cristoraul.org//El Vencedor Ediciones/

LA

LA HISTORIA DIVINA DE JESUCRISTO

 

EL BUFÓN DEL DIABLO

Y SU PACTO CON LA NACIÓN ALEMANA

 

Análisis psicohistórico del Llamamiento de Martin Lutero a Guerra Santa contra la Iglesia y el Emperador Católico

 

CRISTO RAÚL DE YAVÉ Y SIÓN

 

EN la encrucijada de los siglos XV y XVI la Alemania nacida de la Caída del Sacro Imperio Germánico era una multitud de principados independientes bajo un cuerpo de príncipes electores aún más independientes; en otras palabras, la Alemania Pre-Luterana era la nación más feudal y atrasada de las naciones europeas.

Espiritual y moralmente el comportamiento de los alemanes de principios del siglo XVI en poco o en nada se diferenciaba de los pueblos feudales de siglos pasados. Mientras Francia, España, Italia e Inglaterra habían experimentado un Renacimiento de sus sociedades, particular a cada una de ella, (no se debe comparar el renacimiento de España bajo los Reyes Católicos al de Francia bajo su Corona), la Alemania de Maximiliano I presentaba al mundo el rostro de un ciento de ladrones principescos, dioses sobre sus territorios, en los que la ley era el fuego y el hierro.

 La demarcación por territorios de aquella Alemania Pre-Luterana puede compararse a la de las mafias criminales de nuestros días o a la de las bestias todos los tiempos marcando territorios. Cada territorio-Estado imponía su ley y la ley era común a todos,  el robo y el saqueo de todo el que cruzase sus fronteras. No era nueva esta ley. El propio Ricardo Corazón de León de regreso de las Cruzadas fue secuestrado por un príncipe alemán, y sólo fue liberado mediante un rescate a cargo de la corona inglesa.  Este ejemplo lo dice todo sobre la calidad espiritual y moral de la Alemania Pre-Luterana.

Hablando en plata, desde sus orígenes la Historia de los pueblos alemanes fue un rechazo absoluto a la Civilización.  Pueblos idólatras adoradores de árboles únicamente salían de sus bosques, donde vivían como bestias salvajes, cuando eran presionados por invasiones desde el Este. La entrada de la Civilización Romana fue combatida a muerte por los pueblos germanos y únicamente cuando la superioridad de las armas los obligó a ponerse de rodillas aceptaron la existencia de esa cosa maldita que llamamos Civilización.

Como aquí no se trata de la Historia de Roma dejo a los historiadores las relaciones entre Germanos y Romanos hasta la Caída del Imperio del César. Esta Caída produjo el regreso de los Germanos a sus bosques sagrados. Instalados de nuevo en su mundo de salvaje libertad allí estuvieron aislados, rechazando todo trato con Dios y el Hombre hasta que Carlo Magno se decidió a traerlos a la Civilización, por las malas.

Por las buenas aquella especie humana salvaje se mostró intratable. Asesinaron a cuantos Apóstoles se atrevieron a derribarles sus ídolos. Era un pueblo salvaje que sólo podía ser tratado desde la victoria.

Carlo Magno hizo todo lo que pudo por conquistarlos y San Bonifacio por civilizarlos. Pero aquel pueblo llevaba en su seno el odio a la Civilización, a Cristo y al Hombre. La división carolingia de su reino en dos naciones, Francia y Alemania, no fue entendida por nadie. La lucha entre los nuevos Caín y Abel por lógica tendría que declararse.

Con el traspaso de la Corona Imperial de Francia a Alemania el Caín que llevaba dentro el Alemán salió a flote. Malvado por placer, el Alemán quiso hacer suya a la Esposa del Señor Jesucristo, obligando a Éste a encender en Fuego una Rama que no se consumía, Gregorio VII.

A males drásticos, medidas drásticas. Que, por supuesto, los emperadores germanos combatieron a fuego y espada, dejando sentir su Odio contra las ciudades italianas, a las que devastó sin misericordia una vez tras otra, Milán es mi testigo; mar de sangre nacido en el genocidio de poblaciones enteras, en cuya sangre encontraron los Alemanes el placer de los demonios, que ya les acompañaría a lo largo de todo el Segundo Milenio.

La Decadencia del Sacro Imperio Germano fue una liberación para Italia y una maldición para Europa. Sin Estado Central que administrase la Ley entre las regiones en unos tiempos en que se luchaba a muerte por salir del Feudalismo, Alemania hizo del Feudalismo arte y gloria. Los príncipes electores, tanto  de la Curia como de la Aristocracia, se convirtieron en grandes terratenientes, entre cuyas fronteras pequeños señores feudales tenían la bendición de sus superiores para mantener a raya a los pueblos saqueando, matando, violando y cometiendo todos los crímenes que se les antojasen sin responder delante de nada ni de nadie.

Contra esta Ley cuya cabeza armada era el emperador se alzó Gregorio VII. Libres del emperador, el sueño salvaje del bárbaro alemán regresó de su tumba para hacer la vida del campesino un verdadero infierno.

España, Francia e Inglaterra se habían dado Constituciones que defendían y protegían a sus pueblos. Además a la altura del final de la Edad Medieval la España de los Reyes Católicos había emprendido una Revolución Eclesiástica que independizó a su Curia del sistema feudal y la sometió al Papado exclusivamente en las cosas que le pertenecen a Dios: “Al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”.

La debilidad de la Inglaterra del Siglo XV no le permitió a su Corona emprender esta revolución Eclesiástica. Francia había hecho la suya a su manera.

El Clero Alemán de principios del Siglo XVI era Sacerdotal sólo de nombre. Pero no porque el Papado hubiera impuesto aquel sistema. ¿Por qué iba a instalarlo en Alemania, y no en Francia y España? Fue la propia Aristocracia Alemana la que se otorgó a sí misma aquel status social por el que y en el que el obispo no era ni chicha ni chicharrón, ni demonio ni ángel, ni pagano ni cristiano; el invento puede definirse como un pacto entre Cristo y el Diablo. 

No que en la Italia del Siglo XV se echase en falta aquel status degenerado en el que los obispos romanos y sus socios hacían con sus conductas que el Nombre de Cristo fuese blasfemado. Negar esta realidad sería sacarse los ojos. La Historia del Papado Pornócrata del Siglo XV está escrita. ¿Dónde está ese que no conoce las hazañas de los Borgias?

 El caso del Clero Alemán se traduce en el perfeccionamiento de la inmoralidad curial contra la que Europa entera pedía Reforma hasta el punto de elevarlo a un Pacto entre Cristo y el Diablo por el que la Curia Alemana era abandonada en las manos de las grandes familias aristocráticas, abandono contra el que luchó Gregorio VII, pero al que se rindieron los obispos alemanes en los siguientes siglos. El grito de Reforma en la Curia Católica no procedió jamás de Alemania; no fue nunca cosa de Alemania. Fueron Italia, Inglaterra, Francia, Checoslovaquia… quienes escandalizadas por la Inmoralidad de la Curia Pontificia y su Ordeño Fiscal de los Rebaños de Cristo alzaron sus voces. Sin ningún resultado. ¿O sí? La Curia Alemana,  propiedad de los hijos de la Aristocracia Imperial, vivió encantada esa Inmoralidad bajo el blindaje de aquel Pacto entre Cristo y el Diablo que ellos se habían sacado de la manga.

Si los Alemanes querían una Reforma Eclesiástica Verdadera ¿por qué no hicieron los Electores Imperiales lo que los Reyes Católicos hicieron en España?

La respuesta  está en la punta de los labios. Porque la Aristocracia Alemana había conseguido sin el famoso Enrique IV lo que éste con toda su crueldad no pudo: apoderarse de la Iglesia. Los príncipes se repartieron los obispados. Los Obispos alemanes se convirtieron en poderosos señores feudales cuando el feudalismo estaba ya desfasado y toda Europa caminaba hacia el Mundo Moderno.

El Emperador era un título honorífico que los grandes terratenientes feudales germanos se compraban y se vendían entre ellos con el fin de mantener la balanza del Poder en equilibrio. El sueño de Maximiliano I, el abuelo de Carlos V de Alemania y Primero de España, de unir a toda Alemania y ponerla a la cabeza de una Europa Moderna, le ganó la burla de todos los electores, al punto de pasar a la Historia como Maximiliano el Soñador.

Los electores unidos eran siempre superiores en poder y fuerza al emperador. En las disputas entre aquellos terratenientes feudales la importancia de los pequeños señores de la guerra en sus castillos podía hacer que la balanza se inclinase a favor o en contra de unos o de otros. Los terratenientes electorales cultivaban aquel huero de criminales como se cuida una jauría de lobos siempre prestos a acudir a la voz de su amo.

La Rebelión contra aquel sistema feudal de electores unidos que le servía de blindaje a la Curia Alemana en lo que dependía de aquel ejército de pequeños señores de la guerra sin moral de ninguna clase cuyo negocio era el saqueo y el crimen, nacía muerta. Entre los mismos Electores la envidia siempre estaba presente, y únicamente si veían que levantándose podían aumentar sus riquezas podrían ser ganados para una Rebelión Antieuropea.

Lo que uno pierde otros lo ganan.

Romper aquella Unidad de Intereses entre los Electores no sería sencillo. Hacer que los pequeños señores de la Guerra se alzasen contra sus Señores Superiores sólo podría concebirse mediante un pacto de traspaso de todas las propiedades de los Electores a sus manos. El pueblo no contaba:

«Por ello deben arrojarlos, estrangularlos, degollarlos secreta o públicamente a todo el que pueda, (le decía Lutero a  los señores de la guerra, grandes y pequeños, - un lenguaje muy cristiano por cierto-), y recordar que nada puede haber más venenoso, dañino y diabólico que un hombre rebelde, lo mismo que cuando se tiene que matar a un perro rabioso. Si tú no lo matas, él te matará a ti y a todo el país contigo. Acuchíllenlos, mátenlos, estrangúlenlos a todos los que puedan. Y si en ello pierdes la vida, dichoso tú; jamás podrás encontrar una muerte más feliz. Pues mueres obedeciendo la palabra de Dios... y sirviendo a la caridad». Palabra de Lutero, el Rebelde.

Un hombre no habla así de su prójimo de la noche a la mañana. No se va a la cama bendiciendo y se levanta maldiciendo.

Se fue a la cama maldito, natural que se levantase maldiciendo.

Una Rebelión contra los Electores Imperiales, pilares de aquel sistema de corrupción degenerada que había hecho del Feudalismo Alemán arte y gloria, tenía que contar con el alzamiento en rebelión de estos cientos depequeños señores de la guerra cuyo medio de vida era el crimen, el saqueo, la violación. Ésta Rebelión de los pequeños terratenientes feudales alemanes contra los grandes terratenientes imperiales exigía una Guerra Santa el premio de cuya victoria sería el reparto de todos los bienes de los grandes señores que no se uniese a la Rebelión.

Sin embargo esta Rebelión debía contar también con el apoyo popular. Había que alejar a las masas de la Iglesia y atraerlas a una Nueva Religión, y ésta, aunque establecida sobre la que se demonizaba, tenía que ser de cuño alienante, y sobre todo a ser fundada sobre el Odio.

Lograrlo o no lograrlo sería otra cuestión. Una cosa es que se te inspire esta Rebelión y otra cosa es poner manos a la obra.

Que había causa suficiente para proceder a una Revolución Eclesial tipo Español, por supuesto. El Clero Alemán Pre-Luterano era una Ofensa Total y Absoluta contra la fe que decían representar. Sus vidas eran, desde el Espíritu Cristiano Sacerdotal Apostólico, una miserable representación Discipular. Su expulsión de la Iglesia era de necesidad. Y cierto, cuando los Pastores conducen al Rebaño al precipicio es el Poder Secular, pues que es instaurado por el propio Dios, el que debe arrestar a los Pastores y expulsarlos de la Propiedad del Señor, porque si el Poder Eclesial tiene por misión sagrada el bien de las almas, el Poder Secular tiene por suya el bien de los cuerpos. Y si el primero atenta contra el segundo el choque sólo puede solucionarse mediante el encarcelamiento de los pastores homicidas. Y viceversa, si el Secular se dedica a la destrucción del alma es el Eclesial el que debe levantarse para defender su Rebaño y siguiendo la doctrina de Gregorio VII levantar al pueblo contra ese Gobierno que rompiendo la Ley: Al César las cosas del César, se levanta contra Dios.

Volviendo a Alemania. Que el Clero Italiano encabezado por el Papado no estaba dispuesto a intervenir en un Clero Nacional que se le había escapado de las manos y actuaba fuera de control del Jefe de los Pastores de los Rebaños del Señor,  negar esta realidad es ir contra la Historia del Papado del Siglo XV.

Permanecer con los brazos cruzados viendo cómo el Clero Curial Italiano se abstenía de ejercer su Jefatura Doctrinal Universal y se dedicaba a engrandecer su República superando en Maldad y Astucia a los reyes del Siglo, en verdad rebelaba. Y se entiende. Pero no soy quien para celebrar un Juicio Final ni a favor ni en contra sobre la Rebelión de Lutero y sus hermanos contra la Iglesia como puente hacia la destrucción de las Naciones Cristianas sobre las que se construyó Europa. Al Espíritu de la Inteligencia no le corresponde el Juicio sino la defensa de la Verdad. A sus Siervos indignos ya los juzgará su Señor.

Los gritos pidiendo Aggiornamento de la relación entre las iglesias y una Adaptación de la Iglesia Universal a la Edad Moderna habían sonado alto y claro. La muerte de Savonarola fue el grito que anunció la victoria del caos y las tinieblas en una Hora en la que el Diablo reunía todas sus fuerzas para lanzarlas contra su Enemigo, la Europa Cristiana.

Encerrado en aquel convento, adonde fue arrastrado, según su versión, por un rayo, en una Alemania donde los latigazos del firmamento son el pan de cada día,  el joven Lutero sufrió el ataque de visiones de Reforma Eclesiástica lideradas por su persona y que elevaría la gloria de su Alemania al Papado; visiones que rumió lentamente, primero rechazándolas como inspiradas por el Diablo, y finalmente aceptada su impotencia para vencer la tentación: o Papa o Fuego contra la Iglesia, el abogado frustrado metido a monje por una calaverada cometida a diario en todas las poblaciones, acostarse con una viudita alegre, acabó entregándose a su “dios oculto” con la promesa de ser adorado como un nuevo Jesucristo.

Hablemos claro, la Rebelión de Lutero no fue producto de una borrachera. Fue tejida durante aquéllos años de shock entre las cuatro paredes de una prisión monástica, vida para la que no había nacido y contra la que fue incapaz de rebelarse una vez que comprendió la naturaleza de la locura que había hecho al meterse a monje en penitencia por su pecado. No fue Martín Lutero el primer estudiante que der aquellos tiempos eran un criadero de viudas que apenas casadas tenían que enfundarse el velo. Seducir a un tunante de provincias  en la plenitud de su  Juventus, 22 añitos, que vivía bajo su techo, ¿quién era el guapo que se les resistía? Tampoco era para meterse en un convento. ¡El rayo de la culpa lo alcanzó de camino a la casa de sus padres! Le vio los cuernos al Diablo. En esos días en que  los que los Conquistadores Españoles se enfrentaban uno contra mil en las Américas este valiente alemán se cagaba por las patas abajo por un mea culpa que ya lo hubiesen querido para ellos miles de jóvenes de su misma edad.

Encadenado a aquellas cuatro paredes del convento, privado de la libertad que amaba y del futuro para el que  vivió su adolescencia y primera juventud, ser abogado, aquel Lutero fue carne de cañón para el Poder no Humano que lo contrató, devolviéndole la Paz a su alma asediada a cambio, para ser el receptáculo del Argumento Sagrado que habría de darle legalidad a la Guerra Santa contra el Papado.

Pretender  la Reforma  soñando con el Papado, y él lo sabía como buen teólogo y mejor abogado, por muy  inspiradora que fuera la visión, no tenía futuro. La Curia Vaticana no estaba para veleidades de un monje esquizofrénico que había transformado su culpabilidad por un pecado venial en revelación paulina. Y que encontró la paz con el Diablo entre las cuatro paredes cuando aceptó ser su brazo ejecutor, rendición que ocultó en su famosa frase de haber encontrado la paz en la Fe sola. ¡Mentira de un esquizofrénico! La paz la halló cuando aceptó su Destino: atacar a muerte a la Iglesia Católica.

El programa de elevación desde la simple tonsura a la supremacía espiritual sería un camino largo. Era un buen abogado. Tenía tiempo. La estrategia a seguir ya la iría desarrollando y le iría siendo revelada en los próximos años. La decadencia moral en la que el Papado se encontraba como cerdo en su charco de fango sería su llave hacia su transfiguración en el Nuevo Jesucristo. Debía ganarse al Pueblo con esa simple proclama : La Iglesia no es necesaria, una vez consumado su trabajo de haber salvado la Biblia de todas las tempestades y terremotos que el Diablo levantó contra el Libro de Dios, la Iglesia Católica debía abandonar su Misión y dejar a la Fe hacer su Trabajo. Esta doctrina seduciría al Pueblo, Pecar y pecar y pecar y no ser condenado nunca por la propia conciencia ni por Dios… la Buena Nueva que bajaba del Cielo.

La Doctrina de Dios era que quien peca y peca y peca acaba por asesinar su propia Fe. Ahora la cuestión era saber si Cristo es más fuerte que el Diablo. ¿De quién es la Fuerza, de Dios o de la Muerte? Si por un pecado entró la Muerte, ¿por muchos pecados cuántas muertes entrarán?

El Pueblo Alemán no estaba para este tipo de filo-ensoñaciones. Iletrado, analfabeto, reducido a la esclavitud y la miseria por sus obispos y señores, la Buena Nueva, la Fe Sola absuelve al hombre de todos sus crímenes, los cometidos y los por cometer, no hay que párale un centavo a la Iglesia por su absolución, reventaría los goznes de las puertas de la Iglesia y los atraería a todos al Nuevo Evangelio.

Una vez ganado al Pueblo, condición indispensable para el triunfo de su Rebelión, Lutero tendría que conquistar a los pequeños señores de la Guerra, alienarlos de sus amos superiores.  Al ladrón se le tienta con oro.  A cambio de la Rebelión les entregaría todas las propiedades de los Obispos

La cuestión que le harían sería: ¿y qué ganas tú?

El Pacto del hijo del Diablo con su siervo era simple : Para vosotros las tierras, para mí las almas.

La apariencia de santidad que en esta respuesta creerían hallar los convencería de ser su Cruzada Anti Católica la Voluntad de Dios, quien, curiosamente, había decidido  quitarle a la Iglesia Católica sus Mil Quinientos Años de Trabajo y entregarle el fruto de tanto esfuerzo a la Raza Superior Alemana por el pecado de una generación de Obispos entregados a la prostitución contra la que el Señor se alzó y redujo a escombros el Templo Jerusalén.

En su demencia el monje agustino en su celda acarició esa imagen de Nuevo Jesucristo expulsando a Los ladrones del Templo de Dios, destruyendo el Templo Católico y Construyendo ese Nuevo en el que él sería adorado como el Nuevo Salvador.

Pero esto no había que decirlo, ni el Diablo iba a llamarle, “Hijo mío” tampoco. El Dios Oculto no iba a quitarse la máscara con la que se le presentó y le inspiró esas visiones de Guerra Santa entre las naciones hermanas, visiones verdaderas, que se harían realidad enseguida, y cruzando la puerta de la Guerra de los Treinta Años sembraría aquel Odio entre Francia y Alemania que perduraría por las generaciones hasta desembocar en la Primera Guerra Mundial.

Las 95 Tesis de Lutero fue  la toma de decisión final pasada a la acción. Su lucha interior contra el fruto de su Guerra Santa había terminado. El Diablo lo había vencido. Ya no habría marcha atrás. Siempre hubiera podido retractarse. Se le dio la oportunidad. Que no lo hiciera demuestra que su Guerra Santa se coció en la celdas de aquel convento en la que el Diablo lo asedió hasta conquistar su alma.

La esperanza de victoria que Lutero concibió se basaba en el conocimiento de su siglo. Las guerras entre las naciones y la participación del Papado en la guerra de las naciones le abría la ventana por la que colarse y entrar y saquear la Iglesia.

Ignorante de la Gran Batalla que la Muerte y Dios se aprestaban a combatir, la elevación de ambos Campeones, Carlos V por parte del Rey de los Cielos, y Solimán el Magnífico por parte del Príncipe del Infierno, en este mismo año de 1520, no le hizo reflexionar a Lutero sobre la verdadera identidad de su “Dios Oculto”. No era otro que el Diablo, como se verá en la Respuesta a las grandes medidas con las que llamó a su lado a los señores de la guerra alemanes.

En la presentación de este Panfleto Lutero se hace el gracioso y burlándose de los millones de seres humanos que por su Rebelión serían degollados y cazados como perros durante las guerras religiosas del Siglo XVI y XVII le dice a la nobleza cristiana de la nación alemana acerca del mejoramiento del estado cristiano, lo siguiente:

Dr. Martín Lutero

¡Primeramente, gracia y paz de Dios, reverendo, digno y amado señor y amigo! Pasó el tiempo de callar y ha llegado el tiempo de hablar, como dice el Eclesiastés 3. (Todo tiene su momento y cuanto nace debajo del sol su tiempo).

Según nuestro propósito, hemos reunido algunos fragmentos acerca de la reforma del estado cristiano para proponerlos a la nobleza cristiana de la nación alemana, si acaso Dios quisiera auxiliar a su iglesia mediante el estado laico, puesto que el estado eclesiástico, al cual con más razón esto corresponde lo ha descuidado completamente. Lo remito todo a Vuestra Reverencia para juzgarlo y, si fuere menester, corregirlo. Me doy cuenta de que no dejarán de reprenderme por ser demasiado temerario, si yo, hombre despreciado y retirado del mundo, me atrevo a dirigirme a tan altos y magnos estados en tan graves e importantes asuntos, como si no hubiera nadie más que el doctor Lutero en el mundo que se preocupara del estado cristiano y aconsejara a personas tan extraordinariamente inteligentes.

Omito disculparme, ¡que me reprenda quien quiera!

Quizás, quede debiendo aún una necedad a mi Dios y al mundo. Ahora me he propuesto, si lo logro, pagarla debidamente y ser también alguna vez bufón. Si no tengo éxito, me queda por lo menos una ventaja: nadie tendrá necesidad de comprarme un gorro, ni raparme la testa. El asunto es quién le pone los cascabeles al otro.

Debo cumplir con el proverbio: en todo lo que hace el mundo no debe faltar un monje, aunque sea necesario pintarlo.

Varias veces un necio habló sabiamente, y en muchas ocasiones, personas sabias hicieron el necio groseramente, como manifiesta Pablo: “El que quiere ser sabio hágase necio”. Además, puesto que no sólo soy necio —sino también doctor jurado en las Sagradas Escrituras— estoy contento de que se me brinde la oportunidad de responder a mi juramento de una manera necia.

Os ruego que me disculpéis ante los moderadamente discretos, puesto que no sé merecer el favor y la gracia de los extraor­dinariamente sensatos, aunque tantas veces con gran empeño lo haya anhelado. Desde ahora en adelante ya no lo quiero tener ni apreciar. ¡Dios nos ayude a que no busquemos nuestra honra, sino solamente la suya! Amén.

Dado en Wittenberg, en el convento de los agustinos, en la víspera de San Juan Bautista del año 1520.

 

Tras esta bufonada con la que el Hipócrita esconde su visión de sí mismo como el Nuevo Jesucristo, y se glorifica a sí mismo rebajando el Poder del Campeón Divino, Carlos V, al que amenaza incluso, y contra el que invoca no la Gracia y la Verdad, Sino la Gracia y la Fuerza; es decir, lo amenaza con Guerra, con las siguientes palabras:

A la Serenísima, Poderosísima Majestad Imperial y a la Nobleza: Cristiana de la Nación Alemana

Dr. Martín Lutero

¡Primero, gracia y fuerza de Dios, Serenísimos, Clementísimos y Amados Señores!

 

Inmediatamente, una vez expuesta la justicia que según su cabeza avalaba su causa, el Bufón salta a exponer las líneas de su Guerra Santa contra las “tres murallas del Templo de Cristo”, tras las cuales el Papado se había escondido y hacía imposible cualquier revolución eclesiástica en la nación alemana. Gran Mentira como se ve en la Revolución Eclesiástica de España. El enemigo verdadero de la Revolución Eclesiástica Alemana eran los Alemanes.

Según su entendimiento de abogado metido a teólogo esas tres murallas eran:

1_“: cuando uno quería obligarlos por el poder secular, establecían y manifestaban que el poder secular no tenía ningún derecho sobre ellos, sino, por el contrario, el poder eclesiástico estaba por encima del secular.

Sobre lo cual hay que decir que Dios creó un Templo y un Castillo. Creó Iglesia y Estado. Y le dio al César lo que es del César, el Poder Secular, y reservó para Sí lo que es de Dios, la Iglesia, o Poder Espiritual desde el que la Doctrina del Conocimiento Verdadero de la Divinidad es sostenido por el propio Dios.

Que el Poder Secular pretenda meterse en lo que es de Dios es un delito tan grave como el que el Sacerdote pretenda gobernar al Estado Secular creado por Dios para el Gobierno de las Naciones acorde a las Leyes de su Creación. El Poder de perdonar el pecado le corresponde a la Iglesia pero el poder de la penitencia por el delito le corresponde al Estado. El Perdón por el Pecado y la Pena por el Delito no se abolen ni se contradicen. El Pecado-Delito es absuelto delante de Dios sólo cuando la Justicia se ha cumplido; en este Periodo de cumplimiento el Alma se reconcilia con su Creador. Hacer recaer sobre una misma persona ambos poderes es criar a Satán en el patio de la casa. En consecuencia en lo que toca a la Doctrina de la Iglesia el poder secular comete Delito al querer inmiscuirse en lo que Dios se ha reservado para su Espíritu, el Alma del Sacerdote.

Si nosotros dijésemos que esta Muralla a la que se refiere el rebelde se refiere  al Poder de la Justicia del Rey para llamar a Juicio a sus siervos, y como Señor exigir responsabilidad por actos criminales, que deben pagarse acorde a la ley que Dios ha establecido para toda su Creación, que la Justicia Secular esté sobre el hombre y deviniendo criminal un sacerdote le corresponde a la justicia actuar acorde a la Ley, nada podría objetársele a este Bufón que se atreve a poner su pie sobre el cuello del Emperador. Nos tememos que  la pretensión del Rebelde no era ésta; la suya era investir al Poder Secular del Poder de Dios, que es el de ser el Señor de la Iglesia. Delito tremendo que sólo al Diablo podría interesarle y únicamente atreverse este Bufón Esquizoide a materializarlo.

La Segunda Muralla según este genio de la teología era la siguiente:

2_: “si uno quería censurarlos mediante las Sagradas Escrituras, le objetaban que interpretar las Escrituras no le correspondía a nadie sino al Papa”.

La Hipocresía de es Bufón Rebelde se basaba en la Ignorancia salvaje del pueblo alemán de su tiempo, en nada inferior a la de los señores de la guerra alemanes a los que en este panfleto llamaba a la Guerra Santa. El ejercicio de ladrones consumados, violador vocacionales y criminales expertos, la profesión de estos señores de la guerra hacía que las letras les causasen espeluco.

Más allá de sus espadas no conocían otra cosa que la siguiente barriga en la que hundirían su punta. 

Iletrados de nacimiento, brutos de vocación, salvajes por profesión, el único argumento que podían entender y entendían era el de “¿cuánto, Martín, cuánto y qué más voy a ganar yo luchando por tu causa”.

De haber tenido un nanomilímetro de inteligencia hubiesen comprendido la falacia absurda que se les daba a escuchar. ¿Las Sagradas Escrituras no habían sido interpretadas ya de la A a la Z por los Padres de la Iglesia, desde San Pablo a Santo Tomás, pasando por los Santos Agustín, Ambrosio, Gregorio, etcétera?

El Papel del Papado frente a las Sagradas Escrituras no es Interpretarlas, sino Preservar su Interpretación, ya escrita por el Espíritu Santo, de reinterpretaciones anticristianas. La Historia de la Iglesia está repleta de las interpretaciones heréticas contra las que se hicieron los concilios.

 En el terreno de la Interpretación lo que le queda al Papado se refiere a su Relación como Jefe de los Pastores con esos pastores de la Doctrina. Los concilios no nacieron para quitar y poner Obispo de Roma. La misión de los concilios es espiritual. Y como tal tienen por dirección la Preservación Dogmática de la Doctrina Apostólica.  Así que cuando el Bufón Alemán dice contra esa su tercera muralla que:

3_“cuando uno los amenazaba con un concilio, inventaban que nadie puede convocar un concilio sino el Papa”.

Diciendo esto, está diciendo una falsedad. El autor oculta su verdadero propósito. Es abogado. Conoce la técnica de ambigüedad y distorsión del discurso. ¿Qué es lo que pretendía al solicitar un concilio, derribar al Papa o derribar la Doctrina de la Iglesia Católica?

Un Concilio Universal debe tener un Alma y ser invocado por el Espíritu. Derribar al Obispo de Roma no le corresponde a nadie sino al Señor; sólo Él tiene el Poder de quitarle a uno para dárselo a otro. 

Igualmente el Señor no puede entrar en conflicto con Dios. No puede el Señor blindar a sus Siervos contra Dios. Ni pueden los siervos crear este conflicto sin sufrir las consecuencias de la malignidad satánica que este caso representa.

Todo siervo del Señor sigue siendo hombre de Dios y como tal sujeto a la Ley de todos los Ciudadanos de su reino. Si de lo que se trata es de perseguir el Crimen halle donde se halle el Criminal, bienvenido. Es de Justicia. Si de lo que se trata es de derribar un blindaje por el que el criminal en calidad de siervo del Señor pone de rodillas a Dios, para impedir este Delito está el Poder Secular cuando falla el Poder Espiritual.

Mas invocar un Concilio para mediante el rechazo de la Doctrina Católica abolir el Papado como Jefatura Pastoral no es cosa de Dios, es cosa de Satán.

La conclusión que el Rebelde Lutero monta sobre estas tres paranoias suyas son atendidas por brutos de inteligencias, de razón salvaje, para nada dotados de “razón clara”. Pues nada excusa que el crimen de los siervos deba ser computado al honor de su Señor. Máxime teniendo sobre la mesa quince siglos de Historia y muchas batallas para su Señor ganadas. Sin dejar en el tintero las épocas de corrupción del Papado, Dios, siendo Omnipotente y Todopoderoso para  derribar lo que como Señor levantó, en lugar de hacerlo protegió a la Esposa de su Hijo precisamente con esas tres murallas contra las que se levantaron los reyes para hacer de la Iglesia su concubina. Delito inmundo que sólo a Satán se le ocurriría acometer: acostarse con la Esposa del Señor. No lo hizo Constantino, no lo hizo Teodosio, no lo hizo Carlo Magno. Mas en cuanto el Imperio pasó a Alemania fue lo que primero que ambicionó aquella raza bárbara enemiga de la Civilización, de Europa y en este siglo XVI del propio Cristo.

Tanto fue así que para echar esas murallas abajo no se le ocurrió otra cosa a este Bufón de la Corte del Diablo que abolir la Separación Estado - Iglesia que Dios creó. Según este Salvador Redentor Alemán todo hombre es rey y sacerdote, todo hombre es obispo y duque, todo hombre es oveja y pastor.

Leerlo para creerlo. La Obra entera de la Creación debe ponerse de rodillas, el mismísimo Dios de la Eternidad, Creador de esta Separación entre Estado e Iglesia, el primero.

Separó Dios para sí un grupo de hombres en el que la Doctrina de la Divinidad tiene su Templo Vivo, y viene este demente a decir que él da por abolida esta Creación y en adelante todo hombre será ese Templo Vivo. En consecuencia nadie debe responder de nada ante nadie pues el mismo que absuelve se penaliza a absolverse de todos los crímenes que cometa en su tragedia de arrastrar por este calvario el cuerpo de un pecador. “Si crees, dice el Bufón, aunque violes a la Madre de Cristo estás libre de delito”.

El Bufón era el rey del circo.

Oyendo, porque leer no es de creer que la inmensa mayoría de aquellos señores de la guerra supiesen escribir la O con un canuto, debieron decirse: “¿Está loco este majadero? Pero  París bien vale una misa. Las inmensas propiedades de la iglesia…. será el botín, ¿quién se apunta? Repite, repíteme eso de la primera muralla: ”

Se ha establecido que el Papa, los obispos, los sacerdotes y los monjes sean llamados el estado eclesiástico; y los príncipes, los señores, los artesanos y los agricultores, el estado secular. Es una mentira sutil y un engaño.

Hablando sobre la Segunda Muralla, de nuevo, la hipocresía del Rebelde se combate con una sola palabra:

“¿Quién decís que soy yo” le preguntó Jesús a sus Discípulos.

Y Pedro saltó, “Tú eres el Hijo de Dios Vivo”

A lo que Jesús respondió, “sobre esta Piedra edificaré mi Iglesia”.

Ergo, el Papado y la Iglesia sólo tiene una Doctrina y en ella no cabe interpretación: “Jesús es el Hijo de Dios Vivo”. No hay más. No hay peros. El designado para suceder a Aquel Pedro puede ser más o menos, pero su Doctrina no es suya, es la Doctrina del Espíritu Santo que vive en el Sacerdocio Cristiano, su Templo Vivo. Esta Doctrina es eterna, inmutable, imperecedera, incorruptible, inmarcesible, todopoderosa y maravillosa.

La oveja no puede ser pastor. El pastor no es oveja. Unos somos hijos del Señor, otros son siervos del mismo Señor, pero todos somos hijos de Dios. Y cada hijo de Dios tiene su lugar en su Reino. Que el hijo se acueste con su madre es incesto. Y este delito satánico es en definitiva el que pretende legitimar y legitimó la llamada Reforma, que los hijos de la Iglesia se acostasen con su propia Madre.

No quiso Dios sin embargo que en su demencia el hijo del Diablo tocase a la Esposa de su Hijo. Y expulsando a los Rebeldes de su Presencia cometieron incesto con las iglesias que se dieron los unos a los otros. Ocultando su demencia el hijo del Diablo dejó escrito:

“La segunda muralla es aún más débil e inservible. Ellos solos quieren ser maestros de las Escrituras. Aunque durante toda su vida nada aprendan en ellas, se atribuyen a sí mismos la autoridad, y nos hacen creer con palabras desvergonzadas que el Papa no puede errar en la fe, ya sea malo o bueno, para lo cual no pueden aducir ni una letra siquiera.”

Insisto, declararle la guerra al Señor por culpa de los delitos de sus siervos es sanar el dolor cortando la cabeza. Según este abogado, padre de un hijo del Infierno, la tercera muralla caería sola una vez derrumbadas las dos primeras, y a partir de ahí sería el brazo secular el que debiera recoger el martillo y demoler lo caído. El hipócrita hace de nuevo de bufón para ganarse aliados entre los salvajes que le daban oídos. Se pierde en frases rimbombantes naturales a un abogado del Diablo que justifica la Traición pero condena la Transgresión. Se ahoga con un mosquito y se traga un elefante rollizo. Y las bestias alemanas se quedaron con la boca abierta. “Es obra de Dios”, se repetían, ¿Has visto eso? Increíble”.

Expuestas las tres causas que lo han arrastrado a ser el Enemigo de la Obra de Dios y reclamar la destrucción de la Separación: Iglesia - Estado, el Salvador Alemán  se lanza directo al cuello de su presa. Firma de su puño y letra las medidas que él cree deben hacer felices a todo el mundo y hará llover sobre Alemania no maná sino perdices.

Como primera medida pide la deposición inmediata del Papado. Y en su hipocresía dice que debiera el Papa por su cuenta bajarse de la burra y entregarle a él la mitra. Pero como esto no va a suceder no tarda en acusar al sucesor de San Pedro de ser el mismísimo Anticristo.

Ahora bien, que sepamos los que sabemos leer, y no sólo sabemos leer sino que leemos, el Anticristo es aquel que viene a destruir la Obra de Cristo. La Iglesia Católica podía poner en aquel 1520 d.C. esos 1,520 años de existencia, a comenzar con el Nacimiento de su Sumo Pontífice Universal, Primer Sacerdote de Dios, Jesucristo, en quien Sí Estado e Iglesia, Rey y Señor, son una misma Persona, un mismo Hecho, una misma Realidad.  Él es Dios Hijo Unigénito. Diciendo este hipócrita que todos somos reyes y sacerdotes dice que todos somos hijos unigénitos de Dios.  Analizar esta demencia es perder el tiempo.

En su Segunda Medida de Felicidad Eterna para la Nación de los “Salvajes Alamanes” el Bufón de la Corte del Diablo se quita la máscara y apunta que no sólo quiere la deposición del Papa y un concilio para elegir uno nuevo, posiblemente para presentarse él en persona al Papado, posición desde la que podría reconducir la Historia de la cristiandad a mejores pastos, tal vez más calentitos, aunque nunca tanto como los de las Guerras Mundiales en la que sus descendientes tanto disfrutaron echando en la hoguera a decenas de millones “de perros”.

El diablo con sotana pedía acabar con todos los Cardenales y Obispos. Su intención era la destrucción de la Iglesia Católica edificada por los Apóstoles en el Nombre de Jesucristo. Pero esta no era una Obra Anticristiana. Destruir la Obra de Cristo no hace al Anticristo. Ahora el que se tragaba el elefante rollizo eran los alemanes. En fin, todo por Paris. Una misa, sólo eso, una misa.

Y para convencer a los ignorantes de sus paisanos les pinta el Rebelde un cuadro de la Italia del Renacimiento que más parece el infierno de Dante que la Italia de los Miguel Ángel,  Da Vinci y colegas; aquella Italia Renacentista Gloria y orgullo de la Europa Civilizada por cuya causa se había dejado arrastrar al Paganismo los Papas de la serie pornócratas…. Siervos indignos, ciertamente, que a su tiempo responderán delante del Señor por sus crímenes, por su culpa haber sido blasfemado su Nombre entre las naciones. Pero que no justifica ni podía justificar que por un dedo enfermo fuese sentenciado el cuerpo entero a la decapitación.

En la tercera medida por la Felicidad de la Santísima Nación Alemana su Salvador propone la abolición de todos los impuestos establecidos por el Papado Medieval sobre las naciones cristianas.

Nada antinatural. España hizo esto sin ocurrírsele la Destrucción de la Iglesia.  La Nación Alemana era tan bruta, tan salvaje,  que incapaz de darse un Cuerpo Social Unido no se le ocurría otra cosa que  acusar a los extranjeros de los males que ellos habían cultivado con tanta pasión y esmero en los últimos siglos. Es la respuesta clásica de los fanáticos cegados por el nacionalismo. Perfecto conocedor de la pasión por el oro de su pueblo arroja el anzuelo, agarra al pez por la boca y lo hace babear imaginando el banquete de oro que se va a dar el día después de la expulsión de la Iglesia Católica de Alemania.

Acababa de ser elegido Carlos, nieto de Maximiliano I,  como Emperador del Imperio más grande que jamás había conocido la Tierra.  La apuesta espiritual sin el cebo del oro no tendría fuerza. Por eso dice desde el principio: Señores, Gracia y FUERZA. Era la Hora de la Guerra Santa. El emperador era el Rey de España. Y España era Católica. Creer que iban a apoderarse de las propiedades de la Iglesia sin enfrentarse a muerte con Carlos V… ¿Quién era el tonto? Lutero no, pero que para nada, pero haciéndoselo confiesa:

Aunque soy demasiado humilde para hacer proposiciones útiles con el fin de subsanar semejante abuso horrible, seguiré en mi rol de bufón y diré, en cuanto mi inteligencia alcance, lo que puede y debe hacerse por parte del poder secular o de un concilio general.

Enseguida, despellejada la gallina de los huevos de oro de los impuestos eclesiásticos, revela su plan : Que el Papa sea elegido por el pueblo. ¿Y el elegido sea él? Veamos.

Primero pide que sean  rebajados a simples curas de parroquias toda los Cardenales, Arzobispos, obispos: los Acusa de ser el mal. Inmediatamente pide que las causas que se lleven ante el Papa no sea una bagatela. Y recordando la Palabra “No es justo que nosotros dejemos la Palabra de Dios y sirvamos a las mesas. Nosotros persistiremos en la oración y en el ministerio de la Palabra y pongamos a otros en la obra” está proponiéndose él para ser el Papa elegido por la Nación Alemana, con la promesa de que se dedicará exclusivamente a las cosas de Dios. 

Y por Dios, que las cosas entre pecadores mundanos las arreglen los poderes de este mundo.  Que le dejen a él las cosas espirituales y se queden ellos con el oro. ¿Qué es eso de acudir a tribunales eclesiásticos con disputas por asuntos mundanos?

En su manual de peticiones con las que él cambiaría la religión si él fuese el Papa escribe toda un rosario de medidas dedicadas a abolir impuestos, pero enseguida despista a todos diciendo:

Deben abrogarse los graves y horribles juramentos que el Papa obliga a prestar a los obispos sin derecho alguno.                                                                                      

Pide la abolición del Papado, exige la deposición de toda la Curia y de golpe y porrazo dice que si él fuera Papa aboliría el juramento de obediencia al Papado a todos los obispos suyos. La esquizofrenia de este Bufón es tremenda.

En su rol de Bufón con aspiraciones pontificias tienta a Carlos V con la promesa de no tener que besarle los pies, ni llevarle de la brida la mula, invento del Diablo. Y es que la imagen que tiene el Papa de sí mismo es indigna de Cristo. Cristo no necesita de Vicario en el Cielo, y en la Tierra debe estar sometido en todas las cosas temporales a su señor el emperador. Siendo su misión la de perdonarle y absolverlo de todos sus pecados. Amén.  Su más fiel servidor, quien en cuanto Papa se dedicaría  a las cosas de la oración, a los pobres. Y no a soñar con resucitar el Imperio Romano para declararse él el Emperador de Roma.

Muy gracioso el Bufón.

El Papa debe dejar de entrometerse, ni pretender título alguno sobre el reino de Nápoles y Sicilia. Tiene tanto derecho a él: como lo tengo yo. ¡Que predique y ore!

Si él fuera Papa, cuántas cosas barrería. No permitiría que nadie le besase las patitas. Ni que lo llevasen en litera, o en carroza. Suprimiría las peregrinaciones a Roma. Y no sólo a Roma, a todas. A Santiago de Compostela. A Jerusalén. Porque :

De ahí provienen tantos pordioseros que, sirviéndose de semejante peregrinaje, cometen incontables villanías y aprenden a mendigar sin necesidad acostumbrándose a ello. De allí resulta la vida licenciosa y otras miserias que ahora no quiero enumerar.

¡Quita Dictador, que viene Tirano! El Papable Alemán jura delante del Emperador que abolirá todas las creaciones de órdenes, monasterios, todas cuevas donde habitan toda suerte de maleficio y locura. De ésta última él sabía mucho.

Debería prohibírsele al Papa fundar o aprobar más órdenes de esa clase. Creo que este consejo será tenido por muy atolondrado. Más no me importa por ahora.

El Bufón lleva dentro una serpiente. Se hace el loco para escupir con más Fuerza su veneno. No sólo pide el cese de los monasterios y los conventos, excepto si están bajo un santo, sino que se casen todos, como hacen los curas ortodoxos.  

Además, aconsejo lo siguiente: el que en adelante se haga ordenar para ser cura o para otro oficio, en ningún caso debe prometer al obispo que observará castidad, y debe objetarle que no tiene autoridad para exigir tal promesa y que de exigirlo es una tiranía diabólica.

Olvida el Bufón Alemán que quien se hace sacerdote lo hace libremente. Nadie obliga a nadie a hacerse sacerdote. El que no quiera que no se meta, y el que se mete en la sotana si ve que no puede soportar el Voto es libre para colgarla. Por tanto decir que:

el Papa es responsable por todos los pecados que se cometan en contra de esto; por todas las almas que se pierden por eso;

es quitar al Señor y sentarse él en el trono del Juicio Final.

Muy Alemán. Hay que reconocerlo.

No me olvidaré tampoco de los pobres conventos. El espíritu malo, que ahora confunde a todos los estados mediante leyes humanas y les hace insoportable la vida, se apoderó también de algunos abades, abadesas y prelados que gobiernan a sus hermanos y hermanas de tal manera que pronto irán al infierno

El paso por el convento, vida para la que no tuvo vocación ni fue preparado sino arrastrado a la oscura celda del silencio donde el Diablo lo tuvo a placer para remodelar su mente, pesaba sobre cada estrado de su subconsciente. Odiaba aquella vida. Nadie debía pasar por esa celda. ¡Qué horror! La castidad, el celibato, la tonsura el silencio, la soledad del claustro, el Diablo por las paredes, el Diablo jugando con su conciencia. Dios no lo amaba, Dios lo había abandonado a su suerte. Horror, viene el Diablo. ¿No eres el nuevo Jesucristo? Dile simplemente “Vade Retro”. ¿No te obedece? Sal corriendo del convento. ¿Dónde está el problema? Has despreciado a Dios y has amado al Diablo, tu Fuerza.  Te ha tentado y has sucumbido. Habrá un ante y un después de Martín Lutero. “Heil Hitler”. Te escuchamos.

También sería necesario abolir del todo los aniversarios, los funerales y las misas de réquiem

También la excomunión. A su majestad el emperador no le pasará lo que a sus predecesores, que fueron excomulgados por estos siervos del Diablo. El Papa Martín Lutero será su más fiel perro servidor del trono, Majestad. El Papa Lutero abolirá el Derecho Canónico. Quince siglos a la hoguera.

Y señores, Majestad, se abolirán todas las fiestas, Sólo el Domingo será festivos. Los otros días del años los esclavos que arrastren las cadenas. ¿Qué eso de amar a santos y tenerlos en el pensamiento? Es un ofensa a Dios leer sus obras, recordar sus vidas, seguir sus ejemplos, hacerle un rincón en los templos. Además que al esclavo no trabajar lo enferma.

Además, fuera de ese menoscabo espiritual, el hombre común sufre un daño doble material. Desatiende el trabajo y aparte de eso, gasta más que en otros días. Hasta debilita su cuerpo y lo hace inhábil, como lo vemos todos los días.

Y ni Papa ni Dios tiene poder para  impedirle al poder secular la abolición de todos los días de fiesta.

Toda comunidad, cabildo o superioridad tiene potestad de abolir e impedir sin conocimiento y voluntad del Papa o del obispo lo que es contra Dios y perjudicial para los hombres en cuerpo y alma.

¿Y quién es el Papa para negarle a un primo casarse con su prima? Dejad que se casen.

Y los ayunos. Todos prohibidos. ¿Qué eso de la libertad?

Las capillitas en los campos. Todas al suelo. Son lugares de peregrinaje…

que el diablo promueve para fomentar la avaricia, instituir falsas e imaginadas creencias, debilitar iglesias parroquiales, aumentar las tabernas y la fornicación, perder dinero y trabajo inútilmente.

El Odio del Bufón contra los santos  es como baba que se le cae de los labios, quiere controlarla pero le supera.

¿Qué espíritu le dio al Papa autoridad para canonizar a los santos? ¿Quién le dice que son santos o no?

Los compara a los ídolos que apartaron de Dios al pueblo de Israel. Y reduce el amor a quienes nos precedieron y con sus ejemplos mantuvieron viva la fe en medio de  acontecimientos fatales, a simple negocio. Para el Alemán todo es eso, negocio.  ¡Hay oro, hay Dios! Y después de despacharse el Bufón su esquizofrenia salvaje contra la corrupción pidiendo cortar la cabeza para acabar con el dolor de cuello, sube su tono un peldaño más y sorprende a todos diciendo:

Una de las grandes necesidades es la de abolir toda mendicidad en la cristiandad entera. Sería fácil eliminarlos a todos. Quien quiere ser pobre no debe ser rico. Si quiere hacerse acaudalado ha de poner la mano al arado y buscárselo él mismo de la tierra. Basta con que los pobres tengan lo suficiente para no morirse de hambre y frío

Y dado que los conventos eran el criadero que atendiendo a los pobres los mantenían vivos,  solución a la pobreza de su tiempo era lógica: “Suprimid los conventos y se mueran todos de hambre y frío” La mortandad que causó la confiscación y supresión de los conventos en Inglaterra por decreto del divino Enrique VIII fue ocultada bajo las revueltas que sangrientamente cercenó su majestad satánica. Lutero pedía contra los alemanes esta medida. Se entiende que de haber sabido el pueblo leer otro gallo hubiera anunciado no la Reforma sino la muerte de este Bufón del Diablo. No tardarían en descubrir al Diablo tras las vestimentas de su Bufón. “Matadlos, degolladlos a todos, como a perros rabiosos”. Demasiado tarde. Corrieron tras el flautista del Infierno y cayeron al precipicio. Requiem in pacis.

De nuevo dando una de cal y otra de arena, si con una mano pide el genocidio contra todos los pobres, con la otra les llena los bolsillos a los ricos. Vuelve a pedir el fin de todos los impuestos eclesiásticos. Es el lenguaje que mejor entendían los pequeños señores de la guerra.  Y haciéndose el Profeta, el Bufón satiriza su demencia así:

¡Oh Cristo, mi Señor, mira hacia abajo! ¡Haz llegar tu día de juicio y destruye el nido del Papa en Roma! Ahí está el hombre del cual Pablo dijo que se levantará por encima de ti y se asentará en tu templo, haciéndose pasar por Dios, el hombre de pecado e hijo de perdición. Si el Papa no es el anticristo, que otro me diga quién será.

¡Pobre Bufón! El anticristo eras tú. Viniste a destruir la Obra de Cristo. Y ese es el Anticristo, quien destruye lo que Cristo creó: la Iglesia Católica. ¿Hablaste de Huss y sus Bohemios? ¿Quién te creíste ser para juzgar a los muertos? Cambias de tema para despistar. Es la táctica de un buen abogado del Diablo.   Tirar la piedra, gritar “Un burro volando”, y volver al ataque metiendo las manos en las almas.

El amor vale más y es más necesario que el papado de Roma que carece de amor.

Del Bufón las bufonadas. Increíble pensar a estas bufonadas se les sacarificasen cinco millones de muertos en el campo de batalla. Aquellos Alemanes, como buenos padres de los otros que en el Siglo XX aterrorizaron al mundo, adoraban arrojarse a la pira de sus dioses. EL remate es este que viene contra las Universidades.

¿Qué son las universidades? En ellas se lleva una vida disoluta. Yo aconsejaría abolir del todo los libros de Aristóteles. Digo también que sería bueno extirpar radicalmente el derecho canónico desde la primera letra hasta la última. Las universidades deberían educar únicamente personas muy expertas en las Escrituras, las cuales podrían llegar a ser obispos y párrocos y servir de conductores en la lucha contra los herejes, el diablo y todo el mundo.

Después de explayarse en su Universidad esclava de su Feliz Buena Nueva el Bufón se salta a la torera su  infalibilidad ex cathedra en teología y derecho y se mete a historiador, dando una lección aun pueblo de brutos sobre el sentido de la Historia del os últimos dos mil años.

“Como el Papa no pudo sujetar según su arbitrio a los griegos y al emperador de Constantinopla, que era emperador hereditario de Roma, ideó un ardid para privarlo del mismo reino y título, y entregárselo a los alemanes, que en aquella época eran guerreros y gozaban de muy buen renombre, para que se apoderasen del Imperio Romano y este llegase a ser feudo de sus manos. Y así también sucedió que se le quitara al emperador de Constantinopla, y a nosotros los alemanes nos transfirieran el nombre y el título del mismo. Con ello nos convertimos en siervos del Papa.  

Aunque el Papa robó violenta e injustamente el imperio romano o el nombre de este imperio al emperador legítimo y lo confirió a nosotros los alemanes, no es menos cierto que en esto Dios usó la maldad del Papa para dar tal reino a la nación alemana después de la caída del primer imperio romano, para establecer otro que es el que existe ahora. No dimos motivo en esto para la maldad de los papas, ni entendimos sus engañosas intenciones y propósitos. No obstante, debido a la perfidia y malignidad del Papa, por desgracia pagamos muy caro tal imperio, con inmenso derramamiento de sangre, con la supresión de nuestra libertad, con la pérdida y el robo de todos nuestros bienes, principalmente de iglesias y prebendas, soportando indecible engaño e ignominia. Nosotros tenemos el nombre del imperio, pero el Papa tiene nuestros bienes, nuestra honra, cuerpo, vida, alma y cuanto poseemos. Así ellos engañan a los alemanes y los embaucan con trueques. Los papas trataron de ser emperadores, pero cuando no lo consiguieron, se elevaron por encima de ellos.

Ya que el imperio nos fue dado por mandato de Dios y por la intervención de hombres malos sin culpa nuestra, no aconsejaré abandonarlo, sino gobernarlo debidamente en el temor de Dios, mientras a Él le plazca. Como dije, a Él no le importa de dónde venga un reino. Sin embargo, quiere que sea administrado. Si los papas lo quitaron ilegalmente a otros, nosotros no lo ganamos ilegítimamente. Lo obtuvimos de hombres perversos por la voluntad de Dios, la cual respetamos más que la falsa intención, que en ello tenían los papas, cuando pretendían ser emperadores y más que emperadores y nos atontaron con ese nombre y se burlaron de nosotros. También el rey de Babilonia había conquistado su reino mediante el robo y la violencia. Sin embargo, Dios quiso que lo gobernasen los santos príncipes Daniel, Ananías, Azarías y Misael. Tanto más quiere que los príncipes alemanes cristianos gobiernen este imperio. No importa que el Papa lo haya hurtado o arrebatado o renovado. Todo es orden de Dios establecido antes que nosotros lo pensáramos.

Luego el Papa y los suyos no pueden alardear de haber hecho un gran beneficio a la nación alemana, al entregarle este imperio romano. Primero: su intención para con nosotros no fue buena, sino que abusaron de nuestra simpleza para fortalecer su soberbia frente al legítimo emperador romano de Constantinopla, al cual el Papa lo desplazó en contra de Dios y del derecho, aunque no tenía autoridad para ello. Por otra parte, el Papa trató de apoderarse del imperio para sí y no para nosotros, a fin de someter todo nuestro poder, libertad, fortuna, cuerpo y alma, y por medio de nosotros a todo el mundo (si Dios no lo hubiera impedido), lo cual él mismo manifiesta claramente en sus decretales y lo ensayó mediante una gran astucia perversa con muchos emperadores alemanes. De este modo, a nosotros los alemanes nos enseñaron maravillosamente y a la alemana. Mientras creíamos hacernos señores, llegamos a ser siervos de los tiranos más astutos. Tenemos el nombre, el título y el escudo del imperio, pero el Papa posee el tesoro, el poder, el derecho y la libertad del mismo. Así el Papa se come las nueces y nosotros jugamos con las cáscaras vacías.

Que Dios nos ayude, que como dije, nos entregó tal reino por medio de tiranos astutos y nos mandó gobernarlo, para que respondamos al nombre, al título y al escudo y salvemos nuestra libertad. Enseñemos de una vez a los romanos lo que por medio de ellos recibimos de Dios. Si hacen alarde de habernos entregado un imperio, bien, ¡que así sea! Administrémoslo, y que el Papa entregue a Roma y cuanto tiene del imperio, que deje libre nuestro país de sus intolerables tributos y extorsiones; que nos devuelva la libertad, el poder, la fortuna, la honra, el cuerpo y el alma, y que deje existir el imperio como a este corresponde, cumpliendo con sus palabras y afirmaciones.

Pero, si no quiere hacerlo, ¿por qué usa fintas con sus falsas palabras mentirosas y sus fantasmagorías? ¿No basta haber llevado a la noble nación alemana tomada de las narices tan abiertamente durante tantos siglos y sin cesar? Por el hecho de que el Papa corone o instituya al emperador no se deduce que esté por encima de él. El profeta San Samuel ungió y coronó a los reyes Saúl y David por orden divina. No obstante, estaba sujeto a ellos. Y el profeta Natán ungió al rey Salomón, mas no por ello estaba puesto por encima de él. Del mismo modo, San Elíseo hizo ungir por uno de sus siervos al rey Jehú de Israel. Sin embargo, le obedecían. Jamás ha sucedido en el mundo entero que esté por encima del rey el que lo instituya o lo corone, a no ser el Papa.

Ahora, el mismo se hace coronar Papa por tres cardenales que están subordinados a él y, sin embargo él está por encima de ellos. ¿Por qué se eleva sobre el poder secular y del imperio en contradicción a su propio ejemplo y el de todo el mundo y del uso de la doctrina y de las Escrituras, por el mero hecho de coronarlo y de bendecirlo? Basta con que esté por encima de él en las cosas divinas, a saber, en la predicación, la doctrina y la administración de los sacramentos. En este aspecto también todo obispo y párroco está sobre los demás. Así Ambrosio estaba en su cátedra sobre el emperador Teodosio, y el profeta Natán sobre David, y Samuel sobre Saúl. Por consiguiente, admitid que el emperador alemán sea recto y libremente emperador y no permitáis que queden suprimidos su poder y su espada por los ciegos fingimientos de los hipócritas papas, como si fueran eximidos de la espada y superiores a ella en todos aspectos”.

Curioso es que los historiadores alemanés  de los siglos posteriores ninguno haya levantado la voz para decir, “¿pero de qué estaba hablando ese majadero?” De donde se entiende la complicidad de las escuelas germanas con la falsificación de la Historia y su bendición a la manipulación de sus mentes que acabara haciendo su dios Adolfo Hitler, de quien este Bufón fue su profeta. A tal profeta, tal dios.

Con esto basta de hablar de los males espirituales. Indicaremos también algunas calamidades seculares.

Primero: sería muy necesaria una orden general y decreto de la nación alemana contra la excesiva opulencia y los gastos en el vestir, con lo cual empobrecen tantos nobles y personas ricas.

Sería menester disminuir igualmente las especias que son también como uno de los buques grandes que se llevan el dinero fuera de Alemania.

Y cómo ese Bufón Puritano proponía monjificar a toda la Arsitocracia Alemana :

infortunio más grande de la nación alemana es por cierto el préstamo a interés.

Aboliendo el Sistema sobre el que estaba basado el Comercio Mundial de la época. Porque ….

Lo ideó el diablo, y el Papa perjudicó a todo el mundo confirmándolo.

Arremete el Bufón enseguida contra la glotonería y la ebriedad.

Un vicio peculiar de los alemanes.

Su mesa de santos borrachos se haría más tarde famosa por sus conversaciones alrededor de la cerveza alemana. La hipocresía del Bufón no le cabía en el barril de la barriga. Y por último afirma que la prostitución no existía en Israel.  ¡Pero que para nada!. El episodio de la Ramera que se entregó a Judá y es famoso en la Biblia no parece que conste en el Canon de las Biblia Alemana. Otro truco retórico del Abogado del Diablo para despistar a los brutos que oirían su Panfleto. A la ignorancia no se la combate con sabiduría, es una mina de la que extraer el oro de la fama y el poder. Bufón sería, pero de tonto ni un pelo. ¿Su remedio? : Dejad a los jóvenes que hagan el amor, que se casen, que eviten la prostitución  holgándose los unos con los otros.  El Matrimonio no es un Sacramento, Divino. Es sólo un remedio contra la lascivia y el pecado. Dios no bendijo la Unión del hombre y la mujer en razón del Acto Procreador por el que Creación y Creador devienen una sola cosa. NOOOOOO. Al contrario la prostitución existe porque existe el Matrimonio. Si todos fuesen libres para entregarse libremente a todos cuando todos sintiesen el pecado en sus carnes, no habría pecado porque no habría freno a la tentación, y la tentación es el fruto del pecado, de manera que si no hay tentación no hay pecado. La culpa de todos los males del mundo es del Papa:

Esta debería ser la preocupación principal del Papa. ¿Me comprendes bien, amada Roma, lo que quiero decir?

Y de esta manera tan divertida cerró su Declaración y Llamada a Guerra Santa contra la Iglesia y el Emperador aquel Bufón del Diablo.

Muchas veces ofrecí mis escritos para su juicio y examen. Pero no me valió para nada. También sé perfectamente que mi causa, si es justa, ha de ser condenada en la tierra y sólo justificada por Cristo en el cielo. Toda la Escritura enseña que la causa de los cristianos y de la cristiandad debe ser juzgada sólo por Dios. Jamás fue justificada alguna causa por los hombres en la tierra, sino siempre hubo en exceso una resistencia grande y fuerte. Siempre han sido mi preocupación mayor y mi temor que mi causa quede sin condenación, puesto que en esto notaría por cierto que aún no agrada a Dios. Por ello que procedan con desenvoltura el Papa, los obispos, los curas, los monjes o los doctos. Son las personas indicadas para perseguir la verdad, como siempre lo hicieron. ¡Que Dios nos dé a todos un entendimiento cristiano y, especialmente a la nobleza cristiana de la nación alemana, un modo de pensar recto y espiritual para hacer lo mejor en beneficio de la pobre Iglesia!

Amén.Wittenberg, en el año 1520.

Su esquizofrenia era maligna en alto grado. Su complejo de dios infalible dispuesto a meterle fuego al mundo con tal de hacer valer su reclamo al Pontificado se cerró en aquellos años de prisión conventual. El Calavera Martín Lutero, estudiante festivo adorado por sus compañeros y lujo para la pasión de la viudita que lo acogía en su casa de día y en su cama por las noche salió totalmente reconfigurado por aquel dios oculto que lo domó hasta transfigurar su mente en la de un esquizofrénico  con síndrome de salvador universal nacionalista cuya verdad estaba más allá del juicio de las bestias humanas. Él y sólo él tenía la verdad absoluta. La Iglesia Católica debía ser destruida hasta sus cimientos, y en su lugar él iba a edificar una nueva cuya Fe no se corrompería jamás.

Tarea difícil, ardua, impensable su ejecución en otros tiempos. En los que corría no sólo era ejecutable su Nueva Buena Nueva sino que el Papado se lo ponía  a breva.  Los crímenes de los Papas de finales del XV y principios del XVI eran un escándalo a los ojos de Dios y de los hombres. Únicamente el Saqueo de Roma por Carlos V les hizo comprender a todos los Cardenales y sus siervos que habían pisado la línea roja entre el Cielo y el Infierno. Tenían que recular y abrirse al Concilio Universal que llevaban las naciones reclamando para la Reforma Eclesiástica de la Curia Italiana. Ahí era donde estaba el problema. Dios había levantado su Bazo y descargaba su furia contra esa Roma perversa en la que el Papado se había refugiado para cometer todos los crímenes por cuya causa era blasfemado su Nombre en la Tierra.

Los historiadores se equivocan al interpretar el Saqueo de Roma por Carlos V como un acto de malignidad española. Error tremendo. Aquel golpe fue sido interpretado por la Iglesia como un acto de Justicia Divino. Sin esta interpretación  aquel Papado y su Curia enferma no hubiesen jamás consentido en celebrar el Concilio que puso fin a la Perversidad del sistema iniciado en la época de la Cautividad de Babilonia.

En tiempos de locura, en efecto, el Bufón es el rey.

 

19/06/2020

 

C. R. Y&S