CA) M27/ NGC 6583, Cr399, Roslund 2, NGC 6940, NGC 6802, Stock 1, NGC 6793, Czernik 41, King 27, NGC 6815, NGC 6827, NGC 6885, NGC 6820, NGC 6823, NGC 6882, NGC 6800, Berk 83, NGC 6823, Roslund 4, Berk 52, NGC 6830

CYGNUS : (CA) NGC 6834, Biurakan 2, Do 39, NGC 6913, Cr 419, Do 11, Berk 88, NGC 7062, NGC 7086, NGC 6846, Ru 172, Berk 85, Ru 175, Roslund 67, Roslund 7, Berk 90, Berk 91, Barkhatova 2, Berk 84, NGC 6883, Do 7, Do 38, Do-Dz 11, Do 9, NGC 6996, Berk 53, NGC 7128, NGC 7127, NGC 7067, NGC 7044, Do 8, Do 10, Do 5, Do 40, Do 1, Berk 49, Roslund 5, Do 37, Do 41, Do 36, NGC 6910, Do 44, Berk 56, NGC 7082, NGC 7031, Cr 428, Do 45, Do 6, CR 414, Do 42, NGC 6819, Berk 51, Berk 50, Do 3, Do-Dz 10, Do 43, Cr 421, Berk 89, NGC 7039, Berk 55, Cr 470, Cr 432, Berk 54, NGC 6811, Ru 174, Berk 86, Cr 418, Biurakan 1, IC 5067/5070 Pelican Nebula& ngc 7000 Nortamerica nebula ; IC5146 Cocoon Nebula ;

CASSIOPEIA : (CA) Do 46, Stock 17, Cz 45, King 1, NGC 110, Do 13, NGC 4346, NGC 637, Cz 5, Tom 4, King 4, Cr 32, Biur 4, Stock 5, NGC 654, NGC 457, King 2, NGC 189, NGC 103, Stock 18, NGC 7789, Stock 12, Stock 11, King 21, Berk 104, Stock 20, Berk 3, NGC 281, NGC 559, Berk 5, Cz 6, Cr 26, Cr 36, Cr 33, Cz 19, Cz 7, NGC 659, Berk 8, Berk 62, Do 12, Stock 21, Cz 1, King 12, NGC 7654, Cz 43, Harvard 21, Berk 1, NGC 129, Cz 2, Cz 3, Cr 463, NGC 663, NGC 743, Cz 9, Cr 34, Berk 66, Cz 13, Berk 64, Tom 3, NGC 609, NGC 366, NGC 225,NGC 136, King 13, Stock 19, King 20, Berk 120, NGC 7788, Berk 60, NGC 133, King 16, NGC 381, NGC 581, Berk 6, Berk 63, NGC 1027, Cz 11, NGC 886, Berk 7, Cz 4, Stock 3, Berk 4, King 15, Mayer 1, NGC 7790, Cz 44, Berk 103, Berk 58, Berk 2, NGC 146, Berk 61, NGC 433, Cr 15, NGC 657, Stock 2, Berk 65, Sh2-162,Sh2-157,

PERSEUS : (CA) Stock 4, NGC 1220, Cr 39, NGC 1624, Berkeley 11, NGC 1444, NGC 1039/ M 34, NGC 744, Basel 10, King 5, King 7, NGC 1605, NGC 1582, NGC 1496/Collinder 44, Czernik 15, NGC 869/ Collinder 24 / Melotte 24, NGC 884, NGC 1528, Ru 148 / Basel 9, Collinder 41, IC 348/LBN 758, NGC 1513, Berk 9, Cz 12, Cz 8, NGC 1245, NGC 1545, Berk 12, Berk 68, Berk 67, NGC 1193, NGC 957, Cr 29, NGC 1348, NGC 1342, NGC 1548

CANIS MAJOR :(CA) Ru 1, Haffner 8, Ru 10, NGC 2384, Ru 3, Ru 14, Cr 140, Ru 2, Cr 121, Haffner 2, Haffner 6, Berk 76, Ru 6, Haffner 4, Ru 11, Ngc 2367, Ngc 2243, Berk 33, NGC 2374, Ru 15, Ru 19, Ru 18, Ru 12, H-Moffat 6, Ru 16, NGC 2360, NGC 2204, Ru 8, Haffner 23, Ru 149, Ru 17, Ru 150, Ru 20, Ru 13, Berk 75, Ru 5, NGC 2345, Berk 25, NGC 2287, NGC 2383, NGC 2362, H- Moffat 7, Cr 132, NGC 2354, Cr 145, Haffner 1 Berk 36

CAMELOPARDALIS : (CA) Berk 10, Berk 13, Cr 464, Stock 23, Cz 14, Cz 17, King 6, NGC 1502, Tom 5, Cr 48

AQUARIUS : (CG) M 72, M2, NGC 7492, NGC7293 Helix Nebula,

ARIES : (CA) Do-Dz 1, Latysev 1

PEGASUS : (CG) M 15, Palomar 13 (CA) NGC 7772
ANDROMEDA : (CA) NGC 7686, NGC 272, NGC 752, NGC 956
URSA MAJOR : (CA) Collinder 285
CAPRICORNIUS : (CG) M 30/NGC7099, Palomar 12
TRIANGULUM : (CA) Collinder 21
TRIANGULUM AUSTRALE : (CA) NGC 6025
CANCER : (CA) NGC 2632/M44, NGC 2682/M67
CANIS MINORIS : (CA) Dolidze 26, Berkeley 78, Berkeley 35,
DORADO : (CA) NGC 1901

 

SECCIÓN SEGUNDA

El Mundo de las nebulosas

EL ORIGEN DE LAS NEBULOSAS

 

Las Nebulosas llenan los Cielos de nuestro Universo. A ciencia cierta nadie sabe cuál es el número exacto de paisajes creados a raíz del encuentro entre los sistemas estelares de nuestros Cielos y las masas de materia intergaláctica que arrojan sobre nuestro sistema lácteo las galaxias lejanas. Grosso modo esta podría ser la definición de lo que es una Nebulosa; no que sea la correcta, pero sí la que más se le aproxima. Desde el punto de vista de la Cosmología del Siglo XX las Nebulosas son las Factorías donde se producen las estrellas; y esta sigue siendo, es la definición con la que trabaja la Astronomía del Siglo XXI. En este Capítulo me permito disentir. Y no por ese espíritu de contradicción que esgrime por todo fundamento el rechazo debido contra un sistema que aliena a la Creación de su Creador. El Conocimiento de la Data Astronómica a nuestra disposición, conjugado con la Historia de la Creación del Universo según el Génesis, no admite duda al respecto. Es decir, lejos de ser las NebUlosas Factorías de creación de estrellas la Materia Interestelar en el origen de las Nebulosas portan consigo la semilla de la destrucción de las estrellas. Comencemos pues por el principio

De la lectura se desprende que el campo cósmico abierto puede compararse a un océano sobre cuya superficie los vientos se desplazan, arrastrando con ellos las nubes en el origen de las tormentas, ciclones, huracanes y demás fenómenos que pertenecen a la Categoría del Mundo de las Nebulosas. Las Nebulosas Celestes son esas masas de materia flotante, que en la Tierra llamamos nubes, y desplazándose sobre las corrientes de energía que las galaxias ponen en circulación, caen sobre nuestros Cielos, y en general sobre toda la masa del Grupo Local, tal cual se observa en las dos Nubes de Magallanes, creando en su encuentro y paso por los sistemas estelares esas gamas de paisajes tan típicOs y casi sobrenaturales, delicias de nuestros ojos.

Es desde esta Física de la Creación de Universos que los sistemas siderales externos de nuestros Cielos, el ejército de los cúmulos globulares que le da cuerpo a las Fronteras de la Vía Láctea, se comportan como batallones dispuestos a vender cara su vida frente al ejército de las “tinieblas”.

A nivel de sistemas abiertos y estelares múltiples según estos astro-guerreros caen sus restos se transforman en estrellas fugaces recorriendo nuestros Cielos, los unos, mientras los otros son disparados al espacio intergaláctico, sumándose sus restos a las corrientes que de por sí ya existen en el Universo.

LA MATERIA NEBULAR

El Origen de la Materia Nebular, tomando la Historia Divina de la Creación por cuna, se halla al otro lado de las fronteras del Cosmos tal cual el Cosmos existe al Presente. La Destrucción de aquel Cosmos Increado, reducido a Polvo por el Creador del Nuevo Cosmos, transformó la entera Superficie del Espacio Infinito - en el que las Galaxias nacían y morían sujetas a las leyes de la Increación Eterna - en un Cementerio de materia muerta a la deriva; cementerio al que Dios llamó "Las Tinieblas", y hablando sobre el cual dice Dios "que cubrían la faz del Abismo".

Las Causas que condujeron a Dios a levantarse contra su Universo Original, para acabar por enterrar su Historia, estas Causas han quedado definidas en "La Biblia del Siglo XXI: Historia Divina de Jesucristo". Desde esta Teología de la Creación del Cosmos, el Cosmos tal cual lo conocemos procede de un Big Bang Creador que marcó el Principio del Dominio de Dios sobre las Leyes de la Materia y de la Energía, y el Principio de la Proyección de su Señorío sobre el Espacio y el Tiempo.

Si se quiere llamar Big Bang al proceso de Transformación de la Masa de una Galaxia en energía cósmica a través de una Mecánica de Creación Mega-Nova, durante el cual el tiempo de existencia de una galaxia es reducido a su mínima expresión posible, en este caso tenemos que decir que el Origen de las Primeras Galaxias que vinieron a darle cuerpo al Cosmos Creado puso en movimiento una serie de Big Bangs, que trajeron a escena un espectáculo comparable a una noche de fuegos artificiales. Proceso de Creación Perpetua que sigue activo en las Fronteras de la Creación mediante Campos de Espacio-Tiempo en los que la energia cósmica creada por las galaxias inician su Salto desde la Energía Cósmica a la Materia Astrofísica. Pero este Proceso no nos interesa ahora.

El caso es que habiendo tenido la Creación del Cosmos tal cual lo conocemos un Principio en el Tiempo, sus dimensiones cosmológicas actuales en el seno del Espacio natural al Infinito pueden compararse a la situación de una isla en el corazón de un océano en Expansión constante bajo una ley Ad Eternum. Expansión que si negada a principios del Siglo XX, cuando se sujetó el Movimiento Cosmológico al ritmo de un Corazón, tipo cosmo-hinduista, hoy en expansión, mañana en contracción, y así hasta el infinito, la Data a nuestra disposición al día de hoy nos abre los ojos a una Expansión que se derrama por los espacios al otro lado de las fronteras cosmológicas conocidas.

Esta Expansión tiene por ley el ad eternum. No hay Contracción posible, es decir, Destrucción de la Creación de las Galaxias ad Infinitum.

En este orden de cosas, por Dios impuesto al Espacio, al Tiempo y a la Materia en razón de su propia Biohistoria, el Campo Infinito al otro lado de las Costas de nuestro Cosmos está poblado por materia privada de energía, "las Tinieblas sobre el Abismo" de las que Dios escribe en su Libro, Tinieblas enel Origen de las Nubes de Polvo y Materia que navegando entre las galaxias caen en sus sistemas y dan lugar a la serie de fenómenos conocidos como Nebulosas, Novas y Supernovas, de cuya feomenología nuestro propio sistema celeste puede dar testimonio, y es testigo fiel.

Así pues, sujeto el Universo de las Galaxias a crecimiento perpetuo, está en la Mecánica de su propio Movimiento de Expansión que las Galaxias absorvan la Materia de las Tinieblas y la pongan en circulación en el Interior de su propio campo cósmico. Movidas por los vientos de la energía entre las galaxias estas Nubes de materia nebular caen en los campos garvitatorios galácticos, donde son consumidas por los hornos estelógicos.

La Masa de la Materia Nebular Intergaláctica, siendo infinita, a la par que eterno el Movimiento de Expansión del Cosmos por Dios traído a existencia, mantiene activo este sistema de fuerzas, a resultas del cual se forman, entrando en los sistemas estelares de los cuerpos galácticos, estos impresionantes cuadros de belleza, casi inaudita, objeto de admiración de todos nosotros.

Creer que el espacio entre las galaxias presenta un aspecto lo más parecido a un Vacío es una entelequia sin base en la Realidad Natural que observamos en los sistemas universales de nuestro vecindario. Basta asomarse a las Hermanas Magallanes para ver desde fuera cómo debe verse nuestra Vía Láctea desde el exterior. Un observador externo verá nuestros Cielos tal cual nosotros vemos desde el exterior los dos universos Magallanes: dos cuerpos astrofísicos dotados de cúmulos abiertos, cúmulos globulares, sistemas estelares, novas, supernovas, y Nebulosas.

Sin ánimo de ofender, no se ve lo mismo la corrida desde la barrera que desde la arena.

La CSXX, creada por filósofos, adoptada por astrónomos en días en los que la Tecnología Astronómica apenas si daba para verle el trasero a los Cielos, vino a poner en circulación el Origen de las Galaxias como resultado del encuentro entre un campo gravitatorio, que nadie sabía explicar de dónde procedía, vaca sagrada nacida en la eternidad del Big Bang, y una masa nebular que de repente aparecía de ninguna parte, y se casaba con el campo gravitatorio con objeto de parir universos.

El absurdo del Origen de nuestros Cielos según la CSXX es mantenido por un Lobby Universitario Astronómico cuyo Dogma Científico se basa en el Argumento de la Realidad de una Hipótesis cuando la Indemostrabilidad de su Teoría está garantizada por la Ciencia, y la Negación de su Verdad alienada de toda Posibilidad de Demostración Científica.

Partiendo de este presupuesto absurdo, sobre el que se le edificó a la Cosmología del Siglo XX un castillo en el aire, esta CSXXI tiene que ser una herejía, y como tal hereje ha sido tratado hasta hoy día todo astrónomo que quiso, como los ha habido, una vez tomada como línea de Argumento la DATA universal traída a luz por la Revolución de la Radio-Tecnología Astronómica de finales del Siglo XX y principios del XXI: alzar la crítica contra el Modelo de la CSXX.

Pero antes de meterle mano al tema de las Novas, Supernovas, Materia Oscura y demás fenómenos típicos del encuentro entre los sistemas estelares y la Materia Nebular Intergaláctica, dejémonos enamorar por la belleza sin comparación con la que la Creación nos seduce.

Y recordad: cuando la belleza inmensa de las fotos que nuestros astrónomos nos regalan os nublen el entendimiento y os hagan olvidar la Naturaleza y el Origen de las Nebulosas, pensad en Aquél que pensando en esas Nubes que recorren la Creación dispuso las dimensiones cosmográficas de nuestros Cielos para vencer el peligro de destrucción que generan. Frente a ellas los Cúmulos Estelares son querubines con sus espadas de fuego reduciendo a partículas microcósmicas toda materia que cae en su campo; las Nebulosas, cayendo en sus hornos, como el pavo real que en su último día despliega la impresionante belleza de sus plumas, despliegan ante nuestros ojos esa belleza de la que las fotos que siguen son un ejemplo. Tened cuidado y no os dejéis cegar. Antes de poner vuestros ojos en los paisajes celestes, insistir en que la Data es firme en sus consecuencias. Independientemente del modelo al que uno se acoja la realidad es ésta: La Masa Nebular aumenta con la distancia a la Tierra y decrece según se cruza los Cielos desde el exterior hacia la Tierra. En las proximidades tenemos las Nebulosas Planetarias; a partir de ellas comienzan las Nubes Moleculares, e inmediatamente las Grandes Nebulosas. Esto sólo basta para definir los sistemas estelógicos como Hornos Astrofísicos actuando de Cinturón Protector de la Vida Humana en la Tierra.

Es de ley, pues, la necesidad de quitarse las gafas de la CSXX y mirar cara a cara, desde la Física Natural, la serie de efectos que el encuentro entre la materia sólida nebular y los campos gravitatorios estelógicos ponen en circulación en el Paisaje de las Constelaciones de nuestros Cielos. Siendo las estrellas hornos astrofísicos reductores de toda masa a polvo y materia microcósmica, desde esta primera ley el horizonte de efectos puede ser tan multiforme como vasto sea nuestro conocimiento de la naturaleza de la materia intergaláctica.

Sin ir más lejos en esta foto que viene a continuación puede verse con perfecta claridad cómo la concentración de materia nebular en un campo sideral, producto de la propia naturaleza del campo gravitatorio, al propiciar la caída de la materia hacia el corazón estelar, la ley de la termodinámica origina el calentamiento del cuerpo astrofísico y la consecuente combustión de la materia nebular, calentamiento natural que eleva la temperatura de la región a las típicas de un horno.

Esta misma ley, si aplicada al nuestro, de encontrarse nuestro Sistema Solar en el mismo caso, se elevaría la temperatura del Sol, y de su Cromosfera, en cientos de grados, haciendo imposible la vida en su entorno. La bellísima foto recorriendo las olas web e este mismo sistema prueba que los profesionales, cegados por la teoría CSXX, se dedican a cazar pajaritos más que a describir el comportamiento de las estrellas.

NGC 650

 

Y ahora sí, a continuación os paso una montaña de fotos, pero quisiera avisaros de nuevo: es necesario quitarse las gafas de la CSXX a fin de que el viaje por el U3W sea fructífero. Quiero decir, la hipótesis CSXX impuso su absolutismo destructivo como modelo de generación estelar. Los mass media y los intereses políticos del siglo XX, ajenos a la verdad, glorificaron la barbarie del sistema cosmológico del siglo XX imponiendo su teoría animal como doctrina preuniversitaria. Por su naturaleza mediocre la CSXX se prestaba al entendimiento general mediante una reducción a imágenes arquetípicas subliminales, que, procesadas debidamente para servir a intereses particulares, barrió la realidad cosmológica, e implantó en la inteligencia media una versión virtual del universo. Dentro de esta versión las estrellas nacen de la acumulación de masa intergaláctica molecular en el interior de un campo gravitatorio

¿Pruebas a favor?

Ninguna, excepto la que se merece la confianza de la Gloria Nobel.

¿Pruebas en contra?

Todas.

En consecuencia había que separar la Física de la Astrofísica y limitar el acceso a la Física Cuántica. Reservado el acceso a unos pocos genios esa muchedumbre animal, que a la postre eramos todos, quedábamos de comparsa lobotomizada cuya única libertad de palabra consistía en bajar la cabeza y decir "sí, sí , sí".

Démosle la vuelta, pues, y liberemos a la Física de la Naturaleza de la prisión en cuyos calabozos la arrojara la CSXX.

Aplicada la Física de la Naturaleza al Universo, nos da la Naturaleza del Universo.

Por supuesto yo sólo soy un metafísico y esto es dialéctica. Pero el tiempo me ha de dar la razón y vuestros ojos ver su confirmación. Las Nebulosas no son cunas de estrellas, son la niebla que anuncia el cementerio, son la tumba de las estrellas. La belleza que reflejan nace de la victoria de los miles de soles contra esas sunamis, esos huracanes, esos ciclones que se avalanzan desde las cordilleras intergalácticas sobre nuestro Universo. Pero claro, para entender esto hay que aplicar la Física, sujetar la foto a las leyes de la causalidad, ordenarle a la termodinámica describir los procesos que contempla, darle a la mecánica cuántica su lugar donde esté su lugar. Creados a la imagen y semejanza de nuestro Creador la omnisciencia es nuestro futuro. ¿Cómo entonces desterrar todas las ciencias en beneficio de una sola, lobotomizando nuestra realidad en beneficio de la demencia de unos cuantos locos geniales?

NEBULOSAS

Pinchad en la foto o en su nombre para verlas en grande. Las fotos han sido tomadas todas de la www; residiendo su utilidad en la necesidad de abrir los ojos del género humano a la Realidad del Universo, y habiéndolas yo cazado por aquí y por allá, sin ánimo de lucro, compartiendo yo con sus autores toda la admiración por la belleza del Universo, mi conciencia se halla limpia de todo pecado, pues al Autor del Universo y únicamente a Él se le debe todo el crédito. Al fin los hombres, conscientes o sin consciencia, somos instrumentos en sus manos para abrirles a nuestros semejantes los ojos, mediante la Inteligencia Infinita por Él deplegada en los Cielos al Hecho Eterno de su Existencia. Nuestro estudio es el estudio de su Ciencia : La Ciencia de la Creación; de su Omnisciencia nacemos para crecer en Inteligencia a su Imagen y Semejanza.

En un próximo Capítulo entraremos en el juego de la creación de Novas y Supernovas como resultado de la elevación de la temperatura cromosférica estelar por Nubes de materia de una densidad suficientemente elevada para crear un escudo alrededor del sistema, mediante este efecto de cierre de la olla provocar una presión interna en aumento hasta el infinito, para acabar por causar una Implosion Astrofísica que, en unos casos provoca la destrucción del sistema, y en otros, la expulsión de parte de su masa.

Pero dejemos que cada Capítulo tenga su afán.

 

GUM 19-BRAN186

Sh2-106

NGC 7822 y Ced 214 & Sh2-171

Tarantula Nebula

Sh2-12 and M6

IC 410 & NGC 1893

Sh2-284

NGC 7380

Sh2-132

NGC 6334

IC 1318

NGC 6960 Escoba de la Bruja

NGC 6992 Nebula "Alien"

Sh2-131

Semeis 147 & IC 405

Nebulosa "Capullo Gusano de seda"

Sh2-125

NGC 7293

NGC 3372

NGC 7129

IC 1805

IC 1848

N 44

Messier 42

IC 2118 & Rigel

NGC 3576

 

SECCIÓN TERCERA - UNIVERSUM

LA CREACION LOCAL. REGION ANDRÓMEDA Y GRUPO LOCAL

La cuestión espino-dorsal de esta sección tiene en la localización del verdadero centro cosmográfico de la Región Local su nervio madre. Pero en el transcurso del estudio surge, como iceberg que emerge de las aguas para flotar en el aire, la Gran Cuestión : ¿Por qué los que son Cúmulos Estelares Globulares Galácticos son llamados Galaxias Enanas Irregulares? Veamos:

 

M54, prototipo de Cúmulo Estelar Globular (87.400 años luz)

NGC 185 prototipo de "Galaxia Irregular Enana"( 1600X1536)

NGC 185 es una galaxia enana elíptica a unos 2,05 millones de años luz de la Tierra, mirando por la constelación de Casiopea. Es una galaxia satélite de la galaxia de Andrómeda y por tanto forma parte del Grupo Local.

Y NGC185 resuelto en cúmulo estelar globular galáctico

¿Por qué es llamada NGC 185 Galaxia Enana Irregular? ¿En qué se parece NGC 185 a una Galaxia, y en qué no se parece NGC 185 a un cúmulo estelar globular?

De nuevo:

M88, arquetipo universal de galaxia

M13, arquetipo de Cúmulo Estelar Globular

¿Dónde está la similitud entre NGC 185, las Hermanas Magallanes, etcétera, y las galaxias tal cuales son y las concebimos?

Y ahora pasemos a los Miembros del Grupo Local, la Creación Personal de Dios.

¿en qué se diferencia PGC 62387 de las Hermanas Magallanes, y por qué PGC 62387 es una galaxia irregular y no un miembro de la familia cúmulo-estelo-globular galáctico, tipo Magallanes? Se verá mejor si se compara con una de las dos Hermanas:

SDIG/PGC 63287 (3,400,000 ly)

La pequeña de las dos Hermanas Magallanes

NGC292 / SMC / PGC 3085 (210,000 ly)

¿En qué se diferencian PGC 63287 y NGC 292, la Pequeña Magallanes? ¿En que la pequeña de las Hermanas está a un tiro de piedra de nuestro Cúmulo Estelar Globular Galáctico, La Vía Láctea, y PGC 63287 a un tiro de cañón?

Por lo demás, se irá viendo, cada Miembro del Reino de los Universos que habitan el Corazón del Cosmos, Creación Personal de Dios, tiene su propia morfología, de la misma manera que cada hombre tiene su popia fisionomía individual. Llamar Galaxia a la una como a la otra es un ejercicio de ignorancia, máxime cuando lo que define a una galaxia es su movimiento libre en el espacio abierto, lo que da lugar a galaxias verdaderamente irregulares en relación al arquetipo.

Otra vista de la Pequeña Nube

El Cúmulo Globular al pie de la Pequeña Nube es el Famoso Escudo de Hércules, profesionalmente conocido como NGC 104

En el interior tenemos NGC 346. De la que se decía, siguiendo la hipótesis para ciegos que fue la CSXX, que es una central lechera de estrellas, pero que la CSXXI resuelve en tanto en cuanto una creación natural producto del encuentro de las Corrientes de Materia Libre que en forma de Polvo de estrellas y residuos de galaxias recorren el Cosmos, se avalanzan sobre los cuerpos astrofísicos y crean estos efectos especiales que llamamos las Nebulosas, de la naturaleza que observamos en nuestros propios Cielos

 

La Creación responde a un principio existencial básico. Dios decide construirse su propio Universo. Crearse su propio Mundo. Y desde el momento en que este deseo se materializó y Dios se creó un Mundo a su medida, dicho Mundo pasó a transformarse en el Centro Cosmográfico Universal. Nuestro problema es descubrir dónde queda ese Mundo creado por Dios para ser su Morada, su Patria, su Paraíso.

No, no habeis caído en una trampa. ¿O acaso hace falta aún demostrar la influencia decisiva y todopoderosa que la contemplación de los Cielos ha tenido sobre la Evolución intelectual del Hombre? ¿El despertar de la Inteligencia en el Hombre y la Configuración de los Cielos no han venido acaso formando parte de una misma ecuación desde que la Tierra ocupó su sitio en el Sistema Solar? ¿Acaso los primeros hombres no descubrieron la relación perfecta entre los cambios de las estaciones y las sucesiones de los dibujos luminosos en el firmamento, despertando por ahí la Inteligencia Humana a la existencia del primero de todos los hechos abstractos: la existencia de Dios?

¿Qué fuerza natural aparte de esta relación entre las cosas de la Tierra y las cosas de los Cielos fue la chispa que encendió en el cerebro humano el fuego de la abstracción intelectual?

Y esta configuración bioecuacional que atrajo la atención del Hombre, haciendo nacer en su Cerebro el poder de abstracción, raiz de la Inteligencia, ¿fue un producto del azar cosmológico, según afirmó el ateísmo científico del siglo XX, o su Causa se encuentra, como afirmamos los hijos de Dios, en el propio Dios, quien, usando este juego maravilloso, despertó en el Hombre Su existencia, convirtiendo la Idea de su Ser en el Fuego Original entre cuyas llamas la Zarza de la Inteligencia se abrió al Conocimiento y a la Ciencia?

¿Y toda la evolución de la Civilización qué es sino una crecimiento de esta Potencia Ontológica al servicio de un Acontecimiento Histórico Universal decisivo, revolucionario: el descubrimiento del Fin Metafísico de la Vida?

¿Qué es ese perderse en la barriga de un cosmos en constante estado de crecimiento más que la fiebre pueril de una raza primeriza en las cosas de la eternidad? ¿Y qué es la negación de la Primera Abstracción Universal más que una reacción ante el abismo entre el Principio y el Fin?

Dedicarnos, por consiguiente, a imitar a los que tienen por trabajo catalogar las cosas de la Creación sería caer en la trampa de la inteligencia que se dedica a catalogar la información que le entra por el ojo, y precisamente porque está maravillada por la cantidad que es capaz de captar se olvida que su función no es catalogar el flujo, sino procesarlo. No siendo astrónomo mi trabajo no es la catalogación sino la procesación. De aquí que no hayais caído en una trampa por el hecho de someter la Información sobre el Grupo Local desde la perspectiva de un hijo de Dios a la búsqueda del Mundo Futuro, Fin de la Vida en el Universo. Y continuamos.

La única referencia directa que tenemos sobre la existencia de un Mundo Futuro nacido para ser la Patria Sempiterna del Creador de nuestro Universo procede del Hijo de Dios: "Mi Reino no es de este mundo". Y en verdad es un hecho universal la idea de la existencia de un Mundo donde un Dios de dioses tiene su Reino. Basta abrir los textos de las religiones más antiguas para ver que más allá de sus diferencias todas coincidían en la existencia de un Mundo habitado por dioses, y sobre ellos Uno, Padre de todos, Dios de dioses. Este Dios de dioses de todas las religiones antiguas es el Dios que en su Hijo Jesucristo se reveló Padre de todos los hombres.

Ahora llega el dilema. ¿Dónde queda ese Mundo, Centro Cosmográfico Universal, a fin de poner nuestros ojos telescópicos en sus fronteras? Dilema inmenso, dilema profundo, sobre todo para una criatura que apenas si es capaz de ver lo que tiene delante de sus propias narices. Lógico es por tanto que nos centremos en eso que tenemos delante de nuestras narices antes de emprender cualquier aventura en busca de ese Mundo tan real y Material como el resto de la propia Creación.

Y es que la Idea Creacional que Dios concibiera es el plano que marca las líneas estructurales sobre las que se produce el nacimiento y crecimiento de nuestro Universo. Digamos que esa Idea y el Cultivo del Árbol de la Vida vinieron en un Todo indisociable. Y que a partir de esta Unidad indivisible entre el Cosmos y la Vida se resuelve el primero como Campo de materia prima de la que se sirve Dios para plantar el Árbol de la Vida y cultivarlo. Y la segunda como Sello en razón de cuyas propiedades particulares cada mundo es dotado de una estructura celeste típica.

El Universum, por tanto, se resuelve como una Región estelar oceánica en crecimiento cuyo volumen es alimentado por las cordilleras galácticas mediante ríos de estrellas que, transformándolas en bloques, Dios trabaja con ellos para levantar edicios celestes de la belleza y enverdagura de los Cielos que son nuestra cuna. Echémosle un ojo a la Carta de Navegación de nuestros Cielos de Origen:

"Obviamente la casualidad, el azar, las leyes caóticas de un universo sin razón propia, producto de azares y efectos fortuitos indeterminados".... (reproducción del discurso patético de la CSXX) son el culpable de esta Carta de Navegación que singulariza nuestros Cielos en el ancho Universo y le dan a su Constitución Astrofísica un valor exclusivo, personalizando nuestra Vía Láctea hasta el punto de dotarla de unas características de identificación cosmológica tal que ninguna otra galaxia de cúmulos estelares posee en todo lo ancho y profundo del cosmos.

No nos engañemos, desde la sabiduría omnisciente de los cosmólogos esta Carta de Navegación no existe y no es más que un espejismo, una ilusión óptica, verdad Omnipotente que imponen contra todo hereje en base a que habiendo viajado ellos de aquí a las fronteras del cosmos y haber vuelto y haberse cansado de darle vueltas al universo pueden afirmar y afirman que esta Carta de Navegación es relativa y sus signos de identificación desaparecen en cuanto una nave comienza su viaje desde un punto exterior a la Tierra.

A nosotros, pobres inteligencias sin ninguna opción a la palabra y todas las papeletas pro-orejas de burro, no nos queda más que caer de rodillas y comulgando con ruedas de molino, dignos hijos de nuestros padres de piedra, con la excomunión de la Academia sobre nuestras cabezas, decir: Amén.

Desgraciadamente esta Carta de Navegación sucumbió a la magia de los astrólogos y por la brujería de los alquimistas perdió su maravillosa carga científica, deviniendo un amuleto para la frente de magos de posos de café, teteras opiosas y lunas que marean. Humillada esta Obra Todopoderosa, por el valor que adquirió en las manos de una especie humana invitada a vivir en la antesala de los infiernos del Poder, los astrónomos y sus socios, siendo todos de base y por fundamento anticreacionistas, ante esta Joya de Valor Infinito tenían que arrancarse los ojos, pasar de su Brillo, centrar los telescopios en los infinitos puntos allende las fronteras, y declarar esta Joya un espejismo sin más valor en cuanto Carta de Navegación que el debido a efectos especiales, contratados por nadie, y hasta fuera de guión. Porque si esto es una Carta de Navegación, entonces... Dios existe.

Nadie ignora que la sabiduría del ateísmo se basa en su poder animal para coger una palabra, retorcerla, exprimirla, suspenderla, extraerle su alma, implantarle una nueva, reanimarla y poner en circulación una palabra fantasma. Por mi parte sería un lujo poder sentarme a escuchar a alguno de los genios de la NASA, de la ESA, de la "AQUELLA", y de la que sea, negar la Naturaleza de Carta de Navegación que dibujan en los Cielos los sistemas estelares de nuestra Vía Láctea. Hasta ahora se han limitado a mirar para otra parte. Quiera Dios darme este gustazo. Hasta entonces... Pero volveremos al tema cuando lo pida el momento. Ahora sigamos.

Imaginaos que estais en alguna parte del Cosmos y quereis encontrar nuestro Universo. ¿Lo encontrariais?

 

Bien. ¿Creeis que encontraríais el camino de regreso a casa? ¿U os embargaría aquella confusión de la Madre Tierra el día que fue abandonada al otro lado de este Océano de energía y materia donde el Espacio, el Tiempo y Dios tuvieron su Hogar? Y sin embargo somos príncipes del Universo que abren sus ojos a las maravillas de la Creación y sus almas a la palabra que brota de los labios:¡Dios! 14 billones de años luz y... el Infinito por frontera.

Pero regresemos a casa antes de que nos sorprenda la oscuridad en los Abismos y el frío de las Tinieblas nos congele el alma.

Cuando vuelas por la Creación las galaxias se mueven en el Tiempo como cuando ves una película para atrás. Unicamente cuando se entra dentro de su campo se las ve tal como son en el momento real. ¿Sabeis que hemos sido invitados a viajar por el Tiempo en las alas de nuestro Creador?

¡Eternidad, Infinito, sólo eso, palabras, por supuesto!

Y ahora, volved a contemplarla. ¿No es hermosa nuestra casa? Miradla. Qué bueno estar de vuelta.

 

Claro que sí, para convertir la Ciencia en Arte hay que amar la sabiduría y la verdad. Esta joya creada con estrellas de colores es inspiración, es amor puro por la Creación. Decidme la verdad, ¿si tuvierais el poder de convertir vuestros dedos en herramientas de artista lo haríais sólo por el placer de la belleza? Os digo la verdad, el día que Dios puso su firma en esta belleza me hubiera gustado haber estado allí para aplaudir hasta reventar. Y lo sé, que mis dedos no han sido creados para destruir, y sin embargo no puedo encontrar las palabras que expresen lo que siento contemplando esta joya creada con un número infinito de estrellas blancas, estrellas rojas, estrellas naranjas, estrellas amarillas, estrellas verdes, estrellas castañas...¡Qué forma más bella tiene Dios de hacerse amar a través de su Obra! Amigos, hermanos, bienvenidos al reino de la Creación. Un día, algún dìa...

Es evidente que el Hombre y sus Cielos no es el Primer Trabajo de Dios. Y es evidente que la Región Local la integran universos que en su día fueron la cuna de otras criaturas, al presente hijos de Dios. La intención de esta página es demostrar que la idea arquetípica de nuestros Cielos como una galaxia es un timo contra la naturaleza científica de la inteligencia humana: protagonizado por la Ciencia. Pero antes de continuar centremos los ojos en el tema. Este es un mapa general del Océano en cuyas aguas Dios ha hecho crecer las raíces del Árbol de la Vida.

Ese huevo frito con la yema marcada por el hierro de una especie de Zorro es el objeto contra el que vamos a abrir todas las baterías a fin de probar, por la estructura del resto de la Familia Láctea, que nuestros Cielos, parte de un Universo en el que todas sus miembros se ajustan a un prototipo astromolecular, no puede sino ajustar su figura a dicho standard.

A los ojos de los merlines del siglo XX era más fácil y menos trabajoso emparentar la Vía Láctea con las infinitas galaxias extranjeras que con los miembros de su propia patria. El paseo por cada uno de los miembros del Universo Local demolerá esa aberrante extrapolación subjetiva sin bases científicas de ninguna clase, excepto las que proceden de la autoridad. Habló Einstein, y el coro repite devotamente: amén, palabra de dios. Echémosle un vistazo más amplio al Universum.

Este cuadro que viene retrata los miembros principales del Universo de universos entre cuyas costas nuestros Cielos, por razones convencionales, ocupa el Centro Cosmográfico Relativo.

Y las distancias tomando como Centro Cosmográfico Convencional del Universo nuestro Sol.

Nombre Alternativo Distancia a.l.
CanMayordwarf 25.000
SagittarioDEG Sgr dShp, Sgr I dw
88.000
Willman 1 Galaxia enana o cúmulo globular? 147.000
LMC ESO 056- G 115, PGC 17223, Nubecula Major
179.000
Bootes dSph 190,000
SMC NGC 292
200.000
Ursa Minor Dwarf UGC 9749, DDO 199
240.000
Draco dwarf UGC 10822, DDO 208
280.000
Sculptor Dwarf ESO 351- G 030, PCG 3589
300.000
Sextans C Palomar 3 302.000
Sextans Dwarf   320.000
UrsaMayor dSph   330,000
Palomar 4   356,000
Carina I ESO 206- G 220, ESO 206- GA020, PGC 19441 360.000
Fornax   500.000
Leo II Leo B, UGC 6253, DDO 93, Harrington-Wilson 2
750.000
Leo I UGC 5470, DDO 74, , Regulus Galaxy
900.000
Carina II Argo, PGC 20125
1.200.000
Fenix ESO 245- G 007, PGC 6830
1.600.000
NGC 6822 IC 4895, DDO 209, Barnard's Galaxy
1.800.000
NGC 147 UGC 326, DDO 3
2.400.000
Leo A Leo III, UGC 5364, DDO 69
2.500.000
And VII Cas dSph, Cas dw
2.600.000
Cetus   2.800.000
Andromeda III PGC 2121
2.900.000
NGC 185 UGC 396
2.300.000
M 110 NGC 205
2.900.000
M 32 NGC 221
2.900.000
M 31 NGC 224
2.900.000
IC 1613 UGC 668, DDO 8
2.900.000
LGS 3 Piscis dw, PCG 3792
3.000.000
Peg dw UGC 12613, DDO 216, Peg DIG
3.000.000
M 33 NGC 598
3.000.000
Tuc dw PCG 69519
3.200.000
WLM UGCA 444, DDO 221 3.400.000
Aqr dw DDO 210, PGC 65367
3.400.000
IC 10 UGC 192 4.200.000
SagDIG UKS 1927-177, PGC 63287, Kowal's Object
4.200.000
NGC 3109 UGCA 194, DDO 236
4.500.000
Antlia PGC 29194 4.600.000
UGCA 92 EGB 0427+63, PGC 15439
4.700.000
Sextans B UGC 5373, DDO 70
4.700.000
UKS2323-326 UGCA 438
4.700.000
NGC 3109 UGCA 194, DDO 236
4.500.000
For dw ESO 356- G 004, PGC 10093
5.000.000
Sextans A UGCA 205, DDO 75
5.200.000
En la Periferia cercana
IC 5152 ESO 237- G 027
5.800.000
UGCA 86 PGC 14241 6.200.000
Cam A   6.500.000
NGC 55 ESO 293- G 050
7.000.000
NGC 1569 UGC 3056
7.500.000
NGC 1560 UGC 3060 7.500.000
GR 8 UGC 8091, DDO 155, VV 558
7.900.000
NGC 404 UGC 718
8.000.000

 

Ahora os dejo con algunas imágenes del Universo y del Cosmos. ¿ O pretendeis viajar por los Cielos sin tener ni idea de qué es lo que os espera?