cristoraul.org

LA ESTRELLA DE LA MAÑANA

FE DE VIDA: TESTIMONIO DE FE. EL DIARIO DE LA ETERNIDAD

PDF

2018

EL DIARIO DEL EBRO. UN POETA EN EL INFIERNO

MP3

2019

MY GUITAR JOURNEY TO THE UNKOWN

PDF

2020

DIVINA JUVENTUD

 

2021

FE DE VIDA :TESTIMONIO DE FE

1

HOLY-DAY EN EL FIN DEL MUNDO

2

EL DIARIO DE LA MOREA

3

ENSAYO CORINTIO: SOBRE EL REINO DEL HIJO DE DIOS Y LA LIBERTAD DEL HOMBRE

 

Esta es la hora de las piedras de sangre sobre las playas del fin del mundo, de los vientos húmedos bajando de campos de guerra, cargados de olor a carne achicharrada y huesos calcinados. Este es el día de las montañas quemadas por el infierno, de las cenizas de un mundo caminando hacia su cementerio. Este es el tiempo de los océanos cavilosos contando barcos a fuerza de látigo cargando esclavos, prostitutas, ladrones, criminales, aventureros, piratas, dioses por un día, pobres diablos al siguiente. Este es el año de las esperanzas asesinadas en las entrañas de los sueños, y sacrificadas en el altar de las pasiones siniestras. Este es el siglo de los rayos de sol cabalgando las olas del mar de los destierros, de mis labios con sabor a sal, de mis ojos posados en las distancias, atravesando el horizonte de los siglos secretos, silenciosos, agazapados tras los muros de los milenios. Esta es la noche de tu cuerpo en las sombras, brillante como soles en las tinieblas viajando hacia la tierra de mis brazos, alzados hacia las nubes, esperando la lluvia de los puntos finales, cuando la realidad se cierra a nuestros pies buscando redención lejos de la Tierra. Este es el mensaje de los salvados por la campana del amor. Este es el cuento del diablo entrando en el infierno de tus piernas, de ríos que revientan y hacen suyas las casas desde donde ojos de águilas sobrevuelan montañas a la caza de satanes hablando de progreso, inyectando en las venas el veneno de su miseria.  Esta es la época de los vientos, de los rayos y de los truenos, de las tormentas, huracanes, tifones y olas de hielo y de fuego escribiendo en la pared los signos de los tiempos. Esta es la era del principio después del fin del mundo, de la resurrección después de la muerte, de la victoria en la derrota, de la capa de ozono cosiendo su manto con hebras atómicos, de los volcanes siguiendo la batuta de la sinfonía de los locos. Este es el tiempo de los ríos de estrellas que de las galaxias bajaron al océano de los Cielos. Este es el eco de las infinitas lenguas perdidas en los apocalipsis de los mundos, de la ruina de los imperios , de los dioses arrodillados ante el Creador del Paraíso Perdido, de la inocencia conducida a torturas infernales. Este es el día del fin del mundo, esperado con el corazón en un puño, soportando el ataque de las tinieblas, pesadillas que parecían nunca acabarse, dolores en el alma, en la mente, en los huesos, en la carne; en el subconsciente el grito de la muerte, Dios no existe, Dios ha muerto, y el Fantasma Sagrado de los Rebeldes dando paso al Fantasma de los Infiernos concebido en los salones de la ambición sin límites de los poderosos, ¡SER COMO LOS DIOSES!

14

Grecia sigue ardiendo. A 50 kms del fin del mundo una nube apocalíptica extiende sus brazos de muerte contra el reino de las plantas. Los bosques arden sin solución. Bendito Covid.  El Covid ha enterrado todos los problemas. De pronto no existen más problemas en este mundo. De repente todas las crisis se han solucionado, y de repente Afganistán resucita del cementerio de la Edad Media. El Terror regresa de su tumba y todo lo que se les ocurre a los genios de los mass media es reírse del fracaso de los USA. Ya habrá tiempo para llorar. Ya habrá tiempo para lamentarse. Pero por ahora todos a seguir en la cueva del Covid, seguros de estar vivos, de no morir mañana. ¡Qué puedo decir! Sé que el Rey de los Cielos ha determinado desplegar sus fuerzas y extender la Ciudadanía de su Reino a la plenitud de las naciones. ¡Y quién podrá poner sobre la mesa su brazo y retarle a un pulso! Esta es la hora final de los dioses de barro, más allá de las leyes ellos, ellos que hacen las leyes, intocables mientras roban, matan, mienten, manipulan, condenan, libres para hacer lo que quieran cuando quieran y como quieran, la demencia es su reino. Creen tener la sartén por el mango; están ciegos, no ven que ellos están en la sartén, la leña está preparado, la cerilla que le prenderá fuego está en la mano del Rey de los Cielos. Una sola palabra diré: Saltad cuanto antes, salid de la sartén.

15

¡Dios, Tú eres la razón de nuestra existencia!, no permitirás que nuestros enemigos levanten sus pies sobre nuestros huesos, ¡si no se arrepienten caigan en la olla en que han querido enterrar a tu Reino!

Escucho sus discursos, los muros no pueden guardar silencio, la maldad que conciben no tienen nombre, no entienden que han tropezado en la misma piedra que Satán, creen que pueden ordenar el Universo a su capricho, someter al Creador a su concepción del Universo.

Tú, Señor, me diste Inteligencia para leer las raíces de las letras, analizar sus venenos ocultos, comprender de qué va y qué pretenden. Tú, Señor y Rey mío, me has formado en tu Conocimiento, me has mostrado la maldad que conciben los que se tienen por dioses de los hombres y creen que pueden escribir el futuro de la Humanidad, ¡como si ellos hubiesen creado Cielos y Tierra!

De sus palabras no hago credo, de sus ideologías ninguna quiero, los sabios se han vendido al Poder y no entienden que fuera de , Jesucristo, mi Rey y Señor, no hay Poder.

Viven en una quimera, ¿qué es el Poder? Si se compra y se vende por dinero ¿es Poder?

¿Cuánto pagaste Tú, Señor, por crear la Luz, el Firmamento, la Biosfera, la Luna, el Sol y la Tierra? Llaman Poder a la maldad que viene de la Ignorancia. No quieren creer que el Día de Descanso ha terminado, que Dios le ha vuelto a meter mano a su Creación, y quien no quiera vivir en su Reino se puede ir al Infierno.

16

        Lo que desde el principio estaba escrito “Polvo eres y al polvo volverás” se acerca. Abrid los ojos, mirad bien. ¿Paz? ¿Dónde hay paz cuando la justicia es una ramera? ¿Libertad? … ¿con bola y cadena?

¡Por fin el fin del mundo!

La Tierra no puede beber más sangre, su estómago no puede soportar más carne humana. Va a vomitar al hombre que parió entre las estrellas. La fiebre del Poder es un mal espíritu que entra en los corazones orgullosos, los arrastra a creerse más allá del bien y del mal, y ciegos hacen su camino a la ruina cantándole a la vida.

¿Dónde está el Poder sino en tu Boca, Jesucristo? Tú dices, y así se hace; a una palabra Tuya un océano de estrellas se mueve en la dirección que Tú le marcas. ¿Qué hacéis hombres? Miraros en el espejo, sois polvo, vivís por el Poder del Hijo de Dios. ¿No sabéis leer, no leéis lo que está escrito? “Polvo eres y al polvo volverás” ¿Hombre, quién te ha dicho que puedes burlar el Poder de la Palabra de Dios? Cesa, tus planes son perversos, tu visión del futuro es una versión patética de la inteligencia a la que aspirabas. ¿Esto es todo lo que puedes hacer, crear bombas de fuego, y olas víricas? ¿Es esta tu Tercera Guerra Mundial: una Tiranía Global?

La Puerta al otro lado del Fin del Mundo es JESUCRISTO; el que entre conocerá la vida al otro lado del Fin del Mundo que la Caída puso en activo. Quien se niegue, al polvo volverá. Esta es la Salvación de Dios.

17

Cae la noche sobre este rincón del fin del mudo rodeado por fuegos. El agua hierve. Las olas flotan, los peces se han marchado a profundidades más saludables, quien dispara su arco al mar sale con las manos vacías. La Luna está de rodillas, la Osa Mayor reza, Venus llora lágrimas de cristal. ¿Dónde estás Adán?, ¿dónde estás Eva? ¿No hay ya acaso hombre en la Tierra que rece con las estrellas?

Tengo palabras del Rey, mi Señor; así le dice JESUCRISTO a su Enemigo: “De aquí no pasarás, este siglo será tu entierro”. Y yo siento vibrar mi espíritu con la fuerza de la Criatura que adora a su Creador.

18

Esta es la palabra del hombre que ha viajado por la eternidad de la Mano del Hijo de Dios, a quien el Hijo de Dios le ha mostrado las cosas de los Cielos y de la Tierra. Cuando nací fui cual potro salvaje e indomable, el rey de la pradera, y mi pradera era la Tierra. En mi juventud el Señor me dijo: “Eres mi hijo, no temas, yo estaré contigo todos los días de tu vida”. El Diablo me vio, la Muerte me persiguió; y como guerrero que es sacado del campo de batalla, ensangrentado, herido de muerte, fui depositado a las orillas del río de la vida por tres tiempos y medio. La Sabiduría que al principio estuvo con la Tierra en las Tinieblas, soportando su corazón para que no se desvaneciera y la Confusión no la destrozase, estuvo también conmigo. Y llegado el tiempo el Rey regresó a mí, y dándome la Mano me levantó de mi humillación:

“¿Qué ves, hijo?”.

“Veo a los príncipes de tu Reino vestidos de hortelanos, con azadones en las manos, y a la Palabra de Dios: Recoged las malas hierbas, arrancadlas y separadlas de las buenas. El que no se convierta, no vivirá; y ponen manos a la obra”.

Mi alma alza su vuelo hacia las alturas,: Bendito sea Dios que me ha bendecido viendo este Día, el Día del fin del mundo, el Día en el que los dictadores, tiranos, genocidas y todas las especies de la escuela de Satán, serán desterrados de la Tierra.

19

 “Yo soy la Viña y mi Padre es el Viñador”.

Me ha bendecido el Señor con mucho fruto, bueno y abundante, que a su tiempo Dios, el Viñador, dará a gustar a todas las gentes.

El Señor es mi tierra, las raíces de mi espíritu, si Él retirara de mí su Espíritu sería yo como cepa a la que se le niega el agua, se la entrega a la muerte, se seca, y es arrancada por el Viñador.

Pero el Señor me ha bendecido con fruto, bueno, abundante, y a su tiempo el Viñador dará a gustar del Vino de su Viña a todas las gentes.

Bendigo a Dios, porque me ha dado a luz en su Viña, y a mi Señor, porque me amó como a hijo desde el momento en que eché en su Ser mis primeras raíces. ¡Qué bueno es Dios, qué bella es su Viña! Tiene la belleza del Señor.

Me ha bendecido el Señor con mucho fruto, bueno y abundante, que a su tiempo Dios, el Viñador, dará a gustar a todas las gentes.

El Vino de la Viña de Dios resucita los corazones, levanta los brazos sin fuerza, hace resplandecer en la inteligencia la luz de la Sabiduría: el Vino de la Viña del Señor emborracha pero no mata, es savia viva que penetra el ser de los hombres y los hace fuertes, inteligentes, pacíficos, buenos, valientes, amables, fértiles, felices.

Me ha bendecido el Señor, la Viña, con mucho fruto, bueno y abundante, que a su tiempo Dios, el Viñador, dará a gustar a todas las gentes.

 

20

Si nace el sarmiento en tierra agreste, su fruto es indigerible, pasa el hombre y se abstiene, su jugo es fuerte como el veneno, el estómago lo repele, para nada sirve, es planta mala, cueva de serpientes. Pedidle a Dios, vosotros que amáis el conocimiento y en la inteligencia os sentís como en el Paraíso, pedidle a Dios que os plante en su viña, es Viña Eterna, vuestro fruto subsistirá por la eternidad, vuestro nombre será garantía de gloria, vuestra Marca será Dios, y se dirán los hombres, es uva de la Viña de Dios. El Señor es la Viña y Dios es el Viñador.

El Señor es la causa de mi existencia. Por eso le amo, porque he nacido en su Viña, y viviré para siempre delante de sus ojos. Si Dios me arrancase de su Viña mi vida sería la del sarmiento arrojado al fuego. Mi alma se moriría antes de ser tocada por la primera llama.

En el Señor está toda la Ciencia. ¿Creéis que conocéis todas las ciencias, hombres de poca fe? ¿Por qué entonces todo lo que sale de vuestras manos deviene arma de destrucción? ¿Os creísteis superiores a Dios y os atrevéis a ponerle leyes a su Creación? Sois como el sarmiento agreste al que el caminante en su desesperación se agarra, y vive la ilusión de haber vencido a la muerte, para enseguida morir a los pies de los muros de la Viña del Señor. ¿Qué le hubiese costado llamar para que el Señor le abriese la puerta de la Salvación? Malo es el orgullo, mortal cuando se mezcla con la envidia de quien quiere ser como el Señor. ¿Puede acaso la Criatura ser igual a su Creador? La sabiduría de la destrucción está abierta a todos, la Sabiduría de la Creación le pertenece a Dios, y de su Ciencia su Viña vive y se alimenta. Por esto yo amo a Dios y viviré para siempre delante de sus ojos.

Si Dios me arrancase de su Viña mi vida sería la del sarmiento arrojado al fuego. Mi alma se moriría antes de ser tocada por la primera llama.

¡Qué gloria puede ser mayor que ser una Cepa en la Viña de Dios! Vengan los vientos duros del norte lloviendo hielo, vengan los temporales del sur cargados de agua diluviales, o venga el verano como fuego que todo lo devora, el Sarmiento de la Viña de Dios participa de la Naturaleza del Señor, es espíritu de su Espíritu, ser de su Ser, parte de su Existencia, y como el Señor es ser del Ser de Dios, espíritu del Espíritu de Dios, parte del mismo Dios, las Cepas de su Viña participamos en todo de su naturaleza, y por el Señor somos llamados hijos de Dios.

La naranja en los suelos, la nuez en la maleza, el higo en la hierba, todas las cosas participan de la naturaleza de la tierra de la que vienen. Cuando la tierra muere, todos mueren.  Sólo la Viña del Señor permanece viva, activa, alegre, dando fruto de vida eterna para que todos los que coman de la Vid Divina vivan para siempre. Esto es Obra de Dios, la Viña es suya, Él es el Viñador, y esta es mi alegría, saber que no soy yo, sino Él quien hace crecer en mi ser las Uvas de Su pensamiento.

Cual su Palabra, su Pensamiento es oro que viste de riqueza el ser del pobre de espíritu y amándole en su desnudez mantiene esa desnudez delante de sus ojos para que no se engría y se olvide que la Cepa sin la Viña es nada. Yo me he dicho, cómo avergonzarme de mi desnudez cuando Tu pensamiento es oro de valor incalculable a mis ojos, aún entre los pobres soy rico porque Tu amor es lo único que a mis ojos cuenta. A mí ¿qué? todas las piedras preciosas sobre las que fundan su grandeza los ricos de este mundo, ni todas las armas de fuego sobre las que se sustenta el Poder de los grandes de la Tierra. Mi Pensamiento está más allá del Poder y de la Riqueza de los hombres. Sus nombres desaparecerán, serán un capítulo oscuro en la historia de la Tierra, el de tu hijo, Señor, permanecerá para siempre delante de Tus ojos.

 

2

PEDRO Y EL HIJO DEL REY

SAN JUAN, 21

15

Cuando hubieron comido, dijo Jesús a Simón Pedro: Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que éstos? Él le dijo: Sí, Señor, tú sabes que te amo. Díjole: Apacienta mis corderos.

16

Por segunda vez le dijo: Simón, hijo de Juan, ¿me amas? Pedro le respondió: Sí, Señor, tú sabes que te amo. Jesús le dijo: Apacienta mis ovejas.

17

Por tercera vez le dijo: Simón, hijo de Juan, ¿me amas? Pedro se entristeció de que por tercera vez le preguntase: ¿Me amas? Y le dijo: Señor, tú lo sabes todo, tú sabes que te amo. Díjole Jesús: Apacienta mis ovejas.

18

En verdad, en verdad te digo: Cuando eras joven, tú te ceñías e ibas donde querías; cuando envejezcas, extenderás tus manos, y otro te ceñirá y te llevará a donde no quieras.

19

Esto lo dijo indicando con qué muerte había de glorificar a Dios. Después añadió: Sígueme.

 

 

¿Quién eres tú, Pedro, para decirle a tu Señor “de aquí no pasarás, allí no entrarás?”. ¿No le ha dado Dios a su Hijo el Señorío sobre todas las obras de sus Manos? ¿Quién te has creído que eres para cerrarle las puertas de las naciones a su Reino? ¿Te has aliado con los poderes de este mundo?, ¿te lamentas por los enemigos y le das la espalda al Pueblo de tu Señor?

Como Ayer, Hoy, su Pueblo, esparcido por todas las naciones, es perseguido, física y moralmente, y tú, Pedro, ¿te atreves a abrir la boca en defensa del enemigo de tu Señor? ¿Quién te crees que eres para mantenerte de pie delante de Dios? ¿Te has olvidado que el Nuevo Templo se hizo a imagen del Antiguo, y únicamente el Pontífice Divino, tu Señor, el Rey, mi Padre, se mantiene de pie, ve y habla cara a cara con el Señor del Infinito y la Eternidad, su Padre, YAVÉ DIOS?

Le ha dicho Satanás a sus Discípulos, “el reino es de los poderosos de la Tierra, ¿qué parte tiene el Rey y Señor de los Cielos y de la Tierra en las cosas de este mundo?”. Y tú, Pedro, ¿les has dado oídos a quienes se conjuran para detener que el brazo de Caín caiga sobre Abel?

Mi Padre, Tu Señor, creó los Cielos y la Tierra; desde el primero al último rincón de la Tierra le pertenece por Derecho Divino, ¿y dices tú, Pedro, recogiendo las palabras de los poderes de este mundo: “que cada nación se ocupe de sus problemas”?

¿Cuándo y en qué momento el Creador del Cosmos ha renunciado a su Creación? ¿Dónde has leído tú que haya abolido Dios su Decreto de Señorío a favor de su Hijo, y entregado la Tierra a Satanás? ¿Quieres acusar a Dios de crueldad por su Sentencia de Destierro Eterno contra Satán?, ¿pretendes difamar la Incorruptibilidad de su Justicia llamando a estrado su Misericordia para ser sometida a Juicio?

Pedro, la Vejez te ha cegado los ojos y no ves con los ojos de aquella Juventud que no podía soportar la sola idea de engañar al Espíritu Santo.

Me ha dicho mi Padre, tu Señor: “Tú eres mi hijo, yo te he engendrado hoy, yo te llevo de la mano, y tú llevarás a Pedro adonde no querrá ir, porque yo te he engendrado para hacer mi voluntad”.

 

Tu Ley, Rey mío, es como rosa de primavera en la oreja de una madre adorada por sus hijos. Tu Justicia es jardín de delicias, la Libertad se expande por las tierras como el azahar por el valle en flor. Cada Palabra Tuya es un diamante entre perlas perfectas. El Derecho Divino de los hijos de Dios tiene en tu Boca su Templo, su Casa, su Fortaleza.

Yavé Dios, Tu Padre, te ama más que a todas las estrellas del universo, nada tiene valor delante de Él si no estás Tú. Tú eres la Vida de su Corazón, la Fuerza que mantiene vivo su Espíritu Creador. 

 

¿Qué hacéis hombres, creéis que podéis vivir sin aire, sin agua, sin sol? Como está muerto quien puede vivir sin pan ni agua, así quien se niega a ser Ciudadano del Reino del Hijo de Dios vive muerto, su existencia es la de una cosa.

Sabedlo: El mundo le pertenece al Rey de los Cielos, y nada ni nadie puede quitarle el Señorío que Dios ha puesto en sus manos. Convertíos y vivid, aceptad la Verdad, Dios puede levantar las tierras y hundir ciudades, hundir islas y levantar mares. Convertíos al Rey de los Cielos, Dios Hijo Unigénito, no sea que como cosas Dios os barra de la faz de su creación.

Pues como durante dos mil años habeis atacado el Reino de Dios, porque durante dos mil años habéis levantado terremotos y maremotos contra la Casa del Rey de los Cielos entre las naciones, así el Rey de la Tierra va a levantar un terremoto que cubrirá la faz del mundo, y todas las casas que no sean de su Reino se hundirán, se levantarán sus cimientos, y sus muros caerán como paredes de papel ante el avance del huracán de su Gloria.

No seáis insensatos, convertíos al Rey de los Cielos y de la Tierra, Jesucristo, o pereceréis bajo las piedras que caerán sobre vuestras cabezas.

Creedlo: No habrá Guerra Mundial, por mucho que os esforcéis en invocarla, la Muerte no volverá a segar las naciones; su hoz, como hierro que se funde, se derretirá en las manos de quienes la cojan, y quien no doble sus rodillas ante el Rey, Jesucristo, perecerá.

 

3

HIJOS DE LA TIERRA

 

He aquí un pajarillo en su nido que oyendo al viento abre las alas, y se lanza a cielo abierto. Se levanta sobre el bosque, vuela los montes, cruza valles y ríos, mesetas y desiertos, mares y océanos, y elevándose hasta las alturas va y posa su ser en las manos de su Creador. Este le dice: Yo te he creado a mi imagen semejanza, no le tendrás miedo a los tiranos, a los dictadores de este mundo, que torturan y atormentan a mi pueblo. Tú eres mi brazo entre los hombres.  Golpea torres y muros, murallas y puertas. Teme sólo a Dios, tu Señor. Diles a los reyes de la Tierra, a los poderosos que han desnudado a la Paz y han entregado las naciones a la Guerra: Vais a morir, convertíos al Reino de Dios, mirad que aún estáis a tiempo, este es Día de Misericordia; si no te escuchan mío es el Juicio, y tú no dejarás piedra sobre piedra de la casa del dictador y del tirano, del genocida y del enemigo de Dios.

Hijos de la Tierra ¿quiénes os creéis que sois para deciros, resistiremos el Poder de Dios, doblaremos su brazo, destruiremos su trono, echaremos abajo su casa, el universo seguirá nuestra ley? ¿Cuál es vuestra ley? Vuestra democracia es una quimera, bella por fuera, una dictadura entera por dentro. Vuestro oro, con el que compráis vuestras coronas, es la piedra que atada a vuestros pies os arrastrará a lo más profundo del abismo; vuestros ejércitos, con los que aterrorizáis al pueblo, es el hacha que se cierne sobre vuestras cabezas. Ya está presta la mano que la levantará para segar tronco y raíces, ramas y hojas, talará el árbol y se le prenderá fuego al suelo que sostuvo la semilla del mal. Porque así dice el Rey: Si yo le doy el Poder a mi siervo y éste delante de un crimen a ser cometido se sienta a disfrutar del espectáculo ¿no lo llamaré yo a juicio para ser acusado de delito de traición al poder por mi conferido para alzarse entre Caín y Abel y mantener la Paz entre hermanos? ¿Qué es la Paz sino el brazo que detiene el paso del fratricida? Y decís vosotros: Cada cual es señor en su casa y es libre para asesinar a sus hermanos. Hijos de la Tierra, ¿acaso fue Satán quien dijo “Haya Luz”? Pues que os habéis dicho: Sea Satán nuestro Rey, yo os digo Mirad que no seáis condenados a su imagen y semejanza, pues el Juicio del Rey no puede ser abatido.

¿Es el Reino de Dios un reino de cobardes? ¿Acaso el Modelo Divino a cuya imagen y semejanza has sido creado el Hombre tiene en la cobardía, en la crueldad, su cuna? ¿No nos ha sido dado por gloria tener por Modelo al Hijo Vivo de : Jesucristo? ¿Dónde el cobarde en El, dónde el miedo a la muerte en El? ¿Acaso no descendió a la tumba para levantándose abrirnos los ojos a la vida eterna? Dios, su Padre, nos ha abierto la Puerta a su Mundo y vosotros decís: ¿Quién es Dios y quién es su Hijo para negarnos el descanso eterno en el polvo? Hijos de la Tierra, ¿acaso le dice la obra a su creador: ceja, que no quiero existir? ¿No os oís a vosotros mismos, no escucháis la voz de la locura cuando os decís los unos a los otros: Dios ha muerto?

¿Será llamado pacífico, príncipe de la paz, el cobarde que viendo venir el genocidio se retira del campo debatalla, entregando al pueblo a su holocausto? ¿Es la Paz un teatro en el que toman asientos dictadores, tiranos y demócratas para asistir al espectáculo de la matanza de un pueblo? Por e sto los hijos de Dios aplaudiremos el Juicio de Rey Dios cuando llame a todos los espectadores a responder de sus crímenes delante de su Tribunal. Necios, si no tenéis misericordia del pueblo tenedla de vosotros mismos, echad abajo ese teatro antes de que los ejércitos del Rey os cerquen y le prenda fuego a vuestra gloria, y muráis dentro.

¿Será más bella la paz de los muertos que la paz de los vivos? ¿Por qué entonces en vez de Paraíso no creó Dios un Cementerio? ¿Por qué no permaneció su Hijo entre los muertos?

Dios vestirá la Paz con su Fuerza y el Rey desplegará sus ejércitos sobre la Tierra; esta es obra de Dios, y mi ser dobla sus rodillas delante de su Gloria.

 

 

4

LA GLORIA DE LA LIBERTAD DE LOS HIJOS DE DIOS

 

La verdadera libertad ¿no es la de Dios? Todo lo puede, hace lo que quiere, nadie puede decirle lo que debe o no debe, Él dice y así se hace, no hay fuerza en el Cosmos que se plante delante de su Poder Creador y le impida a su Verbo realizarse. La Libertad de Dios es plena. Al decir Divina reconocemos que el Creador tiene un conocimiento de Sí Mismo forjado en la Eternidad del Tiempo y en el Infinito del Espacio.  YAVÉ, Señor del Cosmos y de todo lo que existe, vive una Concepción de Dios, y ésta personalizada en su Ser. Quien es Dios y el que es Dios el fruto de una Formación vivida durante una eternidad, durante la cual Dios y YAVÉ devinieron una sola Persona: YAVÉ DIOS, por todos conocido como el Padre de Jesucristo, nuestro Rey Divino. Decir que Dios tiene Libertad Plena, decir que su Libertad es Divina nos implica a nosotros en el Pensamiento, de camino levantando nuestra inteligencia a la definición de lo que es la Libertad, para nosotros, los hombres. La Historia está ahí para dar cuenta del crecimiento del significado, en esencia y sustancia, de la Necesidad de la Libertad. Vivir en libertad, ser libres, amarla, no perderla, expandirla a todos los vientos, abrazada por todos los pueblos. Por suerte o desgracia sabemos lo que significa la Libertad... porque la perdimos. Y la hemos vuelto a encontrar. Ahora sabemos lo que significa la Palabra Libertad. A vida o Muerte. La Libertad es un Derecho Sagrado, su abolición, su encadenamiento, el desprecio a su esencia y sustancia, es un Delito contra la Humanidad. A nivel humano. En la escala de los hijos de Dios, negar la Libertad a otro ser humano es un Delito contra Dios, nuestro Creador, que nos creó para formar nuestro espíritu a Su imagen y semejanza de los hijos. La Libertad no sólo debe ser defendida, sino salir en defensa de quienes son privados de ella. Sin tregua. Sin concesiones. Sin pactos diabólicos. Ni Estado, ni Organización Mundial, ni Ideología de locos para locos que vendieron su Libertad a cambio de pan y agua. Mejor hombre muerto que esclavo vivo. Esto es a todos los niveles, sean los hijos de Dios del Cielo, sean los hijos de hijos de la Tierra, esta esencia y sustancia de la Libertad es Universal. Es Divina. Viene del Creador a su Creación. Somos su Creación. Somos libres y aspiramos a una Libertad Humana Plena en tanto en cuanto Derecho Divino. NO es una exigencia, viene en la Paternidad que Dios extiende sobre sus Criaturas, en la que engendra hijos para su Casa, Hermanos para su Hijo.

 ¿Podemos concebir, como creación, mayor gozo que vivir la libertad de un hijo de Dios? Nuestra Libertad, por Amor, deviene Plena. Es decir, nacemos, como hijos, heredando una visión de lo que significa ser hijo de Dios. Conocimiento que se recibe por la Iglesia, cuyo Mano apunta siempre y por siempre a su Señor, Jesucristo, hijo verdadero de Dios, nuestro Modelo, y Modelo Universal para todos los hijos de Dios, presentes y futuros, nacidos y por nacer. NO tenemos una visión de nuestra Naturaleza, en cuanto hijos de Dios, acorde a la sangre, sea roja, o azul. NO necesitamos inventarnos un Modelo a cuya Imagen y Semejanza ser formados. Dios nos lo dio. Nos dio a su Hijo Amado. Lo hizo Hombre. No lo vimos con nuestros ojos, pero La Sangre de Cristo, en su Iglesia y en su Pueblo, nos lo personifica como si lo tuviésemos delante. La Palabra cobra vida, saltamos de las sombras de la Muerte a la luz de la Vida Eterna. EL Camino que hacemos es tierra eterna. Vivimos en la eternidad, aquí. NO mañana. Aquí, Hoy. Aquí comienza nuestra Aventura en la Vida Divina. Bienvenidos al Reino de Dios. Somos Ciudadanos del Reino de Dios. Vivimos a la Luz de su Justicia. Somos libres. Nuestro Pensamiento es el Pensamiento de Cristo. Amamos tener por Rey al Hijo Amado de Dios. La Paz de su Reino universal se basa en la Justicia, Divina, incorruptible, insobornable, ella misma hija de la Verdad. Y la Verdad la conocemos. El Hijo Primogénito de Dios es su Unigénito. Todos hemos sido creados de la Materia del Cosmos. Su Unigénito fue engendrado en Dios y por Dios. Su Unigénito es su Victoria. La Victoria de YAVÉ, Creador del Big Bang. La Victoria de su Concepción del Dios. Dios no puede ser creado. Por esto dijo Dios: “Yo te he engendrado Hoy, pídeme y te daré los confines del universo”.  Y, en efecto, así fue, lo hizo Señor de toda su Creación, y elevándolo al Trono del Rey de su Reino, Dios puso en sus manos la Vida y la Muerte de todas las criaturas. Por esto le confesamos con nuestra Madre la Iglesia, diciendo de ese Hijo: Dios Verdadero de Dios Verdadero, engendrado, no creado, de la misma naturaleza Divina del Padre”. Sobran las palabras, quien sume o reste abre la puerta de las tinieblas. Ahora bien, si alguno quiere irse con el Diablo al Infierno del Destierro ad eternum, que se lo piense. La Libertad es Sagrada, tienes el Poder de rechazar o vivir la Verdad. Pero es bueno saber los pros y los contras, qué es el Paraíso de Dios y que es el Infierno al que la Muerte te llama. NO respondas, no la mires, ni te des la vuelta. La única voz que se debe escuchar es la Voz de la Sabiduría. La Sabiduría nos dio al Hijo de su Esposo y Señor por Luz y Guía. Bajo nuestros pies hay tierra eterna y polvo del olvido.  Cada cual elige, creer en Dios: Padre, Hijo y Espíritu Santo; o no creer como acto de libertad. ¿Se suicidan libremente las personas? El suicida toma la decisión de acabar con su vida. ¿Qué circunstancias sociales lo arrastraron al abismo? ¿Quiénes pusieron la horca y rodearon su cuello con la soga?

Volviendo al tema principal, diré que cuando el Hijo de Dios se hizo Hombre ésa Libertad Divina permaneció plena en ÉL. El Hijo de Dios tenía Libertad para subir a la Cruz, o no subir. “YO doy mi vida de mí mismo”. SU Padre no le negó a su Hijo la Libertad natural a Dios, SU Libertad Natural, la Libertad Divina de SU Hijo. Jesucristo no perdió jamás su Libertad Divina. ÉL se sujetó a la Sabiduría de SU Padre en razón de SU Amor a Dios y al Hombre, SU Creación. El Hijo Amado de Dios se hizo Siervo siendo ÉL mismo Dios. EL Hijo Amado de Dios puso su Libertad Divina a los pies de su Padre; SU Padre en ningún momento le negó su Libertad Natural Divina; sino que dejó en las manos de su Hijo el Futuro de SU Creación.

Luego sabemos que la Libertad se sujeta a la Sabiduría Divina, y lo hace por AMOR. Tanto ama el Hijo de Dios a su Padre  que por Amor a Su Sabiduría puso a sus pies su Libertad Divina, esa Libertad de quien siendo Todopoderoso hubiera podido darle fin al Mundo Antiguo y haber dirigido la Historia del Género Humano acorde a su Voluntad, la Voluntad de quien siendo Dios tiene Poder sin límites para realizar SU Voluntad propia.

¿Pero se puede ser Hijo de Dios y no tener el gozo de vivir esta Libertad Natural Divina? EN el caso contrario ¿no sería una quimera dicha Paternidad del Creador sobre su Creación Viva? Le bastaría a Dios no declararse Padre de su Criatura Humana para que lo antinatural, en la Filiación, deviniese natural, por la no Paternidad del Creador sobre su Creación. Y sin embargo el Libro de la Creación del Género Humano es claro y no deja lugar a dudas: “Hagamos al Hombre a nuestra Imagen y Semejanza”. Y quien habló es Dios.

Interpretando lo cual tenemos dos puertas. Por la una entramos en el reino de Satán, la Serpiente Antigua del Edén, para quien la Libertad del Ser, natural a quien ha sido creado a la Imagen y Semejanza de su Creador, es Libertad Natural Divina. Y por la otra entramos por las Puerta del Reino de Jesucristo, donde la Libertad Natural de los hijos de Dios se sujeta, con pleno conocimiento de causa, al Amor a la Sabiduría de Dios.

Lo cual nos lleva a comprender que, tanto la del ser humano cuanto la de los demás seres engendrados por Dios para ser Sus hijos, la Libertad está en el Espíritu del Hijo de Dios. Porque cuando Dios dijo “Hagamos al Hombre a nuestra Imagen y Semejanza” quien habló fue el Verbo del Dios, la Palabra Viva de la Voluntad Creadora de su Padre. El Hijo estaba hablando a sus hermanos, los hijos de Dios. Y de aquí que en la Genealogía Bíblica de Jesús se diga: “Adán, hijo de Dios”. Pues el Hombre fue creado, ha sido creado, y es engendrado para ser hijo de Dios. Y siendo el Primogénito de Dios el Modelo de todos los hijos de Dios la Libertad Natural a todos es Divina, y esta Naturaleza sujeta al Amor a Dios, como Padre de todos, y a su Sabiduría Creadora, como Origen de todo.

Aquí fue donde se cebó la Tragedia del Primer Hombre a quien Dios llamó “hijo mío”. Engañado Adán por Satán para hacer su Voluntad propia acorde a la condición natural de un hijo de Dios, cuya Libertad es Divina, él era Dios en la Tierra y quien no viniese a su Reino, que era el reino de Dios, por el Poder de Dios que en él vivía quien se le resistiese moriría. En definitiva, en sus manos estaba el Poder sobre la vida y la muerte de todos los hombres. Era la Voluntad de Dios que todos los hombres deviniesen ciudadanos de su Reino y él, Adán, como Rey, heredaba el Poder Absoluto sobre la viday la muerte de quien se negase a reconocer a su Dios como el único y Verdadero Dios.

¡Ser dios la imagen y semejanza de Satán! he aquí el Pecado Original.

Ser hijos de Dios a la Imagen y Semejanza de Cristo Jesús, ¡he aquí la Puerta a la Sabiduría!

Evidentemente, y sin necesidad de buscar argumentos más lejos, los hijos de Dios heredan el espíritu de su Padre, Dios Creador; y es en esta Herencia que la actividad creadora del espíritu del Hombre tiene su Origen. De donde se entiende que la Libertad del Hombre para crear es Divina, siendo siempre el Hombre, creación de Dios. Y de aquí que en su Libro el Salmista siempre diga: “NO destruyas, no destruyas, no destruyas”. Que fue en su sustancia el pecado original de Adán, tomar el Poder de destruir vidas como parte de su Libertad Divina.

Observamos, por consiguiente, que por el Pecado de Adán, declararse “dios” entre los hombres, la Puerta a esta Libertad Natural de los hijos de Dios : fue cerrada. Pero no para siempre. Porque, aunque el Reino de Dios había comenzado su andadura en la Historia de la Tierra, sus fronteras no habían cruzado los ríos hacia el Este y el Oeste, el Norte y el Sur. Ahora bien, el Verbo de la Formación del Género Humano a la Imagen y Semejanza de los hijos de Dios miraba a la Plenitud de las naciones que habían de nacer de aquella Primera Generación Edénica.

Así pues, parece ser que, surgió en el Cosmos una Fuerza capaz de frustrar el Poder del Verbo y doblegar el Brazo del Creador del Universo. Dios había engendrado en el Hombre un hijo, su hijo Adán, cuya Corona, “bajando del Cielo”, extendería su Reino por toda la Tierra, andando el Tiempo. Apenas comenzada la Historia del Reino de Adán sus páginas se dieron de cabeza con el epílogo, y el reino de la Tierra fue traspasado a Satán.

Se hizo la Tragedia.

Por un momento pareció como si Dios hubiese abandonado al Género Humano en las manos del Homicida Sacrílego que se atrevió a desafiar a su Creador. Locura sobre locura éste así tomó el asunto; su único problema destruir al Niño que habría de nacer de Eva para aplastarle la cabeza.

Locura sobre locura digo, porque el Verbo es Dios, y nada ni nadie puede impedir su realización. “Dios dice y Dios hace”. Satán creó que podría escribir su negación, “Dios dijo y NO se hizo”.

Al nacer el Niño que habría de quitarle la Corona de la Tierra al asesino de Adán, su padre, se pensó que Dios reemprendería la Formación de SU Reino en el Mundo, con capital en Jerusalén. Sorpresa sobre sorpresa, cuál no sería la sorpresa de los Judíos cuando comprendieron que el Pensamiento de ese Niño hecho Hombre era otro muy distinto. Y es que Dios había recogido su Verbo, la Formación del Hombre a la Imagen y semejanza de los hijos de Dios, y dispuesto que el Día en el que el Hombre disfrutaría de la Gloria de la Libertad de los hijos de Dios amanecería al otro lado de los Dos Milenios, a pasar desde el Testamento firmado con su sangre por Cristo Jesús: hasta el nacimiento de su primogénito en el Espíritu de Yavé, Cristo Raúl..

Sujeto el Rey a la Sabiduría de su Padre: su Libertad Natural Divina, Fuente de la Gloria de la Libertad de sus hijos, quedó, por Amor, igualmente sujeta. De manera que, sentado a la Diestra de su Padre, la Gloria de su Libertad Divina, y Libertad de Dios Verdadero, no se expandiese desde su Corona a todos los hijos de Dios, de la Tierra y del Cielo, para la Consumación Final del Verbo de Formación del Género Humano a la Imagen y Semejanza de los hijos de Dios, hasta el nacimiento de ese Día señalado por su Sabiduría, tiempo en que sería abierto SU Testamento y su Lectura se daría a conocer a todas las naciones.

Pero una vez nacido el primogénito del Testador Divino y el Árbol de las Lenguas con sus raíces en la Roca Eterna, nada ni nadie puede detener el Poder del Rey que Dios le ha dado a su Creación, del Cielo y de la Tierra; pues si Adán, en cuanto rey, cayó por ser hombre, Dios nos ha dado a todos sus hijos, de la Tierra como del Cielo, un Rey que, siendo Dios Verdadero de Dios Verdadero, es Indestructible. De un sitio. Y del otro, que siendo este Rey el Hijo de su Ser, el fuego que mantiene vivo por la eternidad su Corazón, ÉL mismo, el propio Dios Señor Creador del Cosmos se sienta a su lado como Dios de todos los Pueblos de la Creación.

Pues en verdad, quien engendra tiene la responsabilidad de un padre para con su hijo.

De manera que habiendo nacido el Primogénito de Cristo, en el espíritu de Yavé, aquel Día, por el Espíritu Santo profetizado, el Día que toda la creación ha estado esperando con el corazón en un puño, ese Día ha amanecido.

La Libertad, por consiguiente, concluyendo, se sujeta al Amor por Dios y por el Hombre; de un sitio. Y del otro, a la Naturaleza del Espíritu del Padre de todos, que es el Espíritu del Dios Creador del Cosmos, del Cielo, de los Cielos y de la Tierra.

El que destruye ni ama a Dios ni ama al Hombre. ¡Cuánto menos podrá amar a los hijos de Dios!

 

5

EL DERECHO DIVINO DEL HOMBRE A LA VERDAD

 

El fracaso de los Derechos Humanos como Carta Magna del Género Humano se ha debido a su origen. Los Derechos Humanos proclamados en el Siglo XIX como Carta Magna del Hombre son los derechos naturales a todos los animales y seres vivos de las Tierra:

toda vida tiene derecho a la Libertad en condiciones de hábitat natural a su especie;

toda criatura viva tiene derecho a la Fraternidad con las demás especies cohabitando un sistema natural propio a todos ellos;

toda criatura viviente tiene derecho a la Igualdad de relación con la Madre Naturaleza a la fraternidad, el derecho de todas las especies a alimentarse de la sangre y la carne de la Madre Tierra.

Este Derecho es Natural a todas las especies.

Pero el Hombre dio un salto de la Razón Animal a la Inteligencia a la imagen y semejanza de su Creador, que nos lleva a tener en Dios esa sangre y esa carne.

El mismo Derecho Natural sigue gobernando la Tierra, incluido el Género Humano.

Mas la lucha entre Derecho Natural Humano y el Derecho Social eliminó de la Civilización este carácter del Hombre como Creación de Dios. Ergo, los Derechos Humanos pasaron a ser una reliquia del Pasado, un ídolo a sacar a pasear en procesión política, al que debían profesar ADORACIÓN ideológica todos los poderes de este mundo.

Libertad, Fraternidad e Igualdad es a principios del Siglo XXI un cadáver cubierto de ORO: los cirios han dejado paso a los puños del odio, los velos de las mujeres son máscaras con las palabras mágicas escritas en su frente: Libertad, ... e Igualdad.

¿Fraternidad?

La oposición es el enemigo, no el hermano que discrepa y quiere corregir, porque no todo el mundo puede tener la razón siempre, el que esté limpio de pecado que tire la primera piedra.

Donde se escribió Fraternidad ellas han puesto Odio.

Al final, ellas son el perro que menea el rabo cuando sus amos les dicen “pichi”.

La ceguera intelectual no es cosa de ciegos. La flor que se cultiva es la discapacidad intelectual política.

Así pues, la VERDAD es el primer derecho divino del Hombre. Sin verdad no puede haber justicia. Cuando la justicia es distribuida acorde a los Valores del Poder Político, el camino a la dictadura está libre. Verdad sólo hay una, y es el Deber de la Justicia descubrirla.

Ahora bien, si la verdad que debe descubrir el Juez le viene dictada por el Poder Político, no hay duda, ese Poder camina hacia la Dictadura.

La misma Política de negar la Verdad, mediante la Necesidad de Reescribir la Historia de la Nación y declarar Delito de Odio a quien se mantenga en la Historia de los Siglos Pasados, esta Política, Putin la ha impuesto en Rusia y sus aliados, la están imponiendo, a rajatabla, en España y en Sudamérica.

Si la Verdad no existe “de por sí”, la consecuencia es proporcional a la mentira impuesta bajo Delito de Odio para su Negación. En este caso la Justicia deviene un Verdugo sellando con su anillo el decreto de su señor. La Corrupción procede.

¡Qué otra cosa que espinas del dolor puede dar al mundo una rosa! La Corrupción en la solidaridad con el Crimen es el horizonte.

¡Por el camino, la rosa despide su olor sagrado cantando con los puños cerrados en cólera, y los brazos alzados de los genocidas, su himno de libertad e igualdad! Nana para discapacitados intelectuales. Tienen el Martillo, piden la Hoz.

La siega va a comenzar. Ha tenido su Introducción. El Gran Ensayo Científico a nivel mundial sobre la capacidad de los pueblos para resistirse a hacer el becerro ha sido todo un éxito. Ayer gritaron “Dios ha muerto”, Hoy gritan: “La Democracia está muerta, la Dictadura del Decreto es la respuesta”.

Por los hechos se conocen a los hombres. Pero los ideólogos cosen palabras siempre a la búsqueda de una túnica sin costura. Sus hechos y sus palabras distan lo que el cielo del infierno. O como dice el proverbio popular español : “Prometen oro, y te dan el moro”.

Lo que Judas hizo con Cristo es lo que las Izquierdas hacen con el pueblo, los venden a un Poder Global cuya Meta es EL MUNDO FELIZ. Quieren escribir un final feliz para la Tragedia del Hombre y la Tierra. Felicidad para ellos, esclavitud para todos.

¡Quién no se acuerda de los esclavos! Seres vivos sin Derecho Social de ninguna clase. El Amo tenía en sus manos su vida y su muerte. Con una mano le daba de comer, mientras en la otra sostenía la cadena. Sus hijos no eran suyos, el Amo los vendía, o los mataba, sin problemas, no hay conciencia, no hay misericordia. La esclava era la mujer del Amo, que se la daba para su uso a su esclavo.

EL MUNDO FELIZ. Todos somos un ganado, al ganado se le alimenta, como a los cerdos, se les da de comer las sobras, y luego al matadero. Aborto, eutanasia, la vida humana vale lo que la vida de una rata.

El Derecho del Poder tiene en la ONU su templo. Una Dictadura Global no es una Dictadura, es la nueva democracia que parir. Muchas naciones ya han parido su monstruo. La cuestión es: ¿Queremos nosotros ser carne para el engorde de esos dictadores a latigazos obligando a la Justicia a ponerse de rodillas ante su Nuevo Amo? China, Rusia, Irán, Venezuela… lo han conseguido. El ejemplo es de seguir, la Tentación es fuerte. ¡Ser como los dioses, conocedores del bien y del mal!

 

 

6

EL DERECHO DIVINO A LA IGUALDAD

 

En la mente del Creador Divino no cabe la desigualdad entre los distintos pueblos de su creación. El Derecho a la Igualdad de todos los Pueblos del Reino de Dios en cuando hijos del Creador y Ciudadanos de su Reino implica la Igualdad delante de la Justicia.  Nadie está por encima, nadie está por debajo. Un único Código de Justicia Universal. La Ley del Reino de Dios es extensiva a todos los Ciudadanos del Reino de su Hijo.

NO hay Excepcionalidad, Impunidad, Inmunidad que autorice estar fuera de la Ley, más allá de la Justicia, DEVENIR señores del Bien y del Mal del Bien.

NO Dios, ellos son la Ley, ellos dictan qué es el Bien y qué es el Mal, qué es lo bueno y qué es lo malo.

Esto va contra el Espíritu del Señor Dios, Creador del Nuevo Cosmos.  SU Personalidad es Incorruptible. Puede tolerar en sus hijos situaciones normales en una Familia. Pero nunca puede asumir lo contrario a su Espíritu.

El Deber, por amor, de un padre ante un hijo rebelde es corregirlo, pulir sus defectos, cultivar sus virtudes. Admitir un Crimen en razón de ser hijo de Dios, por el simple hecho de ser un hijo de Dios, es un Delito que atenta contra la Vida, y desafía a Dios, y este rebelde, llevando al límite su Rebelión invita a la  Muerte a pasar y hacer su obra: Extinguir Mundos.

 El Reino de Dios ha sido creado para subsistir eternamente y extender sus fronteras en el Tiempo, enriquecido su Rey gracias a la creación de nuevos Mundos, con sus Pueblos.

La Ley no puede autorizar en un Pueblo lo que se prohíbe en otro. Únicamente una Ley universal, luz de todos los Pueblos y Mundos del Reino, Jesucristo Rey por Voluntad de su Padre, garantiza la Igualdad de todos ante la Justicia, de manera que no por ser una persona más humilde va a recibir un trato diferente a otro de más poder social, cuando el crimen es de la misma naturaleza.

Condenar a un humilde a cárcel por el robo de 600 Euros y tener en libertad a otro que robó 600 Millones de Euros dice que la Justicia está corrompida, tiene amo y escribe sus sentencias al sonido del vil metal; los gobernantes son su Código. Corrupción es el diagnóstico. 

El gobernante levanta velas en el mar hacia la tierra de las dictaduras; la Justicia, su fiel perra, ladra cuando su amo se lo manda.

Dios no puede tolerar este régimen. Va contra su Mentalidad Social. Por eso dice de ÉL mismo: El espíritu de YAVÉ es espíritu de sabiduría y de inteligencia, de entendimiento y de fortaleza, de consejo y TEMOR de Dios. Y estamos hablando de Dios, y Dios es Nuestro Padre.

El Amor de un padre por su hijo no puede romper las Ciudadanía Universal por la que todos los seres somos Iguales ante la Justicia.

Y es de Sabios doblar las rodillas delante de la Sabiduría Divina. Sólo Dios puede levantar un Reino, Morada de muchos Mundos, con distintos orígenes en el Tiempo, y mantener el Árbol de la Vida: sano y en constante crecimiento.

El Espíritu del Rey Universal sempiterno, JESUCRISTO, y el Espíritu de su Padre, el Señor YAVÉ Dios, son una sola Realidad Mística, pues en ambos vive el mismo Espíritu: Santo, Incorruptible, Creador, Indestructible, Amador de todos los seres creado, siendo tanto esto así que sentando Dios a su Hijo en el Trono de su Reino, Dios mismo, el Hijo como Rey, y el Padre como Dios, han unido la Vida de todos a la Naturaleza Sobrenatural del propio Creador de todos, haciendo saltar de la Muerte a la Vida eterna por el Poder de su Voluntad, expresada en su Verbo, en este caso hablando del Género Humano: “Hagamos al Hombre a nuestra imagen y a nuestra semejanza”, ergo, Hijos de Dios, Ciudadanos de su Reino.

Ser hijos de Dios y estar fuera de la Ciudadanía de su Reino es el principio del camino al Infierno, y Dios, como Padre y como Creador, no puede admitir semejante estado de Rebelión contra la Justicia del Rey Divino. Pues la Cabeza del Rey es Dios, y la sola idea de desafiar a Dios a un estado de guerra es demencia.

La Justicia tiene por Deber Divino, Sagrado, Santo, ignorar el peso en la balanza del transgresor y mirar exclusivamente a la naturaleza del delito.  Por eso dice el Profeta “temerás a YAVÉ Dios”. Y al mismo tiempo dice: “Amarás a Dios con toda tu mente, con toda tu alma, y con todo tu corazón lo adorarás con tu pensamiento, tu palabra y tus obras”. Luego el Amor a Dios y el Temor al Señor YAVÉ Dios son las dos caras de la misma Realidad: Dios como Creador lo da todo, pero como Padre no puede admitir, bajo ningún concepto, que su Familia sea amenazada de destrucción por un hijo rebelde y criminal. Si este hijo mantiene la amenaza a vida o muerte contra sus hermanos el Espíritu Santo se alza en Dios para acabar con el hijo de la Perdición.

NO hay otra Igualdad que ésta:  La Ley no discrimina entre rico y pobre, entre humilde y poderoso. La Ley es la Luz de la Justicia Divina sobre los Pueblos: “No matarás”: “No destruirás la vida” : “Defenderás la Vida de tu prójimo con la tuya propia” : “No la atacarás en las entrañas” : “La defenderás hasta su último aliento” : “Proveerás al Hombre para satisfacer sus necesidades como a hijo de Dios, es tu hermano”.

¿Dónde está la Igualdad en la Tierra?  Sale a volar por la boca, muere en la lengua y la entierran en los labios.

La palabra del hombre no vale nada.

Las bocas escupen mentiras como bendición de nuevas divinidades en su misericordia regalando una sonrisa desde el Muro.

Iguales, como todos, hasta que llegan a la guarida de los lobos. El tesoro de la nación, todo es mío, ríos de plata, montes de oro, valles de diamantes.

El poder de ser un dios, más allá del Brazo de la Justicia.

Ellos hacen las leyes para protegerse de los delitos a cometer. Van un paso más adelante que todos los tontos.

Esta es la Historia del Género Humano durante los últimos seis milenios. Ser dioses, mortales pero más que hombres, ese rebaño creado para satisfacer la sed y el hambre de los dioses inmortales.

Oíd a los dioses de la Antigüedad, los Sarkalisharris, los Tiglapiletseres, los  Nabucodonosores, los Césares, hambrientos y sedientos de Poder: “Eché abajo Umma, empalé  al ejército de los Ammones, esclavizé a sus mujeres y niños, destruí sus ciudades hasta la última piedra…”

Los tambores de guerra suenan en la noche, las manos que los tocan salen de las profundidades del alma, baten pellejos, llamando a orgía de sangre y carne humana.

Viva la Guerra, el vecino es el enemigo, muerte a los enemigos. El océano de los soldados desconocidos tiembla, no hay espacio para más muertos.

¿Hasta cuándo Dios y Padre nuestro que estás en los Cielos?

Amén.

2

EL DIARIO DE LA MOREA

3

ENSAYO CORINTIO

Sobre el Reino del Hijo de Dios y la Libertad del Hombre