cristoraul.org // El Vencedor Ediciones

Esta es la Voluntad Presente de Dios:

"Unifiquense todas las iglesias en una sola y única"

LA CREACIÓN DEL UNIVERSO SEGÚN EL GÉNESIS

 

 

 

CRISTO RAÚL DE YAVÉ Y SIÓN

 

ZWINGLIO, EL VENENO DE LA SERPIENTE

 

ANÁLISIS Y REFUTACIÓN DE LAS 67 TESIS DE ULRICO ZWINGLIO

 

En el nombre de Jesucristo:

Con el fin de que todos los hombres conozcan a su Creador la inteligencia es el Poder con el que Dios ha vestido a su Creación, de manera que no pueda el Hombre volver a ser engañado ni la Tentación tenga Poder sobre la voluntad de sus hijos.

Desgraciadamente este Poder Divino con el que el Creador ha vestido a su Creación es usado por muchos para hacer todo lo contrario; en lugar de rechazar la Mentira se sirven de este Poder para hacer de la Mentira el medio por excelencia para esclavizar la voluntad de sus congéneres. Siguen el camino de Satanás, quien conociendo las leyes de la Ciencia del Bien y el Mal usó su inteligencia para arrastrar al Género Humano lejos de su Creador; y lo que es más monstruoso, para hacer del Hombre un enemigo de Dios, y declararle la Guerra a su Reino.

Arrastradas a este campo de batalla las naciones de todas las épocas hemos estado luchando, desde la Caída y Ruina del Primer Reino del Mundo, cuyo rey fue Adán, padre de Noé, padre de Abraham, padre de David, padre de Jesús, hijo de María de Nazaret, hija de Sara, hija de Eva, en el ejército equivocado.

El Poder Divino que nos fue dado para crear un Mundo establecido sobre la Verdad, la Justicia y la Paz, por el Odio y la Envidia de Satán hacia el Rey de los Cielos, cuyo Trono deseaba hacer suyo: ese Poder Divino vino a transformarse en nuestros padres antiguos en lo que las garras y la fuerza bruta les son a las bestias. En nuestros padres la Inteligencia dejó de ser un Poder Creador para transformarse en un Poder Destructor. El ser humano vino a emparentarse con las bestias, ente ellas la más letal, la más peligrosa, para sí mismo, para todas ellas, y para la propia Tierra.

A la altura del Segundo Milenio de nuestra Era, en especial en el Siglo XVI, la Inteligencia buscó liberarse de la Ley por la que ese Poder Creador había estado buscando su Camino hacia su verdadera Naturaleza. La Civilización Cristiana, una vez descubierto el Nuevo Mundo, se halló al borde de dar un gran salto cualitativo en la Historia. Así que no miento diciendo que a principios del Siglo XVI el Mundo Cristiano Europeo se halló en la misma posición, aunque las circunstancias fuesen distintas, en las que se halló el Reino Mesopotámico bajo Adán, su primer Rey, el Alulim de la Lista Real Sumeria. Aquel Primer Rey de los hombres se halló al borde de dar un Salto Histórico Maravilloso: la Proyección de las fronteras geográficas naturales de su Reino a las Cuatro Regiones de la Tierra. Es decir, extender su Civilización a la plenitud de las familias del mundo.

No pudo ser. Intervino en aquel Proyecto un factor antinatural, extraño, que se había mantenido en el alma de un Dios Oculto, quien manipulando las circunstancias de la Adolescencia Ontogénica que vivía el Hombre se aprovechó de su Inocencia para conquistar su Pensamiento y emparentarlo con el del Príncipe de las Tinieblas, ese mismmo Dios Oculto que sobreviviendo a su propia decadencia hizo suya la Mente de otro hombre, Lutero por nombre. Esclavizado por este Dios Oculto se vino a imponer en el Siglo XVI no la Ley de la Fraternidad Universal en Dios Creador sino la Ley de la Dictadura de los príncipes elevada a condición divina como camino a la Civilización de la Plenitud de las Naciones. 

Para conseguir ganarse la Voluntad de aquel Primer Rey, Satán se enfundó las vestiduras de un ángel Enviado por Dios para abrirle a al Reino de Adán la puerta de la Guerra Santa. No por el Amor sino por la Guerra el Primer Rey extendería las fronteras de su Reino a todas las familias de la Tierra. Acorde a aquel Dios Oculto que vive en Satanás tal era la Voluntad de Dios, y así debía cumplirse.

Miles de años después, la Redención ya acometida, la Europa Cristiana ya afirmada, aunque bajo ataque mortal, y habiendo puesto sus pies en la otra orilla del Océano, cumplida la Profecía del Señor y Rey Jesucristo: sus piernas a ambas orillas del Océano, Satanás volvió a la carga, y vistiendo a su siervo de enviado de Dios sembró en el Reino Cristiano Europeo la Semilla de la Guerra Civil Fratricida que, si todo le saliera bien al Enemigo del Rey Divino y del Hombre, desde dentro le abriría al enemigo la puerta a Roma. Una vez destruido el Reino de Jesucristo en Europa el trabajo de miles de años sería reducido a polvo y la Civilización, hundida para siempre jamás en el bestialismo, ya nunca volvería a renacer. Dios, Creador del Género Humano, habría perdido la Batalla por la Salvación del Hombre, y el Rey de los Cielos, Jesucristo, tendría que arrodillarse delante de Satán, su Enemigo.

Sobra decir que un Plan de Destrucción de esa magnitud no fue planeado de la noche a la mañana. Satanás llevaba siglos planeando esa Batalla. El Sueño de los Obispos Católicos tras la Victoria sobre las convulsiones medievales de los dos siglos precedentes relajó la Vigilancia de los Cardenales y regalándose la confianza de la Invencibilidad se entregaron a todos los vicios y perversiones contra los que Cristo entregó su Vida. La perversión del pensamiento en que se establecieron, que mientras permaneciesen dentro de la sotana ni el mismo Juez Todopoderoso podría pedirles cuentas de sus delitos, pensamiento que fue el Origen de la Reforma cuando fue usado precisamente contra ellos, fue la causa del grito de Guerra contra la Iglesia que se oyó lo mismo en Alemania que en Italia e Inglaterra.

Pero si los Siervos de la Iglesia fueron perversos y en el convencimiento de que ni aunque violaran a la Madre de Cristo podrían ser juzgados por Cristo mientras cometiesen sus crímenes ad maioren dei gloriam; la maldad en la que se establecieron los Rebeldes Protestantes fue confundir a los siervos con la Esposa del Señor.

Los siervos del Señor son los siervos de su Esposa. El Sacerdote es Siervo de la Iglesia; pero la Iglesia es la Esposa del Señor. ¿Y desde cuándo el Señor y su Esposa pueden ser condenados por la perversión de sus siervos?

Los siervos responderán ante su Señor de los delitos por los que la Gloria de su Santa Esposa fue manchada. Los siervos, no la Esposa, es la que se sentará ante el Tribunal del Señor para responder de sus crímenes y delitos contra la Madre de su Descendencia.

Esta Realidad diferencial entre el sacerdote y la Iglesia fue la que cegados por Satanás los Rebeldes Protestantes no supieron comprender. Ya se lo dijo el Señor y Rey a su Pueblo: “Si tu brazo o tu ojo te escandaliza, sácatelo, córtatelo, que mejor te será entrar en el Reino de Dios manco o tuerto que con el brazo y el ojo enfermo ser arrojado al Infierno”.

Desde el Obispo de Roma al sacerdote más humilde todos son sacerdotes, y como tales sacerdotes todos son siervos de la Iglesia, y en cuanto tales forman parte de su Cuerpo, pero mientras que el Sacerdote está bajo la Ley del Señor, y si enfermo con malignidad debe ser amputado del Cuerpo, la Iglesia es la Esposa del Rey de los Cielos y como tal permanece por la Eternidad al lado de su Señor, de quien es su Cuerpo Visible delante de su Reino Universal Sempiterno.

No decimos nada más. Ni digo nada menos. La Pornocracia maligna en la que los siervos de la Iglesia cayeron mientras el Rey de los Cielos le abría a su Reino en la Tierra las fronteras al Nuevo Mundo es conocida de todos. El historiador que pasa por alto la inmundicia que aquellos siervos arrojaron sobre la Gloria de la Esposa del Señor no es un historiador, es un miserable. Pretender anular la Ley del Señor sobre su Cuerpo en razón del servicio a siervos instalados en el delito, haciendo de la Sotana un Exorcismo contra el Propio Señor y Juez de toda su Casa, no es de historiadores, es de esclavos sin moral, sin ley, ni honor ni dignidad.

El Dilema en que el Dios Oculto de la llamada Reforma Protestante encerró a unos y otros tiene su Reflejo Original en la Caída de Adán y Eva, y el consecuente Fratricidio entre sus hijos.

Recuérdese la Guerra de los Treinta Años.

Obviamente si los siervos fueron delincuentes y sirvieron al Diablo en la creencia de servir a Cristo, los otros creyendo servir a Cristo sirvieron al Diablo al ofrecerle la Cabeza de la Esposa de Cristo en una bandeja a los príncipes de este mundo.

Ciertamente Dios Padre previno esta Contienda desde antes de Liberar al Diablo de su Prisión a principios del Segundo Milenio de nuestra Era. Su Hijo conoció esta Contienda interna y la profetizó en la Parábola de la Siembra Maligna.

Dadas las circunstancias de la Liberación y estando en el Horizonte la Bandera de la Salvación de la Plenitud de las naciones, era necesario recrear en el Siglo de Lutero el acontecimiento que tuvo lugar en el Siglo de Adán, a fin de que el Futuro pudiese liberarse y vestido del Poder de la Inteligencia Jesucristiana nuestro Siglo blindase la Voluntad del Género Humano con el Pensamiento de Dios.

Dios juzgará a todos. Nosotros no somos nadie para juzgar a los hombres que protagonizaron los acontecimientos del Pasado. Pero la Inteligencia nos ha sido dada para descubrir la Mentira y deshacer esas cadenas pintadas de oro por el Diablo y la Muerte para atraer a todos los ignorantes a la misma prisión en la que será encerrado por la Eternidad el autor y Dios Oculto de la Reforma, Satanás por nombre.

Las 67 tesis de Zwinglio acompañaron a las de Lutero en el esquema general que el Diablo se hizo mirando a la Destrucción de la Iglesia Católica y la Conquista de Roma por el Imperio Otomano. Ya conocemos en qué quedó ese Plan Maligno. El Imperio Otomano ha desaparecido de la Tierra. La Esposa del Señor y Madre de su Descendencia está más viva que nunca, y, aunque en su Vejez, le ha engendrado Descendencia a su Señor.

Lo que pasó, pasado está. No somos quienes para juzgar a nadie, pero sí que somos quienes para combatir las Mentiras que les han sido legadas a las naciones cristianas, a fin de que liberadas de ellas encuentren abierta la Puerta a la Fraternidad Universal perdida. 

Zwinglio, siervo del Diablo, aunque en su ignorancia, pues tanto él como sus hermanos de armas contra la Iglesia creyeron estar sirviendo a Dios; Zwinglio basó su Pensamiento anticatólico (y por tanto anticristiano, como demostraré en el análisis de las tesis que publicó y defendió pisando sobre el cadáver de todo el que se le opuso) en las 67 frases lapidarias que siguen y que abriré en canal para que arrancada la máscara se le vea el rostro al verdadero autor y productor de la Rebelión Protestante contra la Esposa del Señor, su Esposo Jesucristo, y Dios, Padre de ambos Esposos.

 

PRIMERA PARTE

1

Yerran y ofenden a Dios todos los que dicen que nada vale el Evangelio si no es confirmado por la Iglesia.

 

Comenzamos. Y preguntamos: ¿De qué evangelio está hablando el autor de esta tesis? ¿Ha existido acaso algún otro evangelio fuera del que selló con su Sangre el Espíritu Santo, y legado por Cristo a su Esposa Católica en herencia sempiterna Ella defendió durante los XVI siglos que transcurrieron desde el Nacimiento a la Reforma, y ha seguido defendiendo en su Pureza Original desde el Siglo XVI a nuestros días?

¿Acaso no fue confirmado el Evangelio que el Señor en su Testamento le legó a su Esposa, la Iglesia Católica Romana,  por el Espíritu Santo en el Concilio de Nicea?

¿No quedó en ese Concilio establecido por Dios: Padre, Hijo y Espíritu Santo, que el Evangelio Verdadero y Único que descendió del Cielo y se hizo Carne: es el recibido en  Herencia por la Esposa de Cristo de la mano de los Apóstoles?

¿Cómo entonces puede existir otro evangelio que el confirmado por Dios en el Concilio de Nicea y en propiedad exclusiva y sempiterna de la Santa Madre Iglesia Católica Romana y Apostólica?

Pregunto: ¿Cuántos evangelios conocieron su edad de oro desde que fue escrito el primero de todos por el Espíritu Santo?

Los llamaron los Apócrifos. Éstos fueron escritos por magos y judeocristianos que buscaron, unos manipular a las masas, y los otros confundir a los verdaderos cristianos. La lectura de tales  panfletos anticristianos no dio fruto más allá de permanecer en círculos gnósticos sin futuro.  En el Concilio de Nicea el Espíritu Santo que vive en la Esposa del Señor echó al fuego esos evangelios de la infancia y de los seudoapóstoles, confirmó como Verdadero y Único Evangelio de Dios el Canon Bíblico Católico, Herencia de la Iglesia, según el Testamento de su Esposo y Señor

Igualmente el evangelio de Arrio fue  echado al fuego por el Espíritu Santo. Y con él lo fueron los distintos evangelios que envueltos en sotanas pretendieron venir de Dios. De tal forma y manera que una vez entrada en su Herencia, “pues donde hubo Testamento era necesaria la muerte del Testador”, la Iglesia recibió de Dios la Confirmación del Evangelio que le fue legado por su Esposo, y nadie puede venir con otro evangelio que el que posee en Herencia la Esposa del Señor y Madre de su Descendencia: a no ser que venga del Diablo, el Enemigo de la Corona de Jesucristo, Esposo de la Iglesia y su Cabeza Espiritual sempiterna.  De manera que cuando Ella dice: “El Cuerpo de Cristo”, y el Pueblo responde “Amén,”  el Pueblo cree y vive que Ella es ese Cuerpo, del que el Sacerdote es parte viva.

ASÍ PUES: ¿Quién era este ladrón que pretendió levantar a los hombres para desheredar a la Esposa de quien al Señor Dios, nuestro  Rey Jesucristo, le debía Descendencia?

¿Acaso le dio Dios al Hijo de su Corazón una Esposa con entrañas estériles como tierra seca que nunca dará fruto? Entonces ¿por qué el Espíritu Santo dijo?: “La Creación entera aguarda con el corazón en un puño el nacimiento de los hijos del Señor, la Gloria de la Libertad de los hijos de Dios por Herencia”.

De nuevo: ¿De quiénes fue la sangre que se vertió en Italia, España, Francia y Grecia durante los tres siglos que fueron desde la Resurrección al Concilio de Nicea? ¿No fue ese el precio que la Iglesia Católica y sus pueblos pagaron por el evangelio en propiedad sempiterna? Pues aunque recibido en propiedad por el Testamento de su Señor, el precio de conservarlo en sus manos y preservarlo hasta el fin de los tiempos en su Poder fue pagado con la sangre italiana, española, francesa y griega. Así que habiendo Confirmado el Evangelio al precio de la Sangre Católica Romana, ¿quién era ese ladrón que vino a robarle a la Iglesia su Herencia?

No ofende quien dice la verdad. La verdad ofende a quien ama la mentira. No yerra Dios, yerra quien cree que puede enfrentarse a Dios y poner de rodillas al Creador del Universo.

En esta Primera Tesis el ladrón de almas que la firmó descubrió sus cartas, sus intenciones, y la magnitud de la hipocresía con la que firmó sus tesis se descubre en la que sigue:

2

He aquí resumido el Evangelio: Nuestro Señor Cristo Jesús, el verdadero Hijo de Dios, nos ha dado a conocer la voluntad de su Padre celestial y con su muerte inocente nos ha redimido y reconciliado con Dios.

 

La hipocresía del lobo bajo la piel del cordero no puede ser más transparente. La bestialidad de la inteligencia del pueblo al que se dirige, no es menos cristalina.

El que escribe presenta la tesis como si durante 16 siglos ninguna nación ni ningún hombre hubiesen escuchado semejantes palabras, como si el Espíritu Santo en los Apóstoles no hubiese regado las naciones de la Europa Romana con este  evangelio.

El que escribe, Zwinglio, tubo al que leía por un animal incapaz de comprender una sola letra, y que prefería justificar su discapacidad intelectual sacándose voluntariamente los ojos. El lector no quería ver que quien firmaba era un ladrón de almas que para bendecir su robo se apropiaba del evangelio confirmado por la Iglesia Católica en el Concilio de Nicea, recibido de las manos del Espíritu Santo, quien a su vez lo recibió de las manos del Hijo de Dios, a quien le fue confiado por Dios, su Padre, y por ambos, Hijo y Espíritu Santo sellado con Sangre y entregado en heredad a la Esposa del Señor Jesús, de quien tendría su Descendencia, a la espera de la cual la creación entera mantendría su corazón en un puño: el Puño de Dios.

Así pues no sólo no hay evangelio otro sino el Confirmado por Dios y por Él testado a la Esposa de su Hijo, nuestro Rey Jesucristo, sino que quien predica otro evangelio viene del Diablo y su rey y señor es Satanás, bajo cuya bandera, como se verá durante este análisis, cabalgó el firmante de este evangelio anticatólico. Su anticristianismo es flagrante cuando dice:

3

 

Por eso es Cristo el único camino de salvación para todos los hombres que fueron, son y serán.

 

Y Cristo es la Cabeza de la Iglesia, Su Cuerpo, según el Designio Omnisciente y Todopoderoso de Dios Padre: “Serán los dos un solo Ser, una única Realidad: Cristo”. De manera que siendo el Esposo el Camino no puede haber Camino fuera de la Iglesia Católica, Su Esposa. ¿O se puede seguir a la Cabeza pero no al Cuerpo de Aquel a quien se sigue?  ¿Acaso los Apóstoles no  sellaron la Unidad sempiterna entre Cristo y su Esposa, a cuya Boda fueron invitados estando el Señor entre Ellos? ¿No le dieron Ellos a la Esposa el Testamento de su Esposo, cuyo Evangelio ha sido el de Ella desde ese Día hasta el Nuestro?

¿Lo que Dios unió con la Sangre del Espíritu Santo puede ser separado por el Diablo? 

¿Una Criatura se atreve a retar a su Creador a un duelo a muerte y cree en su demencia poder vencer al Señor del Infinito y de la Eternidad, YAVÉ DIOS, Padre de Jesucristo?

La hipocresía del firmante es la de aquella Serpiente Maligna que se acercó a Eva con palabras envenenadas encerradas en una botella dorada.  Zwinglio escribe : “Cristo es el único camino de salvación”. ¡Aleluya! Palabras jamás oídas en las montañas de  los cantones helvéticos, palabras que jamás conocieron eco entre las grandes cimas de los Alpes suizos. “Señoras y señores: El Camino es Cristo, ayer, hoy y siempre”, y el pueblo salvaje de las montañas dobla sus rodillas y dice:

“Amén amén amén,

Cristo es Dios,

y Zwinglio su profeta”.

4

Cualquiera que busque o indique otra puerta yerra e incluso es un asesino de las almas y un ladrón.

 

En efecto, el mismo Zwinglio al cerrar la Puerta de la Iglesia, que es Cristo, se denuncia a sí mismo como asesino de almas y un ladrón. Porque ¿de quién está hablando y a quién está denunciando al decir eso? ¿No está escrito en el Evangelio confirmado por la Iglesia que la Puerta es Jesús, y que Jesús es el Cristo de Dios? ¿Estaba acusando el ponente a la Iglesia por haberle mentido al mundo y decirle que la Puerta a Dios, y por consiguiente a la Vida eterna, era y  es su Esposo, Jesucristo? ¿O lo que pretendía este Zwinglio era  poner otra puerta a la vida eterna que no era ni podía ser otra que él mismo?

Pues sabemos que la Puerta es la Doctrina, que bajó del Cielo y se hizo Hombre, Obra Maravillosa de Dios, que en sus Profeta ya la anunciara diciendo “Haré una Obra Maravillosa tal que si os la contara no os la creeríais”. En efecto, la vieron y no la creyeron. En lugar de hablar Dios le dio a su Doctrina un Cuerpo que se podía tocar, ver, hablar con Él.  Cristo Jesús era esa Obra Maravillosa anunciada en sus Profetas. La Doctrina era Él. Él era la Puerta. Una Puerta Viva, Divina. Y quien trae otra doctrina y separa a la Esposa del Esposo, es un asesino de almas, un ladrón al servicio del Infierno. Lógico por tanto que el ladrón denuncie a su enemigo de lo que precisamente él es con el fin fin de confundir a quien lee y alejándole de la Puerta del Paraíso, que es Cristo Jesús, lo conduzca a la puerta del Infierno.

La fuente de la astucia de aquel siervo del Sembrador Maligno se  descubre en la siguiente tesis.

5

Por consiguiente, todos cuantos enseñan falsas doctrinas diciendo que son iguales al Evangelio o que valen más que éste ignoran lo que es el Evangelio.

 

¿Y qué es lo que estaba haciendo este siervo del Sembrador Maligno si no enseñar una falsa doctrina según la cual Dios no le dio Esposa a su Hijo? ¿Acaso incluso en las traducciones de estos siervos malignos no se lee que el Esposo estaba entre los Invitados, sus Discípulos? ¿Quién era su Esposa? ¿No lo dijo el Espíritu Santo? : “Cristo es la Cabeza de la Iglesia” Y si Cabeza, de la Iglesia, la Iglesia es ese Cuerpo en el que se cumple la Palabra del Todopoderoso y Omnisciente Creador del Cosmos: “Buscarás con ardor a tu Marido, que te dominará”, es decir, “será tu Señor”. En cuya Unión se cumple cobra Vida la Palabra Todopoderosa Palabra del Padre de la Eternidad, cuando dice: “Serán los dos, Esposa y Esposa, una sola cosa: un Ser Único, una Realidad  Indivisible Sempiterna”.

¿No fue ésta la Doctrina del Espíritu Santo que haciéndose Apóstol a la Imagen y Semejanza del Señor sembró la Semilla de la Vida eterna en las naciones romanas? ¿Qué falsedad enseñó la Esposa de Cristo a las naciones europeas? ¿Qué Evangelio distinto al que le fue Testado por su Esposo defendió Ella durante los 16 siglos transcurridos desde Su Resurrección? ¿De qué estaba acusando este siervo del Sembrador Maligno a la Esposa del Señor?  ¿Estaba manipulando la pornocracia de los siervos para matar a la Esposa del Señor?

En verdad esos siervos responderán de sus conductas, por cuyos actos fue blasfemado el Nombre de la Esposa, y el Juicio del Señor será acorde a Justicia. Pero el Juicio sobre quienes usaron esa perversión de los siervos para entrar en la Casa del Señor buscando  Matar a su Esposa, ¿cómo será?

Que Dios los coja confesados ese Día, porque es de justicia que el amo y sus siervos sean sujetos de la misma condenación. ¿Quién es pues el que ignora lo que es el evangelio sino quien no entiende que Cristo es la Doctrina de Dios Hecha Carne, cuya Carne es la Iglesia Católica, su Santa Esposa y Madre de su Descendencia, según lo dispuesto por Dios Padre desde antes de ser ambos concebidos, según lo escrito: “Tu Descendencia se apoderará de las puertas de sus Enemigos”.

Evidentemente esa Descendencia no se refería a la Casa de Abraham, pues su nación fue destruida por sus enemigos. Pero Sí a la Casa de Cristo, a Cuya Descendencia Legó en su Testamento la Victoria sobre los Enemigos de su Reino.

Este es el Evangelio de Dios por el que su Hijo entregó su Vida. Y siendo Todopoderoso dobló sus Rodillas ante la Sabiduría de su Padre y Dios, en cuyo Corazón la Esperanza de Salvación de la plenitud del Género Humano  le fue confiada en Testamento a su Esposa, la Iglesia, de quien le vendría, como a Sara en su Vejez, esa Descendencia engendrada para Vencer. 

Obra Maravillosa desde el principio al Fin es la de Dios en su Hijo. Obra contra la que el Sembrador Maligno se levantó y contratando a siervos, a los que escondió bajo sotana, puso en sus bocas el veneno del Odio con el que conducirían a las naciones cristianas a la Guerra Civil Fratricida en la que han vivido desde la Rebelión Protestante hasta  finales del Siglo XX.

Si Zwinglio y sus hermanos en el Anticristo hubiesen conocido la Sabiduría de Dios se hubiesen cortado la lengua antes de proferir un asola palabra contra la Iglesia Católica, la Esposa del  Señor, Cristo Jesús: el Verbo hecho carne, el Evangelio, la Doctrina Viva de Dios en Cuerpo de Hombre.

 

6

Porque Cristo Jesús es el jefe y capitán por Dios prometido a los hombres y por Dios enviado

 

Los siervos del Sembrador Maligno hacían suya la Cristología de la Iglesia para lanzándola contra la propia Iglesia levantarse como héroes delante de un pueblo de ignorante y brutos, discapacitados intelectuales en las cosas del Cielo y de Dios.

La sotana fue la máscara que el Diablo les dio a sus siervos para Ocultar el origen de la luz que iluminaba sus rostros. Y aun así en sus palabras se descubre el desprecio al Hijo de Dios, cuya Gloria Divina reducen a ser un mero capitán y jefe de los ejércitos de Dios.

La Gloria del Rey Todopoderoso que Dios le ha dado a su Reino, a cuyos pies ha puesto Dios toda su Creación y en cuyas Manos ha depositado su Padre la vida y la muerte de todos los pueblos de la Creación, Jesucristo: Dios Hijo Unigénito, el Señor que con su Omnipotente Palabra le ordenó a  las infinita estrellas de los Cielos que ocupasen sus lugares en las Constelaciones del Firmamento, la Gloria del Señor de todo lo que existe en la Tierra reducida a la de un mero jefe y capitán. La Gloria del Todopoderoso Hijo de Dios que con su Brazo le aplastó la Cabeza al Príncipe de las Tinieblas y nos abrió el Camino al Árbol de la Vida Eterna, cuyo Fruto es el AMOR, la Gloria del Hijo por el que el Corazón de Dios Padre late, y su Espíritu vive en la Felicidad, reducida a la mera gloria de un capitán y jefe.

He aquí el evangelio del Zwinglio. A todo esto y a nada más que esto se redujo el nuevo evangelio de este siervo del Sembrador Maligno. El orgullo de los brutos y salvaje montañeses alpinos fue salvado, ensalzado, y glorificado gracias a este apóstol de este nuevo evangelio que bajó de su Trono al Hijo de Dios y lo rebajó a la altura de cualquier otro hombre, un mero capitán y jefe ... Eso sí, prometido a los hombres y enviado por Dios …

7

… para que él fuese la salvación eterna y la cabeza de todos los creyentes. Estos son su cuerpo que, sin Él, sería un cuerpo muerto, incapaz de emprender nada.

 

En verdad únicamente quien jamás leyó a los Padres de la Iglesia podía asumir una sola palabra de este mensajero de las tinieblas como si este apóstol maligno estuviese predicando una doctrina jamás oída. Visto esto no es de extrañar que estos mensajeros cegasen a todos los pueblos que les siguieron cerrando la Puerta de los Padres de la Iglesia mediante el subterfugio de la Sola Biblia.

Evidentemente la prensa apenas si se había inventado, y apenas un 1% de la población europea del momento sabía leer y escribir. Este detalle es ocultado por todos los historiadores del Siglo XVI. El analfabetismo de la población europea del siglo XVI era cuasi absoluto. Y no solo en las clases sociales bajas, sino que muchas de las casas pertenecientes a las clases aristocráticas firmaban con una X. El Renacimiento, hoy tan célebre, fue un fenómeno de élites. Hoy nos maravillamos de los Miguel Ángel, Rafael, Galileo, y congéneres, pero en aquellos días, sobre el terreno,  el Renacimiento, como el Humanismo, fueron movimientos muy elitistas. La inmensa mayoría de la población europea era analfabeta, ignorante y, en consecuencia, bruta.

La Rebelión Anticatólica le cerró las puertas al Renacimiento en las naciones que aplastadas por el  Puritanismo Protestante cegaron las vías a la Difusión del Conocimiento de los Padres de la Iglesia de un sitio y del otro a la Herencia Filosófica y Científica Clásica. Tenían la Biblia, ya no necesitaban leer ningún libro otro.

El Delito contra la Civilización que, una vez la Imprenta descubierta, cometió la Rebelión Protestante cegando esas vías y  reduciéndolo todo a la Biblia, como si la Biblia hubiese sido descubierta y nunca antes conocida,  es un delito contra Humanidad que dando por fruto la Guerra de los Treinta Años pesa sobre la Conciencia de las naciones que cultivando en el futuro aquella ceguera y el odio correspondiente pusieron las bases de las Guerras Mundiales del Siglo XX.

El Cultivo de las Lenguas Clásicas que el Renacimiento con tanto esmero entregó al Humanismo, cultivo del que se esperaba producir una elevación de la Inteligencia Europea mediante el acceso de las naciones a la Herencia de los Padres y Clásica, fue traicionado por una Rebelión Anticristiana que se sirvió de la inmoralidad de unos siervos blasfemos para seguir encerrando a los pueblos cristianos en la brutalidad que procede de la ignorancia.

La manipulación contra Humanidad por quien tiene por Guerra Santa la destrucción del enemigo que se crea en su cabeza, y hace depender la vida de todo el universo de la suya propia, sembró en el Odio a las Naciones Católicas aquel Fanatismo que andando el tiempo las conduciría a todas al campo de batalla de Gog y Magog, en el que el Amo de tales Rebeldes confió destruir la Civilización Cristiana bajo las botas de Stalin e Hitler.

Parece natural que unos listos se aprovechen de la ignorancia de tanto analfabeto para montarse un sistema de vida en el que ellos serán los nuevos dioses, vivirán como tales y como tales matarán a todo el que se levante para arruinarles el negocio. Esto ha sido siempre así.

Los Elegidos del Dios Oculto de la Reforma Proptestante mataron a muchos, p murieron descansando enobre las olas del mar de sangre que derramaron a la salud de sus egos psicópatas. Psicopatología que no admitía que nadie les dijera qué es la verdad y qué es la mentira. Psicopatología por la que ellos estaban en comunicación directa con Dios  y de Dios recibían la orden de matar a todo el que se opusiera a sus designios de destruir a la Iglesia Católica.

Del Diablo no se podía esperar otra cosa, pero de hombres criados por esa Iglesia… El que nace de un Traidor se convierte en traidor. El Amo traicionó a Dios, sus siervos traicionaron a la Esposa del Señor. Como dijo el sabio: “Nada nuevo bajo el sol”. Porque decir que sin Jesucristo todo hombre está muerto y pretender hacer creer que se dice algo nuevo suena a imbecilidad tan enorme que derivando de ella comprendemos la enormidad de la ignorancia en la que vivieron los pueblos del Siglo XVI.

En verdad Jesucristo es la Cabeza de toda la Creación por Disposición de su Padre. Él es Rey Sempiterno Todopoderoso, Juez Universal Omnisciente, Señor Omnipotente y Sumo Sacerdote Universal, Cabeza de la Casa de los hijos de Dios, de manera que todo lo que existe tiene vida por Amor a Él.

En fin, esta es la Doctrina del Espíritu Santo en los Padres de la Iglesia. Antes de que la Siembra Maligna comenzara en Alemania esta Doctrina ya estaba escrita; era el Legado de los Padres de la Iglesia.

Sin embargo esta Tesis no está refiriéndose a esta Doctrina. Para nada. El ponente está desafiando al Espíritu Santo. Zwinglio no se refiere a la Gloria del Hijo de Dios, sino a la de Cristo, Cabeza de la Iglesia, a la que aparta, y negando a Dios afirma que todos los hombres, siguiendo la demencia de Lutero y de sus discípulos, todos los hombres son sacerdotes.

¿Perdone?, ¿quiere decir que todos los Israelitas eran sacerdotes?

El Antiguo Templo de Jerusalén da lugar a uno Nuevo, que baja del Cielo. Cristo es este Templo. El Nuevo sigue recibiendo el Nombre del Antiguo porque este Antiguo es el Prototipo del Nuevo.

El Antiguo Templo de Jerusalén fue el Corazón y el Alma de una Religión. Dios lo erige a fin de que el Prototipo sea el Original a cuya Imagen se levantará el Nuevo.

Y así se hace.  El Servicio Aaronita pasa y cede su Lugar al Sacerdocio Cristiano. En el Antiguo el Sumo Pontificado pasaba de padres a hijos. En el Nuevo Sacerdocio Dios instaura un Sumo Sacerdote Divino, que no pasando deviene Sumo Sacerdote Universal, Cabeza de todos los Sacerdotes Cristianos, todos siervos de Dios, un Cuerpo Santo al Servicio del Nuevo Templo, Templo Vivo, Eterno, en el que se adora a Dios y ante el cual únicamente el Sumo Sacerdote Divino puede mantenerse de pie en su Presencia.

Era este Nuevo Templo del que Jesucristo es la Cabeza de todos los sacerdotes cristianos que suceden al sacerdocio aaronita por Disposición Divina: este era el Templo que el Sembrador Maligno se dispuso a echar abajo. Y contrató  “al hijo de la perdición” a fin de que atacando su Edificio desde distintos puntos echaran abajo sus muros, abriesen puertas por donde entrar y acabaran con la Esposa de Cristo.

Muerto al Cuerpo, acabada la Cabeza.

Muerto el Cuerpo, Cristo quedaría impotente para seguir obrando en el mundo. En palabras de este discípulo del hijo de la perdición: Dios, sería un cuerpo muerto, incapaz de emprender nada.

La demencia consiste en echarle un pulso a Dios. Retar a Dios fue la perdición de aquel quien un día fue llamado hijo de Dios, por nombre Satán.

 

SEGUNDA PARTE

 

Es lo propio de las serpientes escupir su veneno. No en vano Dios llamó Serpiente a quien hasta entonces llamó hijo, y a quien vemos más tarde, aun habiendo soltado su veneno, presentándose ante  Dios como si nada hubiese pasado. Los sabios de todos los tiempos en su infinita ignorancia  tomaron la palabra al pie de la letra y donde Dios llamó “Serpiente” a Satán ellos vieron una serpiente. Y aun cuando está demostrado por los milenios vividos que las bestias no hablan, los sabios de todos los tiempos para salvar su infinita ignorancia  afirmaron que todo fue una mentira, que jamás existió un sitio llamado el Edén, ni Dios existe.

Es la condición natural de los elegidos según el mundo ponerse la máscara del Diablo para ocultando su verdadero rostro presentarse como ángeles que vienen en nombre de Dios. Incapaces para ver su verdadero rostro en el Espejo del Hijo de Dios, que el Diablo  escondió tras la máscara de sabiduría bajo la que enterró sus infinitas ignorancias, los elegidos no reconocieron nunca más Verdad que la propia y por ella se juraron meterle fuego al mundo, siguiendo en todo el ejemplo de Satanás, su Maestro, Señor y Rey.

Zwinglio fue otro de los muchos que por su conducta fueron la antítesisde Cristo. Donde Cristo puso su vida antes que tomar la de sus enemigos, ellos pisaron el cadáver de sus críticos; donde Cristo puso Misericordia con el pecador, ellos pusieron la pena de muerte para todos los pecadores... Y basta: “Por su obras los conoceréis”. Y por sus obras digo que fueron miembros del Anticristo, su Señor y Amo. Y en obediencia a su Amo éste siervo del Diablo escribió lo siguiente:

8.

De aquí se colige: Primero: Todos los que viven en Cristo como cabeza son sus miembros e hijos de Dios, o sea, la Iglesia o comunión de los santos, la esposa de Cristo, la «Ecclesia Catholica», es decir, universal.

 

La Doctrina del Dios es esta: Su Hijo es la Cabeza de todos los Poderes de su Reino. Jesucristo es la Cabeza de los ejércitos de YAVÉ Dios; Jesucristo es la Cabeza del Tribunal de Justicia de Dios; Jesucristo es la Cabeza del Sacerdocio del Templo Universal en el que se Adora a Dios.  Jesucristo es Rey, Juez y Señor. Unos son sacerdotes, otros son soldados, otros son ministros, otros somos Ciudadanos de su Reino. Así que ¿de dónde procede este veneno por el que cada hombre es un dios, a la vez soldado, ministro, sacerdote y ciudadano del su Reino? ¿Cada hombre es rey, señor y sumo sacerdote de la Casa de Dios? ¿Es esto lo que significa ser hijo de Dios?

Necios, sabios de infinita ignorancia a quienes vuestro Amo y Señor OS VISTIÓ DE ENVIADOS DE DIOS, eso mismo que decís que sois es lo que pidió Satanás y le negó Dios, y en rebelión,  Satán, esa Serpiente Maligna, le declaró la Guerra a su Reino.  ¿En qué cabeza cabe que Dios, el Creador del Universo, cuya Perfección  supera la imaginación y la ciencia de todo hombre, conciba un Edificio Social sobre las bases de un Individuo que al mismo tiempo es rey, juez, sacerdote, ministro, pastor, y ciudadano? ¿Habéis perdido el juicio? ¿Acaso merece la pena discutir semejante tesis?

Si estuviésemos entre aquella masa de bestias brutas que llenaron los Alpes suizos en el siglo XVI ciertamente la pena de muerte sería nuestra condena. Es el pago del Diablo contra sus enemigos. Que pagaríamos con gusto, pues la gloria de los santos es el Paraíso; pero el pago del Diablo a sus siervos es el Infierno. Así que si aún hay algún demente que se crea rey, señor, juez, sacerdote, ministro y ciudadano, es decir, un clon del Hijo de Dios en persona, que dé un paso adelante.

Discutir esta tesis es hablar con un loco. Sigamos leyendo su demencia:

9.

 Segundo: Así como los miembros corporales nada pueden si no son regidos por la cabeza, tampoco puede nadie nada si está en el cuerpo de Cristo sin su cabeza, que es Cristo.

 

En efecto, por esto la Destrucción de la Iglesia, del Sacerdocio Católico, del Cuerpo de Cristo: fue la prioridad del Diablo, matando al Cuerpo hacía de su Cabeza, Dios Hijo Unigénito, un Poder sin fuerza en la Tierra.

Y aquéllos enviados del Infierno cumplieron a la perfección con su trabajo al servicio del Diablo, su Amo. Si no consiguieran su objetivo no fue por las ganas que pusieron los esclavos de la Serpiente, por cuyas bocas el Veneno se esparció en abundancia por toda Europa, conducida como una bestia a la Guerra Fratricida de los Treinta Años.

¿Necios de infinita sabiduría, cuál será sobre vosotros el Juicio del Todopoderoso y Omnisciente Jesucristo en el Día de vuestro Juicio?

Necios enviados del Diablo que os hicisteis pasar por Enviados del Señor Jesucristo, ese Enemigo al que pretendisteis destruir destruyendo su Cuerpo en la Tierra. Queriendo salvar el Honor de Cristo os comportasteis como el loco que para acabar con su dolor de cabeza se corta el cuello.

Yo digo que temblareis de espanto cuando el Señor cuya Esposa buscasteis destruir, y a cuyo pueblo condujisteis a la Guerra Civil, os despierte de los muertos y os llame a responder de vuestro servicio al Diablo.

Y ay de vosotros todos los que acogisteis en vuestros pueblos el Veneno de la Serpiente como Miel bajada del Cielo. Si a vuestros descendientes les queda aún un gramo de inteligencia os arrancarán de la lista de sus ancestros.

Pero el delito de los siervos del Sembrador Maligno, dando por muerto el Cuerpo y descolgada la cabeza, se consumó  cuando en su locura se plantearon crear un nuevo cuerpo a la medida de cada uno, de los que ellos serían sus cabezas... Y la cabeza de ellos sería Cristo, elevándose de esta manera a la condición de los dioses a la manera que la Serpiente le dijo a Adán: “Serás como los dioses”.

Adán lloró en gritos que subieron al Cielo cuando comprendió el Engaño y la Traición de la que fue sujeto. Aquellos siervos del Diablo no lloraron sino que bailaron el baile del Infierno sobre los millones de cadáveres de Cristianos sobre los se edificaron cuerpos, y sobre los que ellos serían sus cabezas ... y las cabezas de ellos serían Cristo, y la Cabeza de Cristo es Dios... Ergo, ellos eran dioses y como tales tenían en sus manos el Poder de la Vida y de la Muerte. Y en ejercicio de esta divinidad alcanzada en vida este siervo de Satanás hablaba así:

 

10.

Si ya actúan los hombres neciamente cuando sus miembros obran sin contar con la cabeza y en consecuencia se hieren entre sí y salen perjudicados, igualmente obran neciamente los miembros de Cristo si intentan emprender algo sin su cabeza: Cristo. Lo que hacen es herirse a sí mismos y sobrecargarse con leyes imprudentes.

 

¿Quién es este que sujeta el Comportamiento de quien es Dios Hijo Unigénito a la conducta de seres que no somos más que un pedazo de barro cuya existencia depende de la Palabra de Dios? ¿Quién es este necio que habla de Dios como si fuese un simple mortal al que se le puede encadenar y poner de rodilla? En lugar de seguir el ejemplo del Cristo del que habla, en lugar de gritar VADE RETRO SATANÁS, este  necio, como Lutero, como Enrique VIII, como Calvino, se puso de rodillas al precio de ser dios por un día. En su vanidad exenta del poder de la cabeza, escribió que:

11.

De aquí procede el que veamos cómo los preceptos promulgados por gente que llamamos «clérigos», referentes a su boato, sus riquezas, su rango, sus títulos y leyes son la causa de toda necedad; porque no concuerdan con la cabeza.

 

De la serpiente el veneno en verdad.

 

CONTINUARÁ.